Audiencia parlamentaria denunció violaciones del bloqueo contra Cuba

Conozca todos los detalles de la audiencia que se celebró este jueves en la Universidad Politécnica José Antonio Echevarría

Autores:

Yailin Orta Rivera
Yisell Rodríguez Milán
Loraine Bosch Taquechel

Juventud Rebelde cubrió minuto a minuto la audiencia «Cuba contra el bloqueo», convocada por la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que fue seguida en las redes sociales con las etiquetas #cubavsbloqueo y #parlamentocuba.

En la sede de la Universidad Politécnica José Antonio Echevarría, de la capital, conocida como la Cujae, tuvo lugar el encuentro, en el que intervinieron diputados, funcionarios de diferentes ministerios, investigadores y ciudadanos en la denuncia a esta genocida política impuesta por el gobierno de Estados Unidos a Cuba.

Durante el evento, al que fueron invitados los estudiantes de la Cujae, se abordan entre otros temas, los obstáculos ocasionados por el bloqueo a nuestro sistema de salud pública, la educación, la cultura, la cooperación internacional y el acceso a Internet.

Los parlamentarios manifestaron que Estados Unidos olvida el creciente y sistemático reclamo de la comunidad internacional de poner fin de inmediato a esta injusta política, que tuvo sus expansiones más nocivas el último año en el acoso sin precedentes a la actividad bancario-financiera, y en consecuencia, en el normal desenvolvimiento del país en todas las esferas de la vida económica, social, cultural y política.

Provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del gobierno cubano continúa siendo el propósito declarado por el gobierno de Estados Unidos. Y para lograrlo continúa acudiendo a cualquier método y vía.

Inicio de la audiencia

Presidieron la Audiencia la diputada Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular y miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; la diputada Miriam Brito Sarroca, secretaria de la Asamblea Nacional; y presidentes de varias de sus Comisiones Permanentes de Trabajo. También se encuentran el ministro de Educación Superior, diputado Rodolfo Alarcón Ortiz; la compañera Ileana Núñez Mordoche, viceministra para el Comercio Exterior y la Inversión Extranjera; el viceministro de Relaciones Exteriores Abelardo Moreno Fernàndez y la diputada Alicia Alonso, rectora de la Cujae.

Estuvieron presentes además diputados y diputadas, dirigentes del Partido, funcionarios de la Asamblea Nacional, profesores de la Cujae, periodistas y blogueros, así como un nutrido grupo de alumnos y alumnas de la Cujae, destacado centro universitario, como representación genuina de nuestra juventud revolucionaria.

En los primeros minutos de la audiencia se hizo énfasis en que el complejo y ramificado conjunto de leyes y normas políticas y administrativas que codifican al bloqueo no se deroga. Muy por el contrario, se refuerza y reafirma su vigencia. Durante todos estos años, el daño económico ocasionado al pueblo cubano por la aplicación del bloqueo económico asciende a más de un billón de dólares y ha provocado  perjuicios por más de 116 880 millones de dólares norteamericanos.

Jóvenes de la Cujae asisten a la Audiencia. Foto: Roberto Morejón

El bloqueo no afecta solo a Cuba, porque es extraterritorial

La diputada Yolanda Ferrer Gómez, presidenta de la Comisión de Relaciones Internacionales, hizo alusión a la presentación del Gobierno de Cuba, el próximo martes 28 de octubre, después de 22 años consecutivos, ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas de la Resolución «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba».

Expuso que la Comisión de Relaciones Internacionales propuso al presidente de la Asamblea Nacional, el compañero Esteban Lazo Hernández, y él aprobó, expresar desde aquí, precisamente en este escenario, la denuncia de los legisladores y legisladoras cubanas sobre esta política hostil, sobre esta agresión sistemática y recrudecida, cuyos efectos impactan todos los ámbitos de la vida económica, cultural y social de nuestro país.

El 6 de abril de 1960, solamente tres meses después del triunfo de la Revolución, el subsecretario de Estado para Asuntos Iberoamericanos de los EE.UU., Lester Mallory, redactó un memorándum en el que afirmaba que al no existir una oposición política efectiva en Cuba, el único medio previsible de que disponían para enajenar el apoyo interno a la Revolución sería provocar el desencanto y el desaliento basados en la insatisfacción y las dificultades económicas.

«A tales efectos recomendaba utilizar prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba, negarle dinero y suministros para disminuir los salarios reales y recursos monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno».

