Plazas «tomadas» (+ Fotos)

A lo largo y ancho de Cuba, en todas las provincias, otra vez se sintió este viernes la buena vibra del cubano, a quien no hay lluvia que le «humedezca» su confianza en el futuro y su fuerza para seguir andando

Autores:

Nelson García Santos
Lisván Lescaille Durand
Juan Morales Agüero
Yahily Hernández Porto
Roberto Díaz Martorell
Odalis Riquenes Cutiño
Hugo García
Héctor Carballo Hechavarría
Luis Raúl Vázquez Muñoz
Adianez Fernández Izquierdo
Glenda Boza Ibarra
Dorelys Canivell Canal
Lisandra Gómez Guerra
Yunet López Ricardo

Otra vez se ha vuelto a comprobar. Ni el sol por impenitente que sea, ni la lluvia, como en esta ocasión, por pertinaz, logran amainar la energía de los cubanos en el primer amanecer del quinto mes del año. A lo largo y ancho de la Isla, en plazas, parques y calles de todas las provincias, se sintió este viernes el fervor de un pueblo al que no hay agua que le «humedezca» su confianza en el futuro y su fuerza en renuevo para seguir andando.

Hemos vivido una jornada de fiesta revolucionaria y obrera. Ha marchado Cuba entera. Creo que es un desfile de respuesta y de continuidad, porque han estado nuestros jóvenes, junto al pueblo, junto a los trabajadores, demostrando que no es una consigna.

Tal fue la valoración emocionada del Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, tras encabezar, junto a las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia de Santiago de Cuba, la marcha en ese territorio, donde más de 400 000  trabajadores santiagueros y sus familiares inundaron con paso firme la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, para ratificar su respaldo a nuestro Socialismo, a Fidel, Raúl y la Revolución Cubana.

El también miembro del Buró Político del Partido argumentó que la jornada vivida este primer día de mayo tiene lugar en un momento importante de la Revolución Cubana. En diciembre recibimos a los Cinco, en diciembre se hizo el anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Después se supo que ya se habían hecho los trámites por el Presidente de los Estados Unidos para excluirnos de la lista de países patrocinadores del terrorismo, y tuvo lugar la Cumbre de las Américas, donde Cuba defendió sus posiciones sin claudicar, con respeto, con firmeza.

«Este es un día de felicidad y que da nuevas energías para continuar por un camino de obstáculos y adversidades que sabremos vencer», sentenció.

El Primer Vicepresidente cubano destacó, asimismo, que para los santiagueros este es el Primero de Mayo del aniversario 500 de su ciudad, el que se va a celebrar el pueblo que se ha crecido ante su historia.

Agua que alienta

El paso de alrededor de 100 000 espirituanos frente a la Plaza Mayor General Serafín Sánchez Valdivia este Primero de Mayo, no se aminoró pese a la tozuda lluvia con que se amaneció en esta provincia del centro del país.

Alegría y colorido marcaron la fiesta del proletariado en Sancti Spíritus y la marcha tuvo como colofón un bloque de más de 3 000 jóvenes.

De acuerdo con Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), el entusiasmo, la energía y el compromiso demostrado para con el futuro del país, constituyó aquí el mejor regalo al venidero X Congreso de la organización.

La primer teniente del Ministerio del Interior Yilianny Elizalde Díaz dijo que el optimismo y el orgullo de los continuadores del legado de la Revolución quedaron patentizados con el encuentro de tantas generaciones de espirituanos.

Mayo y el binomio inseparable

Cielo gris y lluvia fina se hicieron notar en la ciudad de Santa Clara, mientras en la compacta multitud de la marcha surgió, como ya es costumbre, ese binomio inseparable de pueblo y Revolución, que data desde aquel enero rebelde y libertario de 1959.

Más de cien mil personas desfilaron en fila apretada por la Plaza Comandante Ernesto Che Guevara. Allí estaban todos: desde el niño, llevado por sus padres, hasta el más adulto. Estaba todo ese mosaico diverso e inmenso que son pueblo y Revolución, dos palabras casi equivalentes en esta tierra.

