Tener el mundo

Una experiencia sin igual viven pioneritas que tienen la oportunidad de participar en los debates del X Congreso

Autor:

Juventud Rebelde

Lo primero de grande que tiene un niño son sus sueños. Es como si estos los alimentaran para crecer. No tenerlos sería como estirar el cuerpo quedándose pequeños. Y esto último no les pasará nunca a Liz, Elianirsi y Laura, dos adolescentes y una niña que se destacan con sus uniformes escolares entre los cientos de delegados que colman por estos días de congreso juvenil el Palacio de Convenciones de La Habana.

Liz Amanda Cabrera Valle es alumna de noveno grado de la secundaria básica William Soler, del capitalino municipio de Centro Habana, y ya dice que quiere ser médico, mientras Elianirsi Torres Cruz, alumna de octavo grado de la secundaria básica Eduardo René Fraga, del municipio cienfueguero de Cumanayagua, se inclina por la Psicología, aunque todavía no tiene muy definida la profesión.

Viéndolas así, con tantas certezas sobre su futuro, el Maestro de todos viene a la mente. Porque José Martí dijo que «tiene el mundo quien tiene el poder de poner sobre los niños las primeras manos».

Estas pequeñas no se limitan a escuchar en los debates de estos días en La Habana, ellas participan, comparten, toman experiencias, y de esta manera se prepara el relevo natural de la Juventud Comunista.

«Cuando llegue a mi escuela, le transmitiré a mis compañeritos lo importante y bello que es ser miembro de la UJC. Y sé que ellos van a comprender todas las cosas lindas que pueden vivir, y lo que pueden aportar en bien de nuestro país», confiesa Liz.

Ella es Jefa de su colectivo y miembro de la dirección municipal de los Pioneros. Con emoción resalta: «Nunca olvidaré que pude ver de cerca a nuestro Presidente Raúl Castro y a los Cinco Héroes, esa es una experiencia para mí maravillosa».

Elianirsi sabe que por el momento tiene mucho que hacer en su escuela, donde es Jefa de colectivo: «Porque hay que trabajar en la motivación de los estudiantes para que se integren mejor a las actividades, participen, sean más protagonistas de nuestra organización pioneril», argumenta.

Ambas quisieron agradecer a la organización juvenil por el acompañamiento a los pioneros.

A esa reverencia de cariño se sumó Laura Castelló, alumna de sexto grado de la Escuela Primaria Pepito Mendoza, de Camagüey.

«Necesitamos más libros infantiles y las revistas Zunzún y Pionero, porque es una manera de ampliar nuestra cultura y conocimientos», reclama también Laura.

«Nosotros tenemos garantizados todos nuestros derechos: a la educación, a la salud, somos los más protegidos en el país, a cambio nos toca estudiar, prepararnos, ser útiles porque somos el futuro», afirma con una certeza reveladora para su edad.

Por último todas quisieron enviar un mensaje de felicitación a los niños cubanos en su Día.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.