Acercar el pre a la Universidad

En Cuba se realizan adecuaciones como parte del proceso de perfeccionamiento que está teniendo lugar en el Sistema Nacional de Enseñanza para lograr que todos los alumnos de preuniversitario accedan a la Educación Superior

Autor:

Margarita Barrios

La enseñanza preuniversitaria tiene entre sus principales retos lograr que todos sus alumnos se presenten a los exámenes de ingreso y accedan a la Educación Superior. En ese empeño se realizan adecuaciones como parte del proceso de perfeccionamiento que está teniendo lugar en el Sistema Nacional de Enseñanza.

En conferencia de prensa, Rolando Rodríguez Royero, director nacional de Preuniversitario, expresó que cada día esta enseñanza debe parecerse más, en su sistema de estudio, a la Universidad, y preparar a los estudiantes y su familia para asumir esa nueva etapa educacional.

Apuntó que los resultados de los estudiantes en las pruebas de ingreso en el curso anterior descendieron, lo cual propició realizar un estudio y tomar algunas medidas en ese sentido.

Hemos realizado modificaciones en el duodécimo grado. Extendimos su tiempo de duración, explicó el funcionario. Las pruebas finales de Matemática, Español e Historia de Cuba, que eran en febrero, ahora son en marzo, porque nuestro objetivo es graduar un bachiller y prepararlo simultáneamente para enfrentarse a un ejercicio docente que es la prueba de ingreso para acceder a la Universidad, argumentó.

Rodríguez Royero se refirió a quienes entre la población argumentan con preocupación que solo hay un mes para prepararse, pero no es así, porque el proceso de preparación para el ingreso —expresó— comienza desde que el joven entra al preuniversitario, incluso desde niveles precedentes.

Además de impartir el contenido para cada grado, el profesor dispone de un programa con ideas rectoras y componentes a tratar, que deben utilizar en la preparación de los estudiantes. Por lo tanto, es un error conceptual decir que la preparación comienza en el 12 grado, aunque debemos reconocer que en el preuniversitario recalan un grupo de conocimientos que debieron ser aprendidos en grados anteriores y tienen una expresión negativa en los resultados de las pruebas de ingreso.

«Por ello, en este año se ha tenido en cuenta que las clases tengan en su contenido el repaso de materias de grados anteriores al preuniversitario y también de otros niveles de enseñanza».

Sobre las teleclases de preparación para las pruebas de ingreso, el directivo dijo que se habían realizado algunas modificaciones. «El 10 de febrero comenzaron las transmisiones y se extenderán hasta el 23 de abril. Se van a impartir solo 16 teleclases los martes, miércoles y jueves, de ocho a nueve de la mañana, por el Canal Educativo, con retransmisión de tres a cuatro de la tarde por Cubavisión, descansando en la semana de pruebas finales, extraordinarios y receso escolar.

Las teleclases estarán alineadas al contenido que están impartiendo los profesores, y su objetivo no será dar una clase, sino orientar el trabajo de los docentes y el estudio de los alumnos,dijo. «Los estudiantes de preuniversitario pueden, además, aprovechar los repasos que se transmiten los domingos, de ocho a once de la mañana, dedicados a los jóvenes que se preparan para acceder a la universidad, a través de la Educación de Adultos».

Novedosas formas de evaluación

La introducción de pruebas orales en el nivel de preuniversitario es una novedad en el actual curso escolar. Manuel Ramos Cuza, metodólogo de la Dirección Nacional de esta enseñanza, explicó que ya se realizaron en 12 grado las pruebas de Física y Química, utilizando el nuevo sistema y, aunque en un principio, como todo cambio, creó diversas expectativas, los resultados han sido positivos.

Esto ha ido acompañado de una reducción de la cantidad de pruebas, décimo y once realizan dos exámenes parciales y doce, uno, a lo cual se añade que se reducen las pruebas finales escritas.

En décimo, explicó, el alumno realiza durante todo el curso investigaciones de Biología, y el resultado de estas y su exposición en el aula se convierten en la prueba final de la asignatura, mientras en onceno y doce grados Química y Física se evalúan con exámenes orales. El alumno escoge una boleta, tiene una media hora para prepararse y luego hace la defensa ante un tribunal de tres profesores.

«Es un proceso que estamos validando. Aunque las notas bajan un poco con respecto a lo tradicional en esas asignaturas, hasta el momento hay más aprobados. Si el alumno suspende, la revalorización y el extraordinario son pruebas escritas», abundó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.