En brazos de la multitud aparecieron, aquí y allá, los símbolos sagrados: la bandera de la estrella solitaria, las imágenes de Martí, Fidel, Chávez, los Cinco Héroes..., mientras a viva voz se ratificó nuestra vocación socialista y la fe en ese futuro promisorio.

La gente, a su paso por la avenida de los desfiles, tuvo siempre un instante para mirar hacia la estatua del Che Guevara, con su brazo en cabestrillo, como para decirle «aquí estamos, jamás te olvidaremos».

Jonrón por la Patria

Los subcampeones de la pelota cubana abrieron el desfile por el Día del Proletariado en el municipio especial Isla de la Juventud y, desde la tribuna, luego alentaron a sus seguidores, quienes marcharon para defender el derecho de vivir en Cuba, un país que tiene al ser humano entre sus más altas prioridades.

Jóvenes destacados en los estudios, el trabajo y en misiones internacionalistas irrumpieron desde temprano en las calles principales de Nueva Gerona, vestidos con los colores de la bandera cubana y portando carteles de reafirmación a favor del sistema social que elegimos el Primero de Enero de 1959.

Yulexis Cruz Pico, primera secretaria del Comité Municipal de la UJC, aludió al compromiso de la juventud pinera:

«Es un deber dar continuidad a lo que otros jóvenes construyeron en este territorio. Ahora nos toca aportar a la transformación de lo que sea necesario». Y agregó que hay una responsabilidad de los pineros con el aniversario 60 de la excarcelación de los moncadistas del mal llamado Presidio Modelo, el 15 de mayo de 1955, apuntó.

Fervor de pueblo

Más de 300 000 tuneros desfilaron este viernes por las principales calles y plazas de los ocho municipios de esta provincia oriental, en una grandiosa manifestación de apoyo a la Revolución.

El Día Internacional de los Trabajadores devino ofrenda a nuestra nacionalidad, cuando los bloques que desfilaron impusieron los colores de la enseña nacional.

El empeño de los distintos sindicatos contribuyó a que la fiesta fuera todo un muestrario de originalidad. Así, agricultores, bancarios, educadores y constructores, entre otros, contribuyeron con iniciativas dignas de encomio.

Un toque singular de los nuevos tiempos lo dieron los trabajadores no estatales, quienes desfilaron también por la Plaza de la Revolución Mayor General Vicente García.

Todos los sectores sociales se incorporaron a la marcha, en la que no faltaron, junto a sus padres, niños pequeños en sus cochecitos, ancianos casi centenarios, discapacitados…

Fotos de nuestros principales líderes, alusiones sobre la amistad con otros pueblos del mundo y consignas revolucionarias figuraron entre las manifestaciones de los trabajadores presentes en la principal plaza tunera.

La bendición del agua

La ciudad de Ciego de Ávila amaneció con el cielo plomizo y bajo los pronósticos de una lluvia inminente. Para mayor precisión en los anuncios, en la noche cayeron varios aguaceros, y a las 7:00 a.m. una gruesa cortina de nubes apareció al sur. Justo cuando comenzaba el discurso de apertura, se inició la lluvia.

Nadie o muy pocos se movieron de la marcha. Un río de pueblo, que durante tres horas pasó por la plaza Mayor General Máximo Gómez Báez, con la lluvia o bien mojado cuando esta cesó a la hora de haberse declarado.

El desfile en este territorio lo abrieron los deportistas con el equipo de pelota ganador de la última Serie Nacional. Le siguieron el bloque de la Salud Pública, que contó con una representación de los profesionales que viajaron a África a enfrentar la epidemia del Ébola.

Memorable jornada

Muy pocos quedaron en las casas artemiseñas, pese al amanecer nublado de este Primero de Mayo. A lo largo y ancho de la provincia, los trabajadores y sus familiares dieron color a la jornada y marcharon unidos por mantener el Socialismo y festejaron con consignas, pancartas y múltiples iniciativas la fecha proletaria.

En la provincia la mayor concentración fue en la ciudad de Artemisa, precisamente en la Avenida 28 de Enero, frente al Mausoleo a los Mártires de Artemisa, donde miles de trabajadores desfilaron y rindieron tributo a los héroes de esta tierra participantes en el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 1953.