La Presidenta de la Comisión de Relaciones Internacionales añadió que el 18 de enero de 1962 el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, aprobó el “Proyecto Cuba” conocido como “Operación Mangosta”, que tenía como objetivo derrocar el régimen comunista en Cuba e instalar un nuevo gobierno con el cual EE.UU. pudiera vivir en paz.

Se expresaba textualmente y citó: «La acción política será apoyada por una Guerra Económica, que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país…»

Desde entonces hasta hoy se mantienen exactos los fundamentos del bloqueo. Han centrado todos sus esfuerzos en provocar privaciones de todo tipo, hambre, enfermedades, sufrimientos, muertes; cerrar toda entrada de recursos, obstaculizar toda vía de desarrollo, provocar desaliento, desconfianza, desesperación. Se trata de una violación flagrante y sistemática de los derechos humanos de nuestro pueblo.

El bloqueo, por su esencia, propósitos, impacto y el andamiaje político, legal y administrativo en el que se sustenta, califica como un acto de genocidio, en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción de ese delito aprobada en Ginebra en 1948.

«A partir de estimaciones muy conservadoras y considerando la depreciación del dólar frente al valor oro en el mercado internacional, el daño económico ocasionado a nuestro país, asciende a i billón 157, 327 millones de dólares. ¡Qué decir de las afectaciones sociales!», denunció Ferrer Gómez.

El bloqueo económico, comercial y financiero es una política fracasada que han seguido todas las administraciones estadounidenses y que ha arreciado el presidente Barack Obama, haciendo cada vez más fuerte e intensa la extraterritorialidad, lo que lacera la soberanía de todos los Estados.

La obsesión de las administraciones norteamericanas

José Luis Rodríguez Santander, presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, explicó que la destrucción de la Revolución ha sido la obsesión de las administraciones norteamericanas. Y para lograrlo no ha escatimado formas.

Desde el 59 siempre ha buscado debilitar la vida económica de Cuba. Pero fue el 6 febrero de 1962, cuando el presidente Kennedy impuso el bloqueo total al gobierno cubano.

Dijo que esta es una de las páginas más siniestras contra algún país, y lo imponen violando las normas más elementales del derecho internacional. La densa madeja legislativa que pretende dar un matiz legal a esta injusta política, no tiene lógica, entre las que se encuentran la Ley Helms-Burton y la Torricelli.

La piedra angular del derecho internacional es la soberanía, pero el gobierno de Estados Unidos somete sus propias leyes a sus ansias intervencionistas.

Hizo énfasis en que el bloqueo inflige importantes afectaciones al bienestar material, psíquico y espiritual del pueblo cubano, e impone graves obstáculos a su desarrollo económico, cultural y social.

Añadió que el bloqueo contra Cuba transgrede el derecho internacional, y que aspectos básicos de la Carta de la ONU se violan flagrantemente. También comentó que la coexistencia pacífica, sobre la base del derecho internacional; y el principio de no intervención, son mancilladas por esta cruel política.

No se pueden bloquear las energías de los médicos

La diputada María Caridad Rubio, secretaria de la Comisión de Salud del Parlamento Cubano, explicó que el impacto del bloqueo al sector de la salud en Cuba ha sido cuantioso. En los laboratorios de genética médica, por ejemplo, faltan reactivos y se dejan de estudiar más de 17 afectaciones genéticas en niños.

Además, explicó, se ven lacerados los servicios que prestan los laboratorios de estudios moleculares para la detección del cáncer de mama y se dejan de percibir ingresos que podrían repercutir en un mejor estado del sector, cuando se impide tratar a extranjeros por la propaganda anticubana creada desde Estados Unidos.

El Hospital Pediátrico William Soler, señaló la parlamentaria, presenta escasez de óxido nítrico, pues el importante material químico no se puede trasladar desde Estados Unidos en avión. Igualmente hay dificultades en los servicios de gastroenterología, con los equipos para el tratamiento hepático; no hay angiógrafos en los institutos de investigación médica, y en el de oncología, donde se estudia el cáncer —primera causa de muerte en Cuba— no se cuenta con equipos de radioterapia para los tumores de retina y no hay implementos para para hacer una pesquisa activa del cáncer de mama.

«Cuando un equipo tiene un componente norteamericano o es producido en Estados Unidos, Cuba debe conseguirlos en tierras lejanas», comentó, y agregó que el sistema de salud nacional se ha visto obligado a desechar equipos por no contar con piezas de repuesto.

