Una entrega que no ha de empañarse

Analizar con profundidad las necesidades reales de los núcleos familiares e identificar prioridades, explicarles correcta y oportunamente a los beneficiarios y garantizar la disponibilidad de productos, debe ser premisa clave para que reciban los recursos las personas que realmente lo requieren

Autores:

Lisván Lescaille Durand
Ana María Domínguez Cruz
Yuniel Labacena Romero
Glenda Boza Ibarra
Dorelys Canivell Canal

La joven de 26 años Marisol Terry Cuba, enfermera del policlínico 4 de Agosto, en la ciudad del Guaso, pudo acceder gratuitamente a un aire acondicionado, mientras va por su cuenta el costo, mediante un crédito bancario, del refrigerador asignado también esta vez.

Ella es la madre de Jersol Rivera, un niño de cuatro años, asistido por una enfermedad de la piel que, asegura Marisol, lleva un seguimiento cada seis meses en la capital del país y el Estado le subvenciona los gastos del pasaje. Sin tiempo para el diálogo porque se acercaba su hora de atender a los pacientes, la muchacha reconoce la valía de estos medios que mejoran la calidad de vida de su pequeño.

Marisol fue una de las beneficiadas en esta provincia, luego de que en 2014 se le asignaran 2 300 000 pesos al territorio para atender casos como este, previo análisis de los organismos involucrados, según el Acuerdo 7384 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros (CECM), de fecha 28 de mayo de 2013, explicó Martha Marcillí, responsable de Asistencia Social en la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social.

«Por este concepto 1 193 núcleos accedieron a sábanas, toallas, colchones, enseres menores, camas… sufragados parcial o totalmente por el beneficiario, de acuerdo con la valoración de la situación socioeconómica que presentan los casos.

«El pago de la mayoría de los artículos electrodomésticos asignados —14 refrigeradores y un aire acondicionado— corrió a cargo de la Asistencia Social, porque existe claramente una insuficiencia económica en esos núcleos familiares; las propuestas fueron bien estudiadas antes de la decisión final del Consejo de la Administración Provincial (CAP)», asegura.

«En Cienfuegos se dispuso de 1 718 765, 80 pesos en el presupuesto ejecutado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social para cumplir con el Acuerdo del CECM», expresa Eirinevys González Navarro, subdirectora de Prevención, Asistencia y Trabajo Social en ese territorio.

«Hasta diciembre de 2014 fueron aprobadas 729 propuestas de los Consejos de Administración Municipal (CAM) y solo dos se denegaron, pues no cumplían los requisitos establecidos. En el CAP, los cuatro casos presentados fueron aprobados y beneficiados en los días recientes con tres aires acondicionados y una batidora».

González Navarro explicó además que estos últimos están aprobados por la Dirección Provincial de Salud, por tratarse de personas con enfermedades que requieren cuidados y recursos especiales.

Indicó que en el pasado año entregaron más de 3 370 módulos de ropa, 640 pares de zapatos, 939 toallas, 863 sábanas y fundas, 390 colchones y un centenar de muebles, enseres de cocina y otros. «Para nosotros es importante proteger a grupos vulnerables de la población como adultos mayores, personas discapacitadas y niños», aseveró.

José Luis Bilbao Ramos, especialista principal de productos no alimenticios del Ministerio de Comercio Interior en Cienfuegos, indicó que no han tenido problemas con la comercialización de los recursos aprobados.

«Han sido habilitadas para esas ventas ocho tiendas, una en cada municipio. Tenemos el deber de colocar los artículos allí y hacer un pedido si no se encuentran en el territorio, mas no hemos tenido problemas de este tipo hasta el momento».

Dijo que «no se espera a que estén los recursos en las tiendas para aprobar los casos. Las direcciones de Trabajo presentan las propuestas y las necesidades, y luego Comercio se responsabiliza con buscar los artículos».

En Pinar del Río se destinaron el año pasado 2 209 000 pesos en CUP, según Leiscer Cristian Cabeza García, especialista de Prevención y Trabajo Social de la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, quien acotó que el proceso estuvo retrasado porque el financiamiento llegó a mediados de año, «lo que conllevó a ejecutar todo el presupuesto prácticamente en el último trimestre».