Como ya es tradicional, el bloque inaugural estuvo formado por miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y de la Unión de Jóvenes Comunistas, mientras que los campesinos, fuerza esencial del desarrollo económico de la provincia, tuvieron el encargo de cerrar el desfile.

No faltó el entusiasmo

La lluvia respetó. Los matanceros han dado una respuesta de apoyo a la Revolución Cubana. Muy hermoso el desfile, con mucho entusiasmo y fervor revolucionario, expresó el general de cuerpo de ejército Álvaro López Miera, miembro del Buró Político, viceministro primero de las FAR y Jefe del Estado Mayor General.

El alto oficial de las FAR sostuvo que como, dijera Fidel, vamos a cambiar todo lo que sea necesario, y que, como expresara Raúl, seguiremos sin prisa pero sin pausa,   preservando nuestro socialismo.

Fue una jornada acompañada por el agua, pero no faltó el entusiasmo. Las sombrillas embellecieron el panorama junto al colorido de las banderas y pancartas que portaban niños, jóvenes y trabajadores de diversas edades a lo largo de la avenida General Betancourt. Mientras esto ocurría en la cabecera provincial, en todos los municipios se celebraban  desfiles.

Un especial reconocimiento recibieron los internacionalistas Ramiro Guedes Díaz, especialista de segundo grado en Medicina Interna —quien laboró como director del hospital británico Ferry Town, en Sierra Leona— y sus compañeros Roberto Fernando Gómez Castellano, especialista de segundo grado en Medicina Intensiva; Jorge Luis Valera Puga, enfermero, y José Julián Caballero Vento, quienes lucharon contra el ébola en África.

Desfile «bautizado», pero emotivo

Una fina llovizna «bautizó» también la mañana de este Primero de Mayo en Cienfuegos, donde miles de trabajadores festejaron su día.

Durante casi todo el recorrido, las banderas cubanas y las sombrillas aportaron color al desfile por la avenida del Malecón hasta la Plaza de Actos.

Ángela Quintero Pérez, quien junto a otros compañeros encabezó el bloque del Sindicato de la Construcción compartió: «El entusiasmo no puede “aguarse” y para ser honesta, me parece ver más personas este año».

Más de cinco mil jóvenes, adolescentes y niños abrieron y cerraron la marcha, muestra del seguro relevo que tiene la Revolución Cubana en las nuevas generaciones.

Concierto de generaciones

Las calles de la ciudad de Guantánamo, por donde primero sale el sol en Cuba, vivieron la alegría de decenas de miles de trabajadores y sus familias, que acudieron a desfilar este Primero de Mayo ante las amenazas de un clima que quería tornarse mojado, luego de meses de intensa sequía.

Sin embargo, las nubes no pudieron contener ni la salida del astro rey —intenso e inclemente, como casi siempre— y mucho menos las ansias de los guantanameros que se propusieron manifestar su respaldo al proyecto social y político de un país que batalla, resiste y vence.

Y fue un concierto de generaciones el que podía avistarse a la vera de las pancartas, carteles, banderas pequeñas o gigantes, un grupo de jinetes y cuantas iniciativas rebosaron la plaza Mariana Grajales de la más oriental provincia cubana.

«Este X Congreso de la UJC nos tiene mucho más motivados. Regresaron los Cinco Héroes a la Patria también, y demostramos que valió la pena enfrentar al imperialismo yanqui por más de 50 años», manifestó la joven guantanamera Darianis Centeno, del Sindicato de la Cultura.

Los más nuevos con el protagonismo

Con una bandera gigante de la UJC, la capital de Pinar del Río clausuró su desfile en una jornada en la que las nuevas generaciones asumieron el protagonismo. Más de 15 000 pioneros y jóvenes tomaron las calles de la provincia como reafirmación de su apoyo al proceso revolucionario.

Como en toda Cuba, también en Vueltabajo los preparativos para el X Congreso de la UJC, el regreso de los Cinco Héroes y la digna posición de Cuba en la Cumbre de Panamá constituyeron razones para que la juventud se sumara con más bríos a la celebración por el Día Internacional de los Trabajadores.

Amenizaron el desfile grupos de teatro callejeros pertenecientes a la Asociación Hermanos Saíz y comparsas juveniles y de los pioneros.

