Evalúan experimento de venta liberada de insumos agrícolas

Los principales impactos están relacionados con el incremento de entrega de tierras a 722 usufructuarios y mayores áreas limpias de marabú

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— Tras un año de la implementación de la venta liberada sin subsidio de insumos, servicios y equipamientos agrícolas de manera experimental en la Isla de la Juventud, la experiencia muestra discretos avances en la producción y otras áreas de la agricultura, aunque persisten subjetividades que limitan mejores resultados.

Según se conoció en un reciente balance de la actividad  los principales impactos están relacionados con el incremento de entrega de tierras a 722 usufructuarios y mayores áreas limpias de marabú a partir del acceso a machetes, limas, hachas, guantes y productos químicos para su eliminación.

Antonio Joaquín Pernas, delegado del Ministerio de la Agricultura (Minag) aquí, destacó la recuperación de la finca de semillas y la incorporación de algunos productores a este objetivo, para obtener de berenjena, melón, frijol, ajonjolí, quimbombó y habichuelas, certificadas por el laboratorio de Sanidad Vegetal, recientemente remodelado y equipado. En ese sentido, resalta la prestación de más de 2 000 servicios encaminados a incrementar los rendimientos.

Respecto al área de maquinado, informó que la unidad económica de base Libertad América logra incrementos de 307 700 pesos en sus ingresos por los servicios técnicos especializados, 28 de manera estable y diez por solicitud, entre los que sobresalen la reparación de motores y fundición y recuperación de equipamientos como las gradas.

Ramón Mirabal, director de la Empresa Logística Agropecuaria, aclaró que tras un año de implementación se logra ingresar a las arcas del Estado más de 54 millones de pesos hasta el cierre del mes de julio, y los productos de mayor demanda son el pienso animal y los accesorios como machete, lima, botas, mochilas, medicamentos y pesticidas.

Significó que a partir del experimento comenzaron a incrementarse los niveles de producción de manera discreta en sentido general, aunque se han obtenido resultados alentadores en productos como la carne de cerdo, de res, el huevo, la leche y los granos, este último con producciones que garantizan la demanda territorial.

Elogió la unidad que se ha generado entre los campesinos, trabajadores, usufructuarios y formas productivas con las diferentes estructuras de la agricultura y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), y el reconocimiento al esfuerzo del país con la implantación de este experimento, como plataforma futura para el desarrollo agrícola cubano.

Asimismo, ambos directivos señalaron como principales limitaciones no contar con sistemas de riego requeridos, el nulo surtido de pienso específico para el consumo animal —solo se vende el porcino— y falta de algunos medicamentos.

Como aspectos a tener en cuenta, subrayaron la necesidad de ajustar las ventas de algunos insumos y medios de trabajo, que al verse liberados, propiciaron causas y condiciones para la venta ilegal de mochilas, botas de PVC, limas, partes y piezas para la maquinaria y el pienso porcino, motivado por la existencia de cochiqueras colectivas, hoy en eliminación, que estimulaban la venta ilícita de ese alimento animal.

Para la próxima etapa, se proponen una mejor captación de la demanda de las bases productivas, tanto de los insumos que requieren como de los servicios técnicos especializados que necesitan, además, cubrir la demanda del pienso animal en todos los surtidos definidos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.