Laboratorio fecundo

Isla de la Juventud exhibe resultados alentadores en la producción de alimentos y otras aristas del trabajo agrícola, tras siete meses de aplicar el experimento de venta liberada de insumos, servicios y equipamientos

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— Los resultados que exhibe el sector productivo en Isla de la Juventud validan, tras siete meses de experimentar la venta liberada de insumos, servicios especializados y equipamientos agrícolas, que acercar estos recursos al surco garantiza altos rendimientos, calidad y eficiencia.

Desde el 2 de junio hasta el 20 de diciembre de 2014 estas ventas superan los 24 millones de pesos, de estos el 56,1 por ciento sobre la base de cheques, evidencia de la confianza del sistema bancario en los resultados de este proyecto, según reveló a JR Ramón Mirabal García, director de la Empresa Logística Agroalimentaria en el territorio.

Aracelis Leyva Figueredo, directora de la empresa ganadera local, reconoció que el experimento representa una oportunidad para el cumplimiento de los planes previstos en la avicultura, la producción de carne porcina, de res, de ganado menor y la leche, tanto para la entrega a la industria como a la venta directa.

Con las ventajas que ofrece el experiemento de acceder a recursos e insumos de manera liberada se produjo en Isla de la Juventud más de 300 tonelas de carne de cerdo por encima de lo planificado.

«Nos sentimos privilegiados, porque en la ganadería es donde mayores problemas existen y los avances que mostramos hoy se deben, fundamentalmente, a que están el alambre, la grapa, las máquinas forrajeras...; a que los ganaderos tienen gomas y baterías para sus tractores y equipos; a la posibilidad de comprar e instalar molinos de viento, y además contar con el arado y el asesoramiento técnico, recursos vitales para esta actividad», comentó.

Asimismo se destaca, por su relevancia e impacto social, con el incremento en más de 300 toneladas (t) de carne porcina, realidad que motivó a las autoridades del país a rebajar durante el mes de diciembre en dos unidades el precio de ese producto en el mercado minorista (lomo y pierna a 16 pesos; paleta a 15 y costilla a 14), gesto que los pineros agradecen y merecen por su productividad.

José Corría López, director de la Unidad Empresarial de Base Porcinos, informó que cierran el año con todos los compromisos cumplidos y con resultados económicos favorables, que dejan utilidades superiores al millón de pesos, lo que les permitió durante 2014 pagar como salario medio mensual a los trabajadores cifras por encima de los 1 400 pesos.

El abastecimiento de insumos se comportó de forma estable en los puntos de venta.

Otro de los resultados alentadores aparejados a la puesta en marcha del experimento de venta liberada de insumos, servicios especializados y equipamiento agrícola se observa en la producción de huevos, actividad consolidada en el territorio, que eleva sus indicadores de eficiencia a partir de mayores unidades por aves y garantía de la viabilidad.

La estabilidad del pienso en los puntos de ventas del experimento devino sobreproducción de huevos en Isla de la Juventud.

Antonio Joaquín Pernas Pérez, delegado de la Agricultura en este Municipio Especial, reconoció el esfuerzo del país por mantener de manera sostenible el abastecimiento a este programa, que culmina 2014 todavía con insatisfacciones, pero con alegría y comprometimiento, «porque esta experiencia nos ha obligado a crecer como directivos y como obreros y ya se aprecian los resultados, aun cuando se observan muchas subjetividades por acorralar, dijo.

Luces, sombras y soluciones

«El experimento motivó a algunas personas; es muy bueno y hace falta que se mantenga. En mi caso pude arreglar el tractor y compré lima y machete. Los nuevos precios de la leche que el Estado compra al campesino en Isla de la Juventud (cinco CUP el litro) estimulan la producción, pero el abono es lo único que veo caro», comentó Normando Rives Bejerano, único Vanguardia Nacional del sector aquí.

«Los productos están estables en la tienda, hay cubos, cántaras, botas... La mitad de los productores no sembramos comida para el ganado y gracias al experimento hay pienso para terneros. Se rechaza la siembra de pastos por la condición de secano, pero existen los molinos como respuesta al problema del agua», dijo Esnoide Pantoja García, miembro del comité municipal de la Anap.

Por su parte, Bárbara Margelis del Toro Cardés, presidenta de la CCS Julio Antonio Mella, sugirió que «la venta de piezas de repuesto y neumáticos para tractores debió realizarse contra propiedad del equipo y no fue así; se hizo a partir del certifico de la tierra y muchos que los necesitaban no tuvieron la oportunidad», subrayó, y propuso el mismo procedimiento para el pienso.

En ese sentido, Mirabal García recordó que la venta de pienso es a libre demanda para quien porte la documentación que le acredite la tenencia de tierra. Hasta el 20 de diciembre se han vendido unas 10 000 toneladas, 300 más de lo planificado.

«Conocemos la cantidad de productores con convenios porcinos y la cantidad de pienso que consume por semana tanto el Estado como el sector cooperativo y campesino, pero no conocemos el dato del resto y si trabajan la tierra tienen derecho a comprar; todavía no tenemos la fórmula para controlarlo», dijo.

