A Humboldt 7 hay que seguir viniendo todos los años

Estudiantes universitarios y combatientes del Directorio Revolucionario, rindieron tributo a los mártires de Humbold 7, justo en el sitio donde 58 años atrás ocurrieron los hechos

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Fue la delación de Marcos Rodríguez, antiguo participante en la lucha revolucionaria, la que guió paso a paso —aquel 20 de abril de 1957— a Esteban Ventura y a otros esbirros de Batista hasta la capitalina calle Humboldt, específicamente al edificio 7, apartamento 201.

Buscaban a los jóvenes Fructuoso Rodríguez Pérez, Juan Pedro Carbó Serviá, Joe Westbrook Rosales y José Machado Rodríguez, que se ocultaban allí después de las acciones del 13 de Marzo. Y fueron ellos las víctimas de uno de los crímenes más escandalosos en la Cuba de entonces.

Un aparatoso despliegue policial de hienas armadas hasta los dientes acabó con los cuatro jóvenes indefensos. Y a ellos, que protagonizaron una página gloriosa de historia, rindieron tributo estudiantes universitarios y combatientes del Directorio Revolucionario, justo en el sitio donde 58 años atrás ocurrieron los hechos.

El homenaje de este lunes fue otro encuentro de historia, pues como afirmó Ricardo Guardia Lugo, miembro del Secretariado Nacional de la FEU, los pinos nuevos jamás olvidan el sacrificio, la entrega y el extraordinario ejemplo de hombres como esos, que supieron ser dignos y estar a la altura de su tiempo.

A Humboldt 7 seguiremos viniendo, año tras año, jóvenes de todas las épocas, patriotas y revolucionarios cubanos, que nunca traicionaremos la historia, aseguró el también Presidente de la Oclae, quien añadió que la acción comprometida en defensa de la Revolución será el mejor homenaje a esos combatientes.

Durante el acto —que presidió Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC; Arianna Guerra Hernández, vicepresidenta de la FEU; y el veterano combatiente Ricardo Alarcón de Quesada— se inauguró la exposición Fantasma de un lugar de La Habana, del pintor Gólgota, en el interior del edificio donde fueron asesinados los jóvenes y que está inspirada en ellos.

Además, se presentó el documental 38 días, cuya idea central se vincula con las azarosas jornadas vividas por nuestros mártires entre aquel histórico 13 de marzo y el fatídico 20 de abril. Ofrendas florales a nombre del pueblo de Cuba y de sus jóvenes fueron depositadas frente a la tarja que recuerda los hechos.

Rosas rojas llevaron los estudiantes del grupo teatral de aficionados del Instituto Superior de Relaciones Internacionales tras su actuación, donde evocaron los últimos minutos vividos por los jóvenes de Humoldt 7, a Martha Jiménez, viuda de Fructuoso Rodríguez, quien se encontraba en el acto junto a otros familiares de los caídos aquella tarde dolorosa del 20 de abril.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.