«Pero los trabajadores de la salud no están bloqueados —concluyó— porque no se pueden bloquear las energías de los médicos cubanos que andan por el mundo repartiendo salud a los pueblos hermanos».

La periodista Irma Shelton entrevistó a un joven que padece cáncer y a su mamá. Familia que espera que algún día se ponga fin al criminal bloqueo de EE.UU. contra Cuba. Una historia familiar de lucha por la vida.

La cultura cubana ha sufrido daños de más de 22 millones de dólares

El diputado Rolando González Patricio se refirió en su intervención a las afectaciones ocasionadas por el bloqueo al sector de la cultura, los obstáculos a la divulgación del acervo cultural del país y el control de los mercados que ejerce el gobierno norteamericano.

Explicó que los daños ascienden hoy a más de 22 millones de dólares, así como imposibilita que todos los artistas cubanos puedan presentarse en EE.UU., o intercambien experiencias o expongan su arte de forma normal, como sucede con artistas de otros países del mundo, por lo que se ven obligados a realizar estos intercambios bajo la lógica de un «intercambio cultural», lo que trae como consecuencia que no puedan tener un contrato, así como ingresar al país los recursos del valor que tiene su actuación.

González Patricio hizo referencia además a cómo EE.UU. es el primer mercado en el mundo, por tanto, es el primer mercado, y ello significa que nuestro arte no se puede valorar a esos niveles.

Concluyó imaginando qué pasaría si el bloqueo no existiera. «No obstante, no hay que temerle a los desafíos que conlleva vivir bajo los efectos del bloqueo, es en última instancia una conquista».

«Si esta realidad cambiara se beneficiarían los norteamericanos, los ciudadanos de otros países y los cubanos seguiríamos acompañando el consumo cultural de nuestros ciudadanos, el enriquecimiento de nuestra cultura, para que esta siga siendo el escudo y la espada de la nación, por tanto es nuestra mayor esperanza», afirmó el diputado.

Persecución financiera contra Cuba

La implacable persecución de las transacciones financieras cubanas resulta una de las características más visibles del intento norteamericano de asfixiar a la economía cubana, destacó el viceministro de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno Fernández, quien explicó que la misma no es un hecho contextual sino histórico, pues está compuesta por el entramado de leyes y medidas que conforman el bloqueo.

Cuatro fueron los elementos señalados por el alto funcionario como ejemplos más fehacientes de la persecución financiera: la inclusión arbitraria de Cuba por parte de Estados Unidos en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo; la emisión por la Oficina de control de activos extranjeros del Departamento del Tesoro de las llamadas listas de «personal especialmente designado» que incluye al Cardiocentro del Hospital William Soler, lo que significa que esa es una entidad que no califica como autorizada para mantener vínculos con Estados Unidos; la Ley Toricelli y la Ley Helms Burton.

«Cada vez se observa con mayor frecuencia por parte de instituciones bancarias la tendencia a cerrar cuentas de bancos de instituciones cubanas, lo que representa incontables obstáculos para el desarrollo de la sociedad y la política exterior», manifestó Moreno y ejemplificó con el hecho de que la Sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos no tiene un banco donde efectuar sus transacciones desde hace un año.

Comentó además que el servicio de información bancaria y financiera que brindaba Reuters, no solo a los bancos cubanos sino a otras entidades de comercio exterior, fue suspendido al cierre del primer trimestre de 2013.

La Isla también se ha mantenido imposibilitada de renovar su suscripción a los servicios de Banker’s Almanac, de gran utilidad para el área de corresponsalía de los bancos comerciales, desde su fusión con la entidad de capital estadounidense Accuity.

La negación de cinco instituciones bancarias —tres de Europa y dos de Asia— a prestar servicios a Cuba y la no tramitación de operaciones específicas, en determinados momentos por parte de diez bancos: cinco de Europa, dos de Asia y tres de América Latina, fue igualmente señalado por el Viceministro de Relaciones Exteriores.

Afectaciones al comercio exterior y la inversión extranjera

La viceministra del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Ileana Núñez Mordoche, hizo alusión a los daños ocasionados por el gobierno norteamericano a la economía cubana, específicamente al comercio exterior y la inversión extranjera.