Los recursos para las entregas se comercializan en pesos cubanos a precios sin subsidios, incluidos en el financiamiento del plan anual de la economía.

La base de datos del Sistema nacional de la caracterización de la familia muestra que el territorio vueltabajero posee 3 484 núcleos con situación social crítica, de los cuales han sido presentados a los CAM 1 774, y ya recibieron ese apoyo 1 606. El resto permanece a la espera de los beneficios y, al decir de Cabeza García, están incluidos en el plan de este año.

María de la Caridad Aguiar Muñoz, directora de Trabajo y Seguridad Social en el municipio cabecera de Pinar del Río, comentó que el CAM analiza con profundidad los casos, y se han invitado a los encuentros a directivos de organismos como la Agricultura y Vivienda, con el objetivo de que colaboren en la atención a las familias.

«En el municipio recibimos 790 000 pesos, una cifra considerable, pero es que somos los de mayor cúmulo de casos. No obstante, logramos ejecutar el presupuesto asignado aunque todavía quedan casos pendientes», acotó.

Algunas piedras en el camino

Demoras en las entregas, desabastecimiento de algunos productos, asignación tardía del presupuesto… están entre las dificultades en el proceso de entrega de la ayuda del Estado a sus beneficiarios en algunos territorios,  situación que no debería ocurrir si se cumplieran los procedimientos establecidos para las aprobaciones y las entregas.

La doctora Dianelys Orraca Pérez, jefa del departamento del Adulto Mayor, Asistencia Social, Discapacitados y Salud Mental de la Dirección Provincial de Salud Pública en la provincia más occidental del país, dijo que no ha sido un problema identificar los casos que precisan de ayuda, pero sí la existencia de equipos.

Por su parte, Leiscer Cristian Cabeza García, especialista de Prevención y Trabajo Social de la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social refirió que una de las principales dificultades que marcó el proceso en Pinar del Río fue que cuando se iba a emplear el dinero ya la mercancía no estaba disponible en las tiendas habilitadas.

«Los recursos no venían separados de los del resto de la población, y el objeto social de estas instalaciones es vender. En lo que se enviaba la propuesta, se aprobaba el expediente y se expedía el cheque, muchas veces se agotaba el producto y entonces había que esperar.

«En octubre se acordó que los recursos destinados para casos críticos no debían tener otro destino; así se garantizó su permanencia. Este año pretendemos presentar los expedientes aunque no esté la mercancía, y cuando llegue será solo emitir el cheque», precisó.

Para resolver tal situación, Ezequiel Cueto Hidalgo, director del Departamento de Comercio del Grupo Empresarial de Comercio en Vueltabajo, enfatizó en que separaron todos los recursos disponibles en la provincia a partir de las necesidades identificadas, y la Dirección de productos universales buscó en el resto del país los que no existían en Pinar del Río.

«Aun así quedan peticiones a las que no se les ha podido dar respuesta, como es el caso de determinados equipos electrodomésticos, entre estos refrigeradores y ventiladores», puntualizó.

De las indagaciones realizadas por JR en Pinar del Río se conoció que el territorio cuenta con dos tiendas en la capital provincial y una en cada municipio para el expendio a este tipo de casos; pero solo una de las de la ciudad cabecera cumplió con ese encargo el año pasado.

Otro de los problemas constatados es el transporte—sobre todo en el inicio de la implementación de esta política—, y aunque ya se ha ordenado gracias a la gestión de los presidentes de los CAM, en muchas ocasiones fue y es resuelto por los propios vecinos, delegados o presidentes de los consejos populares.

En Guantánamo, a pesar de que el presupuesto para estas ayudas se situó en abril, la mayoría de las adquisiciones se realizaron a finales de año, debido al desabastecimiento de algunos de productos en la red minorista de comercio, y específicamente en las tiendas habilitadas para ello, argumentó Martha Marcillí, responsable de Asistencia Social en la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social.

«Nuestros trabajadores sociales laboran para que el beneficiado acuda rápidamente a las tiendas habilitadas, y en los casos en que este no pueda, por su condición de salud u otras causas, es menester que se establezca el acuerdo con Comercio y llevarle el producto a su casa», asevera.

