Una marcha con la impronta mambisa de El Mayor

Más de 200 000 camagüeyanos «cabalgaron» en marcha apretada por Cuba y Latinoamérica, este Primero de Mayo, en la plaza Ignacio Agramonte

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Mayo es el mes de la primavera. Con ella florece hasta la sonrisa en los rostros, el arcoíris, el buen humor, el amor y la sabiduría.

Mayo en Cuba es, además, fiesta multicolor del obrero, el amigo, el hermano, la familia. Tiene un rostro gigante de lealtad a la Patria, a la historia; es solidaridad y derroche de alegría.

Mayo es un mes gigante en el que los cubanos y cubanas se desdoblan, se multiplican.

Mayo es también un mes juvenil y testigo de una «primavera humana» diferente, en la que llueven abrazos en el mismo amanecer de sus días Primero. Niñas y niños, jóvenes, estudiantes, combatientes, campesinos, intelectuales, artistas, trabajadores, mujeres y abuelos, se estrechan las manos y marchan en paso continuo y agitado.

Como en toda Cuba, donde se ha vivido una jornada de reencuentros con la historia, el pueblo camagüeyano reencarnó a sus mambises, a los jinetes de Agramonte, y unos 200 0000 agramontinos manifestaron su voluntad de seguir apostando por un socialismo próspero y sustentable.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.