Los daños ascienden a 3,9 miles de millones de dólares, y se contabilizan a partir de lo que Cuba deja de percibir, es decir, bienes que están vedados para el país por el mercado estadounidense, como por ejemplo el ron y el tabaco, lo que significa que está prohibido que entren al mercado norteamericano.

Explico cómo se incrementan los costos cuando Cuba tiene que hacer las operaciones normales de importación y exportación, por lo que hay muchos productos que se deben adquirir en mercados lejanos, así como se llevan a cabo las llamadas «operaciones trasbordos», es decir, pasar por operaciones con terceros países a causa de la condición de que lo barcos que arriben a Cuba no pueden tocar luego suelo norteamericano.

También añadió cómo se ve afectada la inversión extranjera por el hecho de que Cuba no puede acceder a tecnologías de puntas, y cómo los norteamericanos tratan de persuadir en transacciones para que otros países no inviertan en Cuba.

De igual forma, expuso que el gobierno norteamericano impide que las marcas cubanas puedan ser registradas, e hizo referencia al robo de marcas y patentes cubanas, así como a sanciones cometidas contra entidades cubanas, todos aspectos que afectan la cooperación internacional.

EE.UU. prohibe vender Havana Club en ese país, pero directivos de la empresan que están listos para hacerlo si el gobierno de Estados Unidos levantara el bloqueo a Cuba.

Resulta insostenible justificar las medidas que se toman al amparo del bloqueo

Cuba y Estados Unidos no están en guerra. Jamás desde territorio cubano se han lanzado agresiones militares contra Estados Unidos ni se han fomentado actos de terrorismo contra el pueblo norteamericano, por lo que resulta insostenible justificar las medidas que se toman al amparo de esa ordenanza.

El bloqueo contra Cuba debe cesar. Es el sistema de sanciones unilaterales más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno. En 22 ocasiones la Asamblea General se ha pronunciado, por abrumadora mayoría, a favor del respeto del Derecho Internacional, el cumplimiento de los Principios y Propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho del pueblo cubano a escoger por sí mismo su propio destino.

El diputado Odén Marichal explicó que todos los pueblos del mundo, con excepción de dos o tres, han apoyado a Cuba, porque el bloqueo es éticamente inaceptable. Es además un acto anticristiano, como lo han llamado algunos hermanos amigos.

Lucius Walker, citó, lo calificó de inmoral. También el cantante español Miguel Bosé dijo que el bloqueo era una tortura y el cineasta Oliver Stone comentó que es político.

«Es una política fracasada», dijo y comentó que «el bloqueo es un negocio yanqui e inmoral».

En el 2004 Estados Unidos gastaba más dinero en la persecución financiera a Cuba que en perseguir el terrorismo, señaló el diputado, quien además dejó un mensaje especial para la juventud presente en la Audiencia: «la lucha continúa».

Una joven ofrece su testimonio sobre los efectos del bloqueo

La joven diputada de 22 años, Jennifer Bello Martínez, estudiante de la carrera de Pedagogía psicología, contó cómo durante su formación académica ha sido testigo de las cuantiosas inversiones del Estado cubano para potenciar la educación.

Sin embargo, «la permanencia del bloqueo económico, financiero, comercial y tecnológico ha afectado el desarrollo de los intercambios académicos, los viajes de estudiantes y profesores, el flujo de información científica, la difusión y retribución adecuada por los resultados dentro de esta esfera, y la adquisición de insumos, medios e instrumentos para la docencia, la investigación y el trabajo científico en general», comentó.

De entre muchos ejemplos posibles, citó uno en especial: la imposibilidad del acceso pleno a las tecnologías de la información y las comunicaciones. «Solo podemos contar con pocos megas para la búsqueda de bibliografía y para la actividad científica. Por ejemplo, desde el 2007, más de 80 sitios Web dejaron de funcionar para nuestro país de manera sorpresiva».

Explicó que en las Secundarias Básicas faltan 420 laboratorios de física y química, en la enseñanza preuniversitaria hay escasez de literatura de autores de habla inglesa y de diccionarios especializados en el idioma, y existen más de 22 mil estudiantes con necesidades educativas especiales que carecen del equipamiento necesario para fortalecer su educación.

No nos podrán ahogar

Manuel Vásquez Villega, profesor de la Cujae, precisó algunas de las afectaciones que ocasiona el bloqueo norteamericano específicamente en la tecnología y el acceso a Internet. Para ello realizó un recorrido por el surgimiento de Internet en Cuba, el impedimento de conexión al cable de fibra óptica y la situación actual que presenta la Isla en cuanto al tema de la conectividad.