No obstante, explicó Marcillí, cinco municipios (Imías, San Antonio del Sur, Guantánamo, Niceto Pérez y Yateras) ejecutaron todo su presupuesto, mientras que se reflejan dificultades en Baracoa y Maisí, donde los recursos llegaron más tarde. Sin embargo, en la Primada de Cuba se atenderá a los afectados por las lluvias de finales de año con la posibilidad de comprar camas personales, colchones y otros recursos, amparado en el acuerdo del CECM.

Argumenta la funcionaria que se constataron en algunos municipios —ejemplifica con Manuel Tames— dilaciones innecesarias en los trámites de certificación de cada caso, a pesar de disponer de los recursos, un aspecto en el que se debe incidir con más fuerza.

El Director del Departamento de Comercio del Grupo Empresarial de Comercio en Vueltabajo enfatizó en que a pesar de las dificultades y el retraso lograron dar respuesta al ciento por ciento del financiamiento. «Hubo casos en los que se compraron artículos a precios caros y no tuvimos la posibilidad de esperar por otros más baratos, porque el año estaba cerrando», dijo.

Jorge Luis Salas Rosette, vicepresidente del CAP en Vueltabajo, reconoció que al inicio hubo cierta lentitud, y el municipio de Pinar del Río fue el de mayor dificultad, por ser el de más núcleos y cantidad de dinero. Aun así logró la entrega a tiempo.

«Es lógico que no podemos llegarle a todo, y la asignación está en consonancia con la situación del país; de ahí la necesidad de fortalecer su sistema empresarial, porque una cosa repercute en la otra. Pero lo más importante es que aun cuando no se puedan resolver todos los problemas, se está llegando a lugares muy sensibles y se benefician miles de personas», expresó.

Al esclarecer algunas de estas dificultades, Yusimí Campos Suárez, directora de Prevención, Asistencia y Trabajo Social del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), insistió en que «los recursos para las entregas se comercializan en pesos cubanos (CUP), a precios sin subsidio a partir de su inclusión en el financiamiento del plan anual de la economía.

«Los productos no tienen por qué venir separados de los del resto de la población que se venden en las unidades de comercio minorista. En determinados casos existen las tiendas de la red de establecimientos que atienden los programas especiales y allí se sitúan recursos específicos que necesitan los beneficiarios.

«La evaluación de los casos y su aprobación por los CAM o CAP se pueden realizar aun cuando no estén los productos, y se entregan a Comercio Interior. Una vez que este localiza el recurso tiene la responsabilidad de ponerlo en la tienda para su entrega a la persona, pero ya el hecho de evaluarlos con anterioridad nos permite definir prioridades y saber las necesidades que tenemos», argumentó.

Insistió en que los trámites que se realizan para examinar la situación socioeconómica del núcleo familiar y luego la certificación con el diagnóstico del padecimiento y el estado de salud de la persona, así como la fundamentación de la necesidad del recurso, son necesarias para identificar bien las prioridades.

Al referirse al presupuesto dijo que el Estado aporta importantes recursos y sumas de dinero para la asistencia social, y se planifican cada año en los territorios a partir de las carencias que se identifican hasta su aprobación en la Asamblea Nacional del Poder Popular. «Después de ello, y una vez que el Ministerio de Finanzas y Precios lo notifica, los Gobiernos locales pueden ejecutarlo, por lo que no debe existir llegada tardía de este.

«Este tiempo de implementación del Acuerdo 7384 ha sido también de preparación, reordenamiento y de organizar todo para que reciban los recursos las personas que realmente lo requieren. En ello también debemos tener presente la dinámica poblacional que vive el país, pues es uno de los mayores retos socioeconómicos que debemos atender.

«Poco tiempo ha transcurrido desde la implementación de esta medida. Si no explicamos correctamente y damos las informaciones y argumentos precisos se puede generar una expectativa errónea, porque nuestra población tiene necesidades, pero hay que identificar las prioridades. Este es un proceso paulatino que no puede solucionarse de un día para otro».

