Tiburones de Cuba

La presentación hoy en EE.UU. del documental Tiburones: The Sharks of Cuba, dentro de la Semana de Tiburones de Discovery Channel, incitó a JR a continuar el seguimiento a un tema que ha desarrollado en los últimos meses

Autor:

René Tamayo León

El estado de las poblaciones de tiburones y rayas que habitan en las aguas del archipiélago cubano comenzará a sistematizarse científicamente con la implementación del Plan de acción nacional para la conservación y manejo sostenible de estas especies, aprobado en enero último.

Calificado como un instrumento de política, el Plan establece los lineamientos para la protección de estos animales y para su explotación bajo principios amigables con la naturaleza.

Entre otros resultados, la estrategia debe permitir, en un plazo razonable, llenar los vacíos de conocimiento que existen sobre estas criaturas, y sensibilizar y educar a las personas en la protección de ellos y del medio ambiente marino.

Su elaboración y puesta a punto requirieron de un arduo trabajo técnico y científico por parte de nuestros especialistas, quienes también tuvieron la colaboración de instituciones internacionales, por lo que el esfuerzo, en sí mismo, tal vez permitió dar un salto en el caudal de la disciplina que se ocupa de estudiar a nuestros tiburones y rayas.

En el mar, en la TV... en JR

El canal de divulgación científica Discovery Channel presentará hoy para el público de Estados Unidos, en el marco de su Semana de Tiburones (Shark Week, un clásico que emite desde hace 22 años —es la serie de su tipo con más tiempo en la televisión por cable de ese país y goza de una gran audiencia—), el documental Tiburones: The Sharks of Cuba.

El filme constituye un resultado audiovisual de la expedición realizada a inicios de año por expertos del Mote Marine Laboratory & Aquarium de la Florida y de varias instituciones de nuestro país, que incluyó la colocación de dispositivos satelitales a ejemplares, entre otras faenas investigativas.

La publicidad dada a la película incitó a JR a continuar con el seguimiento de un tema que viene desarrollando en los últimos meses.

Hasta ahora lo ha hecho a través de la divulgación de normativas puestas en vigor por el Ministerio de la Industria Alimentaria (Minal), organismo de la Administración Central del Estado que rectora el ordenamiento y administración de los recursos acuáticos de las aguas marítimas y terrestres de Cuba.

Ahora conversamos con Raidel Borroto Vejerano, jefe del Grupo de Regulaciones Pesqueras del Minal. Desde sus años de alumno universitario, el biólogo de 29 años de edad se ha dedicado al estudio de los tiburones, con la posibilidad de interactuar con ellos en buena parte de nuestras aguas marinas.

—¿Qué resultados van obteniendo con la implementación de las normativas del Minal para la conservación y manejo sostenible de tiburones y rayas?

—Una de las resoluciones emitidas por la Ministra fue la No. 252 de 2014, que prohibió el aleteo de tiburones, práctica pesquera difundida a nivel internacional consistente en cortar las aletas a los animales y desechar el resto del cuerpo.

«Con esta medida, que toma en cuenta las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), se cumplió con uno de nuestros compromisos internacionales; sin embargo, el aleteo no es una práctica común en Cuba, donde se usa la mayor parte del pez.

«La otra resolución, la No. 25 de 2015, Plan de acción nacional para la conservación y manejo sostenible de tiburones y rayas, ha ido logrando varios resultados. Ya se está reportando, por ejemplo, la captura de tiburones por especie.

«Antes, en las tablas de capturas se ponía “tiburones”, de forma genérica, ahora se detalla por especies, a partir de la elaboración y distribución de una guía de identificación de las especies de tiburones y rayas más comunes en la pesquería cubana (26 de tiburones y diez de rayas).

«Identificar los tiburones no es tan fácil, por eso se han estado realizando talleres especializados en las entidades pesqueras para contribuir a una mejor identificación de los ejemplares por los trabajadores.

