Por la ruta de la soya

La única Planta Procesadora de Soya con que hasta hoy cuenta el país, ubicada en Santiago de Cuba, es objeto de un millonario proceso de modernización tecnológica. Se prevé que en tres años duplique la producción nacional de aceite a partir de este grano

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Un millonario y necesario proceso de modernización tecnológica hará más económicos y avanzados los procesos en la única Planta Procesadora de Soya con que hasta hoy cuenta el país. Se trata de otro regalo a la economía santiaguera en el aniversario 62 de la gesta del Moncada y el medio milenio de su villa fundacional.

El ingeniero químico Omar Góngora Sánchez, director general de la Empresa.

Catorce años de explotación continua de una tecnología de segunda mano, sin piezas de repuesto ni un esquema  financiero definido para efectuar los ciclos de mantenimiento indispensables, condujeron a que la industria, inaugurada por el Comandante en Jefe Fidel Castro el 24 de octubre del 2001, redujera ostensiblemente su eficiencia y capacidad productiva.

Desde el 2004 ni siquiera se acercaba al 80 por ciento de su rendimiento. A lo anterior se sumaron los resultados de un estudio realizado en el  último trimestre del 2014, que dictaminó la paralización obligatoria e inmediata de la Planta, por razones de seguridad pues se corría el riesgo de explosión, debido a la utilización del hexano, producto químico altamente inflamable que se emplea para la extracción del aceite.

Por otro lado la planta procesadora se había vuelto muy gastadora. Según datos de especialistas del Minal, consumía aproximadamente dos millones de dólares por encima de lo que debe gastar una tecnología de este tipo como promedio anual.

La situación se hacía entonces insostenible para la industria, responsable de la extracción de la materia prima para la producción de una parte del aceite de la canasta básica del Oriente cubano; de un porciento de la harina para la elaboración del pienso animal, del H20, los texturizados y la lecitina que demandan las industrias láctea, cárnica y alimentaria de todo el país.

Renovación en marcha

El ingeniero químico Omar Góngora Sánchez, director general de la empresa, explicó a JR que la producción se detuvo en el mes de diciembre y, por la urgencia y el nivel de deterioro que presentaba el equipamiento, el Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria (GEIA) aprobó acometer la renovación a partir de enero de este año.

Hubo que improvisar sobre la marcha, recibir los proyectos y ejecutarlos al unísono, lo que provocó retrasos en la entrada de los suministros y de los constructores: brigadas de la ECOI 11, a las que se les incorporaron fuerzas especializadas del Ministerio de la Industria Alimentaria (Minal).

Se trata de una inversión que supera los 8 000 000 de CUC —la mayor emprendida este año por el Minal en el país—, que en una primera etapa moderniza el área de extracción de aceite a partir del mencionado grano.

Ello, explicó el directivo, implicó el desmontaje del equipamiento obsoleto y la instalación de una moderna y económica tecnología de la firma italiana Auricom, totalmente automatizada —que está en el estándar de producción de las más actuales—, con altísimos niveles de eficiencia y productividad, mayor calidad en términos de durabilidad en el tiempo, y garantía de dos años de piezas de repuestos, servicios y asesoría técnica.

Paralelamente, y también por necesidades de corregir el deterioro tecnológico, se construyen dos nuevos silos con sus transportadores de granos y sistemas de limpieza de entrada y salida de semilla.

Góngora Sánchez precisó que actualmente no existen dificultades con los suministros, la obra se encuentra en estos momentos al 92 por ciento de ejecución y se trabajan alrededor de 12 horas diarias con vistas a su puesta en marcha el 1ro. de septiembre próximo.

Hacia una planta completamente cubana

En una segunda etapa, prevista desde el 2016 hasta el 2018, se prevé el cambio tecnológico del área de preparación de la semilla y la línea de texturizados, lo que llevaría de 500 a mil toneladas la actual capacidad de producción de la importante empresa.

Con esta inversión el país reducirá los excesivos gastos de divisas por el consumo de fuel oil y de químicos como el hexano, con un alto valor en el mercado. Aumentará la eficiencia y la productividad, y cuando se culminen las dos etapas, se duplicará la capacidad de producción instalada, posibilitando ahorros al país en flete de barcos y en la importación de aceite y de piensos.

También al crecerse en el número de silos se aumentará la capacidad de almacenaje de la semilla, actualmente limitada a unas 15 000 toneladas del frijol.

Los productos que hoy no hacemos, el país los importa, es por eso que resulta tan importante la terminación de los trabajos en tiempo, destacó Góngora Sánchez.

El directivo de la Procesadora de Soya agregó que en aras de garantizar el buen desenvolvimiento futuro de la industria, dedican grandes esfuerzos a la capacitación de la fuerza de trabajo, un buen porciento de la cual es joven.

En este tiempo, para afectar salarialmente lo menos posible a nuestros 235 trabajadores, acotó, hemos adoptado la estrategia de reubicarlos de forma rotativa y estamos creando un esquema de asistencia técnica y capacitación,  que por lo menos en los primeros dos años de operación de la Planta nos permita ir recalificando y actualizando al personal, argumentó.

Esta empresa es de las pocas que en el país tienen licencia de importación y exportación, posibilidad que acelera los procesos de compra y venta al eliminar a los intermediarios. Asimismo, se ha aprobado un esquema financiero que nos permitirá recibir por las producciones realizadas el CUC y USD necesarios para adquirir los insumos y piezas de repuesto, eliminando el inconveniente que provoca comprar en divisa y vender en moneda nacional.

Además, concluida esta fase inicial, el salario del personal será según sus resultados, como lo estipula la Resolución 17 del 2014 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Ubicada en las cercanías de la bahía santiaguera, la Procesadora de Soya tiene también un importante reto en el cuidado del entorno, cuestión que igualmente encontrará respuesta con la nueva planta, totalmente ecológica y capaz de reciclar todo el residual, con lo que minimiza el riesgo de contaminación medioambiental.

No obstante, está aprobado en el plan del 2016, el montaje de una planta de residuales para las aguas albañales, de limpieza a la industria y de drenaje fluvial.

El proceso de modernización, que al decir del ingeniero Omar Góngora Sánchez, inserta a la industria en el nuevo modelo económico que implanta el país, en esta primera etapa le permitirá un funcionamiento estable con el 60 por ciento de sus áreas totalmente nuevas.

Igualmente posibilitará lograr una estabilidad productiva, que debe alcanzar su mayor rentabilidad para el 2018, cuando se ejecuten el ciento por ciento de las acciones previstas y concluya el proceso de reparación capital.

Sin duda, otro valioso regalo a la economía santiaguera en el  aniversario 62 de la gesta del Moncada y el medio milenio de su villa fundacional.

Obreros y especialistas de la Empresa de Diseños y Servicios del Minal, con asesoría italiana, trabajan en la construcción de nuevos silos, que aumentarán la capacidad de almacenaje de la industria.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.