Sobre la maquinaria, el directivo informó que el país designó al territorio el 30 por ciento de la importación de partes y piezas, «recursos que tuvieron dificultades al inicio, pero que ya tienen respuesta desde la organización e intención de la venta», acotó.

JR conoció que para 2015 la venta de esos accesorios se prevé a partir de las siguientes prioridades: primero, para los tractores del sector estatal directos al surco que brindan servicio a las unidades productivas; segundo, para los equipos de uso colectivo, y tercero, para los campesinos vinculados directamente a la producción.

Los campesinos y productores estatales tienen la posibilidad de comprar machetes y otros útiles de manera liberada.

«De esa manera —aclaró Pernas Pérez— garantizamos que el recurso que el país pone en Isla de la Juventud se utilice donde más se necesita para estimular la producción de alimentos», dijo.

Experimento expandido

El experimento presupone el incremento de la productividad, la calidad y eficiencia en la gestión del sector agropecuario pinero, y así lo demuestra.

Se señala como positiva la instalación en el Complejo Científico Técnico Investigativo de Suelos y Sanidad Vegetal de tres laboratorios con alta tecnología para el diagnóstico de los suelos y prevención de plagas, que beneficia el desarrollo agrícola local.

Según se registra en el texto Monografía pinera, las principales limitaciones de los suelos pineros son la escasa profundidad, intensa erosión, drenaje deficiente, poca retención de la humedad, bajo intercambio de cationes y contenido de materia orgánica y una fuerte acidez.

De ahí la relevancia de esta instalación científica, en momentos en que los productores tienen la posibilidad de comprar de manera liberada insumos, equipamiento y agroquímicos para elevar los rendimientos y cumplir sus pactos dentro del Programa de Desarrollo Integral previstos desde 2012 hasta 2020.

Otros beneficios palpables son la recuperación de la finca de semilla agámica y gámica, que garantiza la sostenibilidad de los planes de siembra, y el reordenamiento de entrega de tierra y la exigencia de responsabilidad en su uso. También se concluyó el trasvase entre las presas Tunas-Mella, se realiza la prueba hidráulica y se instalan modernos sistemas de riego en el territorio.

Mientras, en el taller Libertad de América aparecen respuestas a demandas de los equipos. Un ejemplo de ello es que allí rescataron varias gradas y arados considerados obsoletos, y a partir de las garantías de recursos del experimento se revitalizó el taller de pailería y de tornería, se mejoró el de recuperación de equipos e implementos y se trabaja en la recuperación de la fundición.

Pernas Pérez destacó la contribución de los aniristas en ese sentido, ya que «los tractores previstos en el Programa de Desarrollo Integral llegaron sin implementos, y este es un significativo aporte cuando las partes, piezas y accesorios agrícolas son el principal problema del sector de cara a los planes productivos», acotó.

En el orden subjetivo se logró transformar la imagen de los centros estatales y del sector cooperativo y campesino en busca de una mayor identidad. Eso ha generado un movimiento importante en el trabajo, enfocado en demostrar que el experimento contribuye al desarrollo agrícola y social del país.

Con la academia en ristre

Aunque siempre existió la voluntad de responder a la confianza del país al poner en manos de los productores de Isla de la Juventud la responsabilidad de demostrar la validez de esta experiencia, un granito de arena importante lo aportó la Universidad local.

El delegado de la Agricultura en Isla de la Juventud reconoció el desempeño de la academia en la formación, capacitación y aplicación de la ciencia en función de la preparación de cuadros, trabajadores y productores con vistas a elevar los rendimientos y la eficiencia.

También el Doctor en Ciencias Leonardo Cruz Cabrera, rector de la casa de altos estudios pinera, aludió que el trabajo conjunto aportó al incremento de la profesionalidad del claustro universitario, de los servicios derivados de la integración y puso de relieve la responsabilidad social de la Educación Superior con ese sector.

«Nos permitió integrarnos al Programa de Desarrollo Integral, estimular la creatividad y fomentar el trabajo en equipo en la gestión del conocimiento a partir de las demandas de superación de la agricultura», comentó.

Según Ulises Vecino Rondán, decano de la Facultad de Ciencias Técnicas, se impartieron diversos cursos y talleres sobre dirección, gestión de proyectos, bienechurías, atención a la tierra y producción de alimento animal, entre otros temas que tributan a un mejor uso de los recursos, servicios y equipamiento agrícolas que oferta el experimento.

«Entre los principales resultados figuran dos tesis de grado dirigidas a elaborar instrumentos para medir impactos de la capacitación, tanto en el campo teórico como en el práctico, que permitan conocer, definir y proyectar la planificación sobre la venta liberada de insumos y equipos en Isla de la Juventud», señaló.

«El experimento es una oportunidad que repercute favorablemente en el campesino. Este resuelve grandes problemas a partir de la garantía de recursos. Hoy se ven los resultados. En la medida en que seamos más eficientes y responsables, así será también el impacto en la población», concluyó Pernas Pérez.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.