En el punto cubano de Marioly

Una mujer cubana es famosa por aderezar los platos italianos acriollados

Autores:

Yahily Hernández Porto
Malena Alvarez

Camagüey.—Marioly Ramos Naranjo, a sus 43 años de vida, se adueña del paladar de los habitantes de esta urbe, pues se ha dedicado a aderezar con buen sazón cubano la internacionalmente conocida comida italiana.

Resulta que esta agramontina de pura cepa, quien inició su vida profesional como bailarina en cabarets del país, amó el arte del chef desde muy joven, «en mi familia el amor siempre ha entrado por la cocina de casa», afirmó a JR.

En esta camagüeyana se impone la frase «el que persevera triunfa». Marioly no le perdonó a la vida las oportunidades de acercarse a la mesa italiana, la que tiene su epicentro en esta ciudad legendaria, en la céntrica Pizzería La Piazza —conocida popularmente como Pizzería del Gallo— ubicada en la plaza de igual nombre.

«Primero fui auxiliar de limpieza, luego fregadora, un buen día estaba haciendo espaguetis; después de pasar cursos en la Asociación Culinaria, y meses después me convertí en Especialista en Comida Italiana, lo que me ha permitido crecerme y hacer mis inventos acriollados», explicó Marioly.

Conocida entre los chef camagüeyanos como una mujer batalladora y desafiante en la culinaria, Marioly no se detiene en la búsqueda de nuevos horizontes para mezclar los aderezos cubanos y los del lejano y frio país europeo.

Lasaña Gigante, en forma de flor, preparada exclusivamente por Marioly, para homenajear el regreso de los Cinco Héroes cubanos. Foto: Yahili Hernández Porto.

«He tenido la suerte de ser premiada con diez lasañas familiares que preparo muy a lo cubano, así como los canelones camagüeyanos. Mi mayor alegría —declaró— es cuando en solo una jornada de trabajo mis platos acriollados son pedidos por más de cien clientes».

Cuentan compañeros y amigos de esta pizzería, a los que Marioly siempre agradece su apoyo por ser un arte en el que prevalecen los hombres, «que no pocos italianos repiten su estancia en el restaurante El Gallo, solo con el deseo de saborear la rica lasaña cubana».

La también esposa y madre dos hijos, Maday y Luis Jesús, quien le sigue sus pasos muy de cerca, no cesa en su empeño de mantener la felicidad hogareña. «Cuando la cosa se pone tensa en casa, en seguida pongo la mesa» aclaró, la también ama de casa.

Después de tanto crear y horas sin dormir buscando el buen sabor, Marioly confiesa que «soy tan feliz y popular como si hubiera bailado toda una vida sobre los escenarios».

Conocidas por muchos aquí son su Lasaña Gigante, en forma de flor, preparada exclusivamente para homenajear el regreso de los Cinco Héroes cubanos; Lasaña Familiar Isla de Cuba, «por ser mi patria una gran familia», comentó, y su última propuesta, que atrapa a grandes y chicos, es el Tinajón Camagüeyano en Tiempo Italiano, dedicado exclusivamente al medio milenio de su ciudad legendaria.

Esta mujer que desborda sabiduría hogareña y amor por el  paladar exquisito, destaca no solo por ser  miembro de la prestigiosa Asociación Internacional Nitza Villapol, sino por su humildad y sencillez.

«Me siento orgullosa de ser cubana, porque todas somos líderes de nuestras cocina, pues con pocos recursos hacemos grandes sazones y maravillas en la mesa de casa», dijo emocionada.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.