Medio siglo de una proeza joven

Conmemoran los 50 años de la constitución de la UJC en las serranías orientales

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.- Una mochila con lo imprescindible y la convicción de los fundadores como bandera. Así partieron aquellos cientos de jóvenes. Sin darles mucha importancia a las bandas contrarrevolucionarias o los infiltrados que pululaban por la zona, inundaron las montañas del Oriente cubano para sumar a los jóvenes serranos a las tareas de la organización de vanguardia de la juventud cubana.

Primero, las comisiones de crecimiento se concentraron en Baracoa, polígono inicial desde donde se extenderían las experiencias al resto de las regiones. Más tarde, el Segundo Frente, la constitución del primer Comité Municipal; luego, la Sierra Maestra, tras la huella aún fresca de los héroes.

El trabajo fue arduo: el estudio de los jóvenes activos en las Asociaciones campesinas, las muchachas integradas a la FMC, las asambleas para elegir a los vanguardias, la constitución de los Comités de Base..., todo ello compartido con la participación en las labores del campo, la construcción de escuelas, los «peines» contra bandidos, el surgimiento de símbolos hermosos como los Cinco Picos...

Tales fueron los signos vitales del proceso de construcción de la UJC en las montañas orientales, una página gloriosa de la historia de la organización juvenil, que fue sellada el 25 de diciembre de 1964 con un acto en la cima del Turquino y el saldo de más de 3 000 nuevos militantes, 1 500 de ellos procedentes de las montañas de la Sierra Maestra.

El medio siglo de aquella proeza fue conmemorado en los propios escenarios del hecho, con un acto en el consejo popular de Ocujal del Turquino, muy cerca de la elevación más alta de Cuba, con la participación de una representación de 50 dirigentes de aquellos tiempos y los actuales dirigentes y militantes de la UJC, continuadores de aquellos pasos iniciales.

Con la motivación especial de ser savia nutricia de esa UJC inmersa hoy en los preparativos de su X Congreso, los fundadores de aquella obra compartieron con los pinos nuevos anécdotas y experiencias de aquellos días difíciles y hermosos, y recibieron el reconocimiento del Partido, el Gobierno y la UJC.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.