Explicó que el nivel de conectividad constituye hoy una burla a nivel mundial en correspondencia con la capacidad que poseen otros países. «En el caso de las universidades cubanas, al tener esta limitada la conectividad, se ven restringidas en cuanto al tema de la visibilidad en la web, y el acceso a los sitios de búsquedas más importantes del mundo, a lo que se le suma el cierre de la página de Rankin internacional más importante del mundo «Alexa», pues borraron al país de la lista, por lo que la información que recoge datos sobre las universidades no está disponible.

Mencionó como otra afectación los problemas que hay entre el proveedor de servicio de Internet hasta el usuario final, lo que conlleva a que la mayor gestión haya que hacerla por medio de países asiáticos y que el proceso de conectividad sea lento.

«El gobierno cubano hace sus esfuerzos para socializar este servicio, pero estos daños no nos van a hacer claudicar, sino que debemos patentizar las conquistas que tenemos, y seguir formando profesionales, porque aunque intenten apretarnos no nos podrán ahogar», concluyó.

Niños de la escuela especial Solidaridad con Panamá reciben ayuda solidaria de diferentes partes del mundo y así superan algunas de las limitaciones que le impone el Bloqueo de EE.UU. a Cuba.

Declaración Final de la Audiencia Parlamentaria

La Comisión de Relaciones Internaciones aprueba la Declaración final de la Audiencia Parlamentaria «Cuba vs. Bloqueo». El documento califica como «cruel, despiadado y prolongado» el bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de los Estados Unidos contra el pueblo cubano.

El bloqueo —manifiesta la Declaración— ha sido «institucionalizado y profundizado cada vez más mediante la aprobación de proclamas presidenciales y medidas legislativas que lo han hecho progresivamente más férreo y abarcador, incluidos los engendros de las leyes Torricelli y la Helms-Burton, que codificó todo ese andamiaje agresivo contra la nación cubana».

Queda claro en la Declaración que esa política no es un asunto bilateral, ni un «embargo» —como suelen llamarlo en Washington— y sí tiene un marcado carácter extraterritorial y violatorio del Derecho Internacional y de las regulaciones internacionales de comercio.

En la Declaración, leída por la diputada Ofelia Miriam Ortega Suárez, se explica además que, según el propio gobierno de Estados Unidos, desde un inicio el bloqueo fue concebido como herramienta perfecta para «causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno», por lo que califica por su propio y deleznable objetivo, como un acto de genocidio, según definición de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptada por la ONU en 1948, y como un acto de guerra económica de conformidad con la Declaración Relativa al Derecho de la Guerra Marítima adoptada por la Conferencia Naval de Londres de 1909.

Destacó la reciente renovación de la decisión ejecutiva del presidente Barack Obama de extender por un año más las medidas del bloqueo comercial contra Cuba, que impide a las empresas estadounidenses y sus subsidiarias hacer negocios con la Isla.

«Nunca antes había sido más visible, en diferentes segmentos de la sociedad estadounidense, el rechazo a esa política. Numerosas y reiteradas declaraciones de altas personalidades, organizaciones y sondeos de opinión, así lo confirman», se señaló durante la lectura pública.

La aberración de esta medida es tal que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), del Departamento del Tesoro tiene designados cinco veces más funcionarios a perseguir las transacciones económicas y financieras de Cuba con terceros países, que la revisión de las delincuenciales cuentas financieras vinculadas al terrorismo y el narcotráfico.

Entre los ejemplos de la persecución contra Cuba recogidos en la Declaración están que desde el 2010 se han registrado 130 acciones de carácter extraterritorial en virtud del bloqueo y 81 de ellas han sido financieras; que solo desde enero del 2009 al 2 junio del 2014 el Gobierno de Obama obligó a 36 entidades estadounidenses y extranjeras a pagar multas por un valor de 2,6 mil millones de dólares y, más recientemente, está el caso del Banco Francés BNP Paribas, a quien multaron con la astronómica cifra de de más de 8,500 millones de dólares.

Por estas razones, la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba llamó a los parlamentarios de todo el mundo a apoyar la resolución que el próximo 28 de octubre será aprobada en la Asamblea General de las Naciones Unidas y exigir al Congreso y al Gobierno de Estados Unidos el levantamiento incondicional del bloqueo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.