«A partir de 2014 en el país se empezó a recopilar está información en cuatro entidades, pero el objetivo es llegar a las 12, en especial a las 36 unidades empresariales de base (UEB) que pescan estas especies. Nos permitirá recopilar un apreciable cúmulo de información para el mejor conocimiento y estudio de los tiburones y rayas».

—¿Cuál es hoy el volumen de captura de tiburones en Cuba?

—Más de cien países practican la pesca de tiburones, y la captura mundial supera las 800 000 toneladas (t) anuales. Los principales países productores son Indonesia, India, Taiwán, España y México. Según se detalla en el Plan de acción nacional de manejo y conservación de condrictios (tiburones, rayas y quimeras) de la República de Cuba, la captura de tiburón en nuestro país probablemente inició a principios del siglo XX; sin embargo, los registros oficiales iniciaron en 1959.

«En la serie histórica de producción de tiburón (1959–2014) se identifica una etapa de crecimiento (1959–1981), cuando se alcanza una máxima de 2 644 t en 1981. Durante la primera mitad de la década de los 80, esta pesquería alcanza sus niveles máximos, promediando 2 482 t durante 1980–1985; posteriormente, muestra una tendencia negativa, al disminuir a un mínimo histórico de 869 t en 1993.

«Tras un pico máximo de 1 918 t en el año 1997, la producción cae nuevamente a 546 t en 2004 y a 541 en 2005. La producción se reduce hasta 469,5 t y 487,5 t en 2012 y 2013, respectivamente, con un ligero aumento en 2014 (533,6 t)».

—¿Y las rayas?

—Según reportes oficiales, la producción de rayas comienza en 1981 con 209 toneladas. A partir de ahí se da un abrupto incremento, hasta alcanzar un máximo histórico de 3 691 t en 1986, según señala el Plan de acción nacional.

«La primera disminución importante, en la pesca de raya ocurrió en 1993, con 1 522 t. A partir de ese año se ha mantenido oscilante —entre 1 366 t y 2 193 t—, con un promedio de 1 700 t durante 1993–2014. Según el comportamiento de las pesque-rías, considero que el recurso raya es estable en Cuba, y tampoco parece estar siendo sobreexplotado.

«En conjunto, la producción histórica de elasmobranquios (tiburones y rayas) alcanzó un pico máximo de 6 049 t en 1986 y ha disminuido oscilatoriamente con picos de producción de 4 095 y 2 878 t en 1997 y 2008, respectivamente. La producción total de elasmobranquios en 2014 fue de 1 968 t».

—¿Qué función tienen los tiburones y rayas en el equilibrio de los ecosistemas marinos del archipiélago cubano?

—Además de ser recursos de gran utilidad para el hombre, también son —como señalan los diferentes estudios— de vital importancia en el mantenimiento de la salud de los ecosistemas que habitan, debido a sus características como depredadores.

«Este grupo forma parte fundamental de la trama trófica, ya que se sitúa en la cúspide de la cadena. Sin embargo, los efectos ecológicos de la eliminación de los tiburones pueden ser difíciles de investigar y cuantificar. El conocimiento reciente sugiere que el efecto de la pesca intensiva sobre sus poblaciones puede provocar alteraciones de las relaciones tróficas dentro de los ecosistemas».

—Según mis referencias, en octubre de 2009 instituciones científicas de Cuba y Estados Unidos valoraban un proyecto de ciencias marinas asociado al estudio de tiburones y de delfines. El documental Tiburones: The Sharks of Cuba es una interacción entre instituciones cubanas y el Mote Marine Laboratory & Aquarium de la Florida, incluso he sabido que usted también estuvo en la expedición...

—Ya hay una experiencia previa con instituciones científicas de Estados Unidos en esta materia. Han logrado estar en Cuba para compartir experiencias, y con el Mote Marine se ha estado trabajando en el tema de los tiburones.

«Cuba, México y Estados Unidos son los principales países con incidencia en el mar Caribe y el golfo de México, por lo que, además de necesario, los intercambios entre las tres naciones se abren. Los tiburones no conocen fronteras, tienen un impacto regional».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.