Formar desde las buenas prácticas

Aunque en el país crece el número de jóvenes incorporados a las labores agrícolas, todavía quedan reservas en el proceso de incorporación y formación del nuevo campesino

Autor:

Roberto Díaz Martorell

LA FE, Isla de la Juventud.— Aunque en el país crece el número de jóvenes incorporados a las labores agrícolas, todavía quedan reservas, en el proceso de incorporación y formación del nuevo campesino, que deben aprovecharse a fin de garantizar el futuro agrícola cubano.

Rafael Santiesteban Pozo, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), subrayó aquí la urgencia de aprovechar las buenas experiencias para ilustrar a los jóvenes todo lo que el campo puede aportar a la economía del país.

«La mejor educación de los jóvenes que se incorporan es a partir del buen funcionamiento de las cooperativas», señaló. Solo así podremos inculcarles el sentido de pertenencia, siempre desde un ambiente que ayude a formarlos como verdaderos garantes del futuro, dijo.

Acotó que cuando los jóvenes beben de las buenas prácticas y experiencias positivas a lo largo de su proceso de incorporación, será difícil que sean productores que en el mañana se presten para revender y desviar cosechas de los destinos aprobados en los contratos.

En esa línea de razonamiento, Anisia Pardo, de la CSS Ernesto Che Guevara, reconoció la voluntad de los jóvenes para sumarse, al tiempo que aclaró que «esa formación debe incluir una atención diferenciada y personalizada, con la aplicación de la ciencia y la técnica, el uso racional y adecuado de los recursos y el apego a la legalidad».

Comentó que hoy la Isla de la Juventud exhibe cifras de producción alentadoras, porque tienen acceso a los recursos. «Sin embargo, el reto es producir alimentos de manera sostenible en el tiempo, y para eso se necesita del conocimiento y el esfuerzo de la juventud», sostuvo.

En el caso particular del municipio especial de Isla de la Juventud, la ANAP inicia el 2015 con 198 asociados menores de 30 años, de ellos, 23 asumen cargos de dirección y tres lideran CCS, cifra que debe incrementarse.

William Mesa Salazar, ratificado como presidente de la ANAP en el territorio, subrayó que el trabajo con los jóvenes campesinos es prioridad. «Ya conformamos seis comités de base de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) con 42 militantes, aunque no estamos satisfechos», expresó.

En ese sentido, el Programa de Desarrollo Integral (2012-2020) y el experimento de venta liberada de insumos, equipamientos y servicios agrícolas son una oportunidad para la incorporación de jóvenes al campo, razón de sobra para incrementar manos juveniles en las áreas que aún están llenas de marabú y convertirlas en productivas.

Durante la Asamblea Municipal de la ANAP en la Isla de la Juventud, previa al XI Congreso de los campesinos cubanos, se demostró que el acceso a los recursos obliga a ser más eficientes, a fin de demostrar al país que acercar los insumos al surco da resultados.

Un ejemplo de ello son los sobrecumplimientos de carne porcina, huevos, viandas y hortalizas en 2014, resultados que los campesinos y productores estatales pretenden superar en este año.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.