El síndrome de «lo maté»

Los militantes de la UJC precisan ganar mayor protagonismo en su entorno para que la organización destierre la incómoda idea de que solo es «reuniones y pago de cotización»

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

JATIBONICO, Sancti Spíritus.— Los militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas precisan ganar mayor protagonismo en su entorno para que la organización destierre la incómoda idea de que solo es «reuniones y pago de cotización».

Y solo lo logrará fortaleciendo su funcionamiento, exigiendo con disciplina, realizando acciones con calidad y puntualidad, y cuando sus miembros sean dignos ejemplos y muestren todo el entusiasmo que caracteriza a las más jóvenes generaciones, según se analizó en la asamblea de balance de la UJC en Jatibonico, Sancti Spíritus.

Muchos ejemplos del quehacer diario de los militantes de ese municipio demostraron que se precisa ganar mucha más unidad y organización para aunar todas las acciones y visibilizarlas.

La motivación y la interacción entre militantes y los que no lo son fueron reconocidas como premisas clave para mejorar el funcionamiento de la UJC.

Al respecto, Isbel Reina Abreu, primer secretario de la organización en Sancti Spíritus, instó el debate con una pregunta que removió a delegados e invitados: ¿Estamos conscientes de los que nos corresponde hacer?

Precisamente uno de los hechos que reafirma cuánto empuje y valía tienen los jóvenes se conoció en la voz de Yanisbel Román, trabajadora del asilo de ancianos del territorio, quien logró formar un comité de base en ese centro y convertirse en ejemplo para el resto de sus compañeros. «Solo bastó demostrar al universo juvenil que somos el presente», dijo.

Otra destacada actitud fue aplaudida al escucharse a Daniel Alberto, trabajador del Banco de Crédito y Comercio (Bandec), quien afirmó que en su centro han logrado que todos, militantes y no, se autopreparen en correspondencia con los nuevos cambios del modelo económico. Enfatizó que desde allí también se defiende la Revolución al no cometer hechos de corrupción y explicando qué es el programa de subsidios, una de las tareas más nobles de nuestra sociedad.

Pero todavía en Jatibonico no es suficiente el apoyo de la organización a las actividades agrícolas, de recreación y promoción de salud en las comunidades más alejadas de la cabecera municipal.

En ese sentido, Jorge Enrique Sutil, miembro del Buró Nacional de la UJC, destacó la necesidad de llegar a cada base productiva para fortalecer el movimiento azucarero del territorio, así como no olvidar el espacio Conexión necesaria, el cual debe permanecer en la agenda de cada comité como método fresco para la relación de los militantes con su entorno.

Deivy Pérez Martín, miembro del Buró Provincial del Partido en Sancti Spíritus, resaltó la labor del Contingente 29, del centro mixto Raúl Galán, integrado por alumnos incorporados a la zafra. Expuso cómo ese grupo demuestra la tradición azucarera, sin recibir remuneración económica. Su participación era asumida como estímulo a sus resultados académicos, resaltó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.