Al cierre de la marcha, cuando los jóvenes alzaron sus voces frente a la tribuna, cientos de palomas sobrevolaron las principales arterias de la ciudad, porque la paz y la justicia tienen en el Primero de Mayo un día especial.

Júbilo obrero

A ritmo de conga y entre niños disfrazados de médicos, campesinos, constructores y otras profesiones, los trabajadores de Mayabeque festejaron su día a un año de celebrado el XX Congreso de la CTC y a 15 de la proclamación del concepto de Revolución por el Comandante en Jefe Fidel Castro.

«Si miramos los rostros de las nuevas generaciones y sentimos su entusiasmo, nos convencemos aun más de que tendremos Revolución para rato», aseguró José Antonio González Rodríguez, estudiante de tercer año de Ingeniería Agrícola y presidente de la FEU en la Universidad Agraria de La Habana Fructuoso Rodríguez.

El movimiento obrero mayabequense   arribó a este Primero de Mayo con un crecimiento productivo sostenido. Se cumplieron las ventas y la producción mercantil, y hay ahorro de los portadores energéticos, declaró Marisol Fuentes Ferrer, secretaria general de la CTC en la provincia, a cargo de las palabras centrales del acto. Reconoció, además, la labor de los productores cañeros de la unidad empresarial de base Boris Luis Santa Coloma, por su sobrecumplimiento en el plan de producción de papas y por llevar a cabo la mejor zafra de los últimos 13 años.

Con la impronta mambisa del Mayor

Mayo en Cuba es fiesta multicolor del obrero, el amigo, el hermano, la familia. Tiene un rostro gigante de lealtad a la Patria, a la historia; es solidaridad y derroche de alegría. Mayo es también un mes juvenil y testigo de una «primavera humana» diferente, cuando llueven abrazos en el mismo amanecer de su primer día. Niños, jóvenes, abuelos, estudiantes, combatientes, campesinos, intelectuales, artistas, trabajadores, hombres y mujeres se estrecharon las manos y marcharon en paso continuo y agitado.

Al igual que en todo el país, donde se vivió una jornada de reencuentros con la historia, el pueblo camagüeyano reencarnó a sus mambises, a los jinetes de Agramonte, y unos 200 000 agramontinos manifestaron su voluntad de seguir apostando por un socialismo próspero y sostenible.

El paso comprometido

Un bloque integrado por más de 3 000 jóvenes de los sectores productivo, estudiantil y la defensa encabezó el desfile por el Primero de Mayo en la plaza de la ciudad de Holguín, en franca muestra de continuidad y respaldo a las ideas del socialismo por las nuevas generaciones.

La muchachada dio paso a uno de las marchas por el Día Internacional de los Trabajadores mejor organizadas y vistosas de cuantas han acaecido en la Plaza de la Revolución de Holguín, adonde acudieron más de  200 000 lugareños y representaciones sindicales de Austria y Canadá.

Numerosas pinceladas de alegría, optimismo y humanidad ofrecieron a su paso los obreros holguineros, muchos de los cuales prefirieron desfilar en familia, e incluso acompañados por niños de muy poca edad.

Como una expresión del masivo respaldo del pueblo a la Revolución, a su dirección histórica y al socialismo, calificó el General de Cuerpo de Ejército Ramón Espinosa Martín la realización del desfile por el Primero de Mayo en esta ciudad.

Similar júbilo se mostró en pueblos y ciudades cabeceras de los 13 municipios de la oriental provincia de Granma —algunos en plena Sierra Maestra—, donde miles de obreros, junto a familiares, estudiantes y combatientes, desfilaron para respaldar el proceso de actualización económica que tiene lugar en el país.

Según un reporte de la AIN, la marcha principal en la provincia tuvo como punto de llegada la emblemática Plaza de la Patria, en Bayamo, y sobresalió porque la mayoría de los participantes lo hizo vistiendo ropas de colores rojo, azul y blanco, propios de nuestros símbolos patrios.

Representaciones artísticas y deportivas, exhibición de equipos e instrumentos de labor, palomas sobrevolando la multitud, personas montadas a caballo y los tradicionales coches de la Ciudad Antorcha evidenciaron la iniciativa sindical.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.