Ramón Labañino: Nuestro cariño y amor para todos los jóvenes

El Héroe de la Republica envía un mensaje de unidad juvenil desde JR, en ocasión de que él y todo el pueblo cubano acudieran a las elecciones este 19 de abril. Voté por el futuro, y el futuro es la juventud y la experiencia

Autor:

Juana Carrasco Martín

Para todos los jóvenes de Cuba, de Juventud Rebelde y de todas partes, queremos trasladarle toda nuestra confianza, nuestro orgullo, de que esta generación de jóvenes lleva adelante el proceso revolucionario por el camino correcto.

Nosotros estaremos siempre dispuestos a ayudar a los jóvenes en todo lo que sea necesario, porque nosotros somos eternamente jóvenes. Ser revolucionario significa en si, ser joven eternamente.

Queremos mucho a nuestros jóvenes, estamos orgullosos de ellos, sabemos que hay dificultades y muchas cosas por superar; pero piensen siempre que en la lucha y en las contradicciones es donde se triunfa; que en las contradicciones surgen los grandes logros de la sociedad y el futuro hermoso de Cuba.

Y cuando digo joven, digo futuro también y nos hace falta una juventud que sea alegre pero profunda, como decía el Che.

Y nos hace falta una juventud de visión futurista, pero con experiencia, y una juventud que tenga los pies bien plantados sobre la tierra, y esa es la juventud cubana, la que estamos viendo día a día en nuestro país.

Así que para esta juventud todo el amor de los Cinco y el cariño. Los queremos mucho.

Creo que nos veremos próximamente en el Congreso de la Juventud, así que nos verán criticando, dando ideas, y tratando de impulsar el proceso nuestro, también dentro de las filas de los jóvenes comunistas y de cualquier movimiento joven.

Es importante destacar que este proceso funciona porque es de todos, no solamente de un grupo. Lo hacemos entre todos. Llamamos todos los jóvenes a que se integren, a que participen, y a que cualquier idea que tengan la incorporen al proceso revolucionario cubano; no importa lo loca que sea, o lo anacrónica que crean que sea, es importante que estemos siempre todos unidos.

Así que nuestro cariño y  amor a todos los jóvenes de Juventud Rebelde y de toda cuba y del mundo entero.

Un voto por el futuro de Cuba

Llegaron en familia, y con amigos de aquí y de Estados Unidos, como se va a una fiesta. El voto convocado por la Patria tenía en esta ocasión un simbolismo especial para Ramón Labañino, el de los Cinco, el Héroe, y así lo hizo saber.

Hacía 20 años que no ejercía su derecho ciudadano, su derecho humano de elegir, y lo calificó de «momento muy emocionante y trascendental».

Como siempre ocurre para ellos desde hace más de 16 años, el pensamiento común afloraba: «Primera vez que los Cinco votamos luego de los años de prisión, después de todo lo que pasado…  disfrutar lo que es una votación democrática real y que disfrutamos con todo nuestro pueblo».

El contexto no lo pasa por alto, desde que el 17 de diciembre ya fueron verdaderamente libres los Cinco, también han ocurrido otras cosas que trascienden para Ramón y las enumera: «se inició una nueva época en las relaciones con Estados Unidos, el nacimiento de Gema (la pequeña joya de Gerardo y Adriana), la gran victoria de Cuba en los Foros y en la Cumbre de las Américas, el discurso de Raúl, de Cristina y de Correa y este día de la Victoria de hace 54 años en Girón.

Los cubanos tenemos el sistema político más perfectible que hay, un sistema democrático en el que contamos como pueblo. Claro que tenemos problemas y dificultades, que pueden corregirse en el camino; pero el pueblo es el que vota y decide, y así funciona para nuestra democracia, destaca a preguntas de la prensa que le rodea y ante los vecinos que le escuchan luego de ejercer también su derecho al voto o espera para hacerlo en el Colegio Electoral No. 4 de la Circunscripción 32, en el Municipio Plaza de la Revolución.

¿Por qué está tan emocionado Ramón? —sentimiento que le hace sudar copiosamente, más allá del calor de esta mañana dominguera en la esquina de 15 y 12, en la barriada de El Vedado.

Votar hoy es una emoción enorme porque hace apenas cuatro meses y unos días los cinco estábamos presos, no éramos libres y ahora estamos disfrutando de este derecho humano y rodeado del calor y el cariño del pueblo de Cuba; y por todos los simbolismos: 54 años victoriosos de Girón; es la primera vez que mi hija más pequeña, Lizbeth, viene a votar; hace mucho más de 20 años que yo no votaba; y —no lo quería mencionar— mi hija Laura es candidata.

Ríe para comentarnos: «No les voy a decir por quién voté, el voto es secreto; pero la decisión fue difícil».

En la Circunscripción 32 hay tres candidatos en la boleta este 19 de abril de 2015: Juan Ignacio Lafargue Ramírez, Luisa Marta Blanco y Laura Labañino Palmeiro. Uno de ellos será el delegado si alcanza este domingo la mitad más uno de los votos, en caso de que eso no suceda, como estipula la ley electoral, los dos que más votación logren irán a una segunda vuelta.

Sin embargo, Ramón sí puede decir y lo hace con énfasis: Voté por el futuro de Cuba…

De seguro, en ese futuro ve a sus hijas, y a Christian Fuentes Veitía, y a Naomi Agulla Leyva y a Javier Valdés Pampillo, los pioneros de la enseñanza secundaria que durante esta mañana custodiaban la urna, escoltada como salvaguarda perenne de todo un pueblo en democracia, la bandera tricolor y el escudo de la Patria.

La familia de Kentucky

Elizabeth Palmeiro, la esposa, se mantiene discreta a un lado mientras periodistas, fotógrafos y camarógrafos asedian a Ramón y a sus hijas. Junto a ella una señora la escucha atenta y recibe la información que necesita de un proceso que por supuesto no le es ajeno, pero sí es diferente a lo que conoce en su país.

Kay Tillow, es del estado de Kentucky y está de visita junto con su esposo Walter. Elizabeth me la presenta como «mi familia en Estados Unidos, con ellos podía contar para todo cuando íbamos a las visitas a las dos cárceles en que Ramón estuvo en ese estado. Mi familia…»

Kay sonríe ante la pregunta sobre lo que está presenciando en este día de elecciones en Cuba:

«Es una muestra de democracia; la gente viene a votar, son tranquilas y pacíficas» y tras una pausa que dura apenas un instante, añade: «No son como en mi país, donde ahora estaría mucha gente haciendo propaganda por los candidatos entre quienes fueran a votar…».

No puede irse de inmediato este hombrón de pueblo. Sus vecinos le saludan, el abrazo de la anciana, el beso de los niños, el estrechón de mano del joven, la foto para el álbum de los recuerdos, para la memoria histórica de cada uno de los que batallaron por su regreso a la Patria libre.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.