A 120 años del Manifiesto de Montecristi

Dominicanos y cubanos celebraron un aniversario más del Manifiesto con el que José Martí y Máximo Gómez fundamentaron el inicio de la última guerra independentista de Cuba

Autor:

Juventud Rebelde

SANTO DOMINGO, marzo 25.— Dominicanos y cubanos celebraron hoy en la noroccidental ciudad de Montecristi el 120 aniversario del Manifiesto con el que José Martí y Máximo Gómez fundamentaron el inicio de la última guerra independentista de Cuba, reportó PL.

A la modesta casa donde se firmó el histórico texto devenida en museo, concurrieron el Historiador de La Habana, Eusebio Leal; la también diputada Kenia Serrano, presidenta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, y el embajador de Cuba, Carlos de la Nuez.

Por la parte dominicana estuvieron el viceministro de Educación, Luis de León; el senador José Rafael Vargas; la gobernadora Zaida Tejeda; el presidente de la Campaña Dominicana de Solidaridad con Cuba, Alfonso Ulloa, y cientos de estudiantes y vecinos de Baní y Montecristi.

Las actividades comenzaron en la casa donde Gómez residiera 120 años atrás, escenario visitado por Martí y lugar donde ambos patriotas concibieran, redactaran y firmaran aquel programa de lucha que hizo posible el fin del colonialismo español en el Caribe.

Tras visitar la casa museo, Leal comentaría que más allá de las fotos, cuadros y otros objetos museológicos que atesora, la casa posee un gran significado y tiene una categoría del patrimonio que es inmaterial pues explicó: «es lo que vive en las cosas, lo que flota en el aire».

En el patio de la casa-museo, junto a los bustos de Martí y Gómez y las respectivas banderas de Cuba y República Dominicana, fue depositada una ofrenda floral y se pronunciaron palabras de recordación a cargo del Embajador cubano.

Aseveró que el Manifiesto constituye hoy, a 120 años, un documento de inusual vigencia, y recordó que el colonialismo primero y el neocolonialismo después, el racismo y el irrespeto a la soberanía y la autodeterminación de los pueblos han sido causas de guerras hasta hoy.

Dijo que las recientes amenazas contra el pueblo de Venezuela son un ejemplo vivo de esa realidad y Martí era consciente de la trascendencia para América de la guerra que se libraba en Cuba, como también lo fue para Hugo Chávez el ejemplo de dignidad y resistencia de la Cuba revolucionaria de Fidel y Raúl Castro.

Luego en el vecino salón de actividades del Ayuntamiento tuvo lugar el acto oficial y se escucharon discursos de la gobernadora Tejeda, el viceministro De León y el historiador Leal, y se reciogieron firmas exigiendo al presidente estadounidense, Barack Obama, que deje de amenazar a Venezuela.

La Municipalidad declaró huéspedes distinguidos a Leal y Serrano, y el presidente de la Fundación Máximo Gómez, Oscar Peña, otorgó la condición de miembro fundador honorífico al Historiador de La Habana, a quien el viceministro De León le entregó la Bandera Dominicana, como gesto de unidad entre ambos pueblos.

Leal, por su parte, elogió la figura de Gómez el gran estratega de la guerra, el gran guerrillero que enseñó a los cubanos a pelear con el machete, un hombre recto, de pocas palabras, que vivía la vida del soldado y era un caminante incansable.

Relató que aquel a quien Martí propuso «comandar el Ejército Libertador sin poderle ofrecer otra cosa que no sea el placer del sacrificio y la ingratitud probada de los hombres», murió en junio de 1905 y hasta sus enemigos políticos acudieron a donde agonizaba.

Dijo Leal que cuando el médico falla sobre el pulso debilitado y dice «ya no vive», y comienza el llanto de los familiares, sorprendentemente Gómez se incorpora en el lecho y dice: «Señores, si estoy muerto, ordeno que se me dé sepultura».

Y añadió: «Murió joven, joven como es todavía, como nace cada día en cada niño que estudia en un colegio de Montecristi, o de Baní su tierra, o de República Dominicana, la patria gloriosa que como dice su himno, "Que si fuere mil veces esclava, otras tantas ser libre sabrá".»

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.