Esta es una lluvia de pueblo y de voluntad de seguir adelante con nuestro socialismo

Llueve en La Habana, pero los cubanos y las cubanas congregados en la Plaza de la Revolución no se detienen. Unos se resguardan con sombrillas, otros con capas, mientras la mayoría sigue adelante. Bendito aguacero, el primero de este Primero de Mayo

Autor:

Juventud Rebelde

Exactamente a las siete y 35 de esta mañana de este Primero de Mayo, celebrando el Día Internacional de los Trabajadores, comenzó una lluvia en la Plaza de la Revolución que hizo abrirse miles de sombrillas, pero que con mucho tino uno de los locutores que iban describiendo el desfile calificó como «una lluvia de Pueblo y de voluntad de seguir adelante con nuestro Socialismo».

Y otros locutores exclamaron en seguida: «A ritmo de conga, a ritmo de lluvia, este desfile continúa con nuevos bríos, más frescos aún cuando el calor se mitiga».

Hasta el dragón del barrio chino va en la conga aquí, mojándose en los hombros mojados del pueblo que celebra la victoria, la solidaridad, los nuevos tiempos revolucionarios y «dicen que da suerte mojarse en los primeros aguaceros de mayo», enfatizó el locutor Rafael Serrano con su efusividad característica de siempre.

En efecto, las trompetas santiagueras sonando, las banderas cubanas multiplicadas, de distintos tamaños, las pancartas en manos felices de nuestros trabajadores, el vocerío alegre de los habaneros, que son centenares de miles ahora, dan un toque diferente a este nuevo Primero de Mayo pasado por agua y por el amor de una buena parte de los habitantes de la capital de todos los cubanos.

«Y aquí todo el mundo quiere participar, con lluvia y sin lluvia Cuba y Venezuela se unen una vez más, convencidos de que la marcha bajo la lluvia no se detiene, porque —según enunció uno de los locutores, una marcha lluviosa sigue siendo marcha; una felicidad con lluvia, sigue siendo lluvia y sigue siendo felicidad».

La masa humana que se tapa con sombrilla no es menos que la marcha humana que no pensó tal vez que llovería. Pero llueve más el entusiasmo de los trabajadores y del pueblo. Llueve más el ejemplo de conmemorar este nuevo Primero de Mayo. Llueve más la juventud que continuará la Revolución, llueve más el amor a la Patria frente a todos los asedios que nos han graduado como Pueblo de Resistencia y de Lucha, como Pueblo graduado en la construcción del Socialismo en la Universidad inclaudicable de una Revolución de 56 años que no ha claudicado ni claudicará.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.