De gestión y logística

La Resolución 264 de 2013 del Ministerio de Comercio Interior regula el financiamiento para la adquisición de los recursos y su comercialización. Según la normativa, el grupo comercializador de productos industriales y servicios es el que recibe la asignación de los recursos financieros para la compra de las mercancías, pudiendo además emplear otras fuentes, procedentes del abandono, decomiso y descartes del turismo.

Destaca que la comercialización minorista de las mercancías que no se ofertan en la red de venta liberada en CUP, se efectúa en la red de establecimientos vinculados a los programas especiales, para los cuales existe una tienda en cada municipio.

Las empresas comercializadoras de productos universales y de servicios, como circuladoras mayoristas, son las responsables de la distribución de esos productos a las unidades seleccionadas de la red, cuando no existan en la red de venta liberada en CUP.

Igualmente establece que las unidades seleccionadas efectúan la venta de las mercancías, previa presentación de la aprobación del CAM o CAP, donde se haya designado la entrega.

Para garantizar la comercialización efectiva de estos recursos, el grupo comercializador de productos industriales y servicios es el que evalúa las solicitudes de las empresas universales si no existe el producto en el territorio y además aprueba, cuando corresponda, los precios de venta minoristas.

La empresa comercializadora de bienes de consumo no alimenticios y de servicios logísticos es la que presenta la demanda por surtidos a la producción nacional y las solicitudes de importación a las empresas importadoras de aquellos productos que no pueden ser adquiridos en el país. Además, contrata los aseguramientos de estos y factura los productos a las empresas comercializadoras y de servicios de productos universales de cada territorio.

Estas últimas tienen la responsabilidad de contratar las mercancías para su venta, garantizar la distribución, reaprovisionamiento y venta a las tiendas de la red de establecimientos que atienden los programas especiales, así como distribuir los productos procedentes de los elementos ya descritos.

Las decisiones acordadas en el CAM o el CAP en cuanto a los beneficiarios y los recursos que se deben entregar son recepcionadas por los grupos empresariales de comercio, donde se aprueban y ratifican las tiendas seleccionadas y se controla el cumplimiento de la política establecida en la red de establecimientos de la comercialización minorista.

Las empresas municipales de comercio y gastronomía o unidades básicas de comercio proponen y ratifican al grupo empresarial de comercio las tiendas seleccionadas. Controlan además el proceso de comercialización y efectúan los pedidos de recursos necesarios a los vendedores de la empresa comercializadora de productos universales y de servicios.

La red de unidades seleccionadas es la que tiene el vínculo directo con el beneficiario, al realizar la comercialización de los recursos aprobados.

Manos encargadas de la entrega

—Realiza la investigación socioeconómica de la situación del núcleo familiar e identifica los casos que requieran protección, por presentar insuficiencia económica.

—Coordina el grupo de trabajo para la evaluación de las necesidades de recursos y supervisa a través de la Oficina Nacional de Inspección del Trabajo el cumplimiento de la política.

Ministerio de Salud Pública y sus instancias municipales y provinciales

—Define la situación clínica que requiera la entrega de los recursos imprescindibles para atender determinadas necesidades.

—Avala a través de un certificado de diagnóstico la necesidad de un recurso imprescindible para mejorar la calidad de vida del paciente por una enfermedad determinada, y elabora los listados de personas con esas características.

—Reevalúa anualmente los beneficiarios que reciben los recursos para comprobar si se mantienen o se han modificado las causas que originaron su concesión, y concilia y actualiza con el organismo que entrega los recursos el listado de los beneficiarios.

Ministerio de Finanzas y Precios y sus instancias municipales y provinciales.

—Dispone del financiamiento requerido a través del presupuesto de Asistencia Social para pagar total o parcialmente los recursos entregados y aprueba los precios de venta minoristas para la comercialización, cuando se requiera.

Ministerio de Economía y Planificación

—Aprueba al organismo correspondiente a través del plan de la economía los recursos financieros que se determinen para la producción o adquisición de los bienes que no es posible adquirir a través de la red de venta de comercio minorista.

Ministerio de Comercio Interior

—Incluye el financiamiento para la adquisición de los recursos y su comercialización en el plan de la economía de cada año y considera además los recursos procedentes de otras fuentes.

Lea también: Quebrar el desamparo (I)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.