Se iza otro símbolo del restablecimiento

El secretario de Estado de Estado Unidos, John Kerry, aseguró que tener relaciones hará más fácil hablar

Autores:

Yailé Balloqui Bonzón
Nyliam Vázquez García
Enrique Milanés León

Las palabras del secretario de Estado de Estados Unidos fueron la antesala de la ceremonia de izamiento de la bandera estadounidense en manos de tres marines veteranos, quienes en 1961 habían prometido que regresarían a colocarla en ese mástil.

«Me siento en casa», «se trata de una ocasión memorable», expresó Kerry, quien ponderó la posibilidad que se abre con este paso de andar por «nuevos caminos» y reconoció el trabajo de estos meses.

«No hay nada que temer, ya que serán muchos los beneficios de nuestros ciudadanos, como conocerse mejor», apuntó el político estadounidense, el primer secretario de Estado en visitar Cuba en 70 años.

En su discurso en el patio de la Embajada, John Kerry aseguró que «el futuro de Cuba es para que sea moldeado por los cubanos», pero también señaló que EE.UU. seguirá «instando al Gobierno cubano» a lo que llamó «el cumplimiento de sus obligaciones» en relación con la ONU y habló del establecimiento de una «democracia genuina» y de «florecimiento de la sociedad civil», en una reiteración de parte de la retórica usada por Washington con relación a la Isla.

«Instamos al Gobierno cubano a facilitar el acceso de los ciudadanos a nuevas iniciativas de comercio y acceso a las comunicaciones», comentó.

«El tener relaciones normales hará que sea más fácil hablar», apuntó en otro momento, y ratificó que, como vecinos, Estados Unidos y Cuba tienen mucho de qué hablar. «Nos facilita el diálogo, incluso para hablar sobre los temas en los que no estamos de acuerdo. Sabemos que no estaremos siempre de acuerdo».

Como muestra de las nuevas posturas de su Gobierno, Kerry también ratificó la postura de la administración Obama en relación con la política de hostilidad contra Cuba. «Sabemos que el bloqueo permanece en pie y solo puede retirarse por acciones del Congreso, un paso que favorecemos con fuerza», indicó ante los aplausos de los asistentes.

Kerry agradeció a los líderes latinoamericanos que durante mucho tiempo instaron a Cuba y a los Estados Unidos para que restablecieran sus nexos. También al Papa Francisco y al Vaticano por apoyar el inicio de un nuevo capítulo en las relaciones entre nuestros países. Recordó que después de este importante paso, el Sumo Pontífice vendrá a Cuba, en septiembre próximo, para luego visitar Washington.

Aplaudo, dijo, a los Presidentes Obama y Raúl Castro por haber tenido el coraje y valor de unirnos ante una parte que se opone de manera hostil al acercamiento.

También agradeció a la subsecretaria de Estado Roberta Jacobson, quien ha trabajado al frente de la delegación norteamericana en las labores de normalización, así como a la contraparte cubana.

«Estamos seguros de que este es el momento de acercarnos los dos pueblos, no como enemigos ni rivales, sino como vecinos. Es el momento de desplegar nuestras banderas, enarbolarlas y hacer saber al resto del mundo que nos deseamos lo mejor los unos a los otros. No será fácil, pero todos confiamos en nuestras intenciones y en los contactos que hemos establecido».

Tras sus palabras se escuchó el himno de Estados Unidos y la bandera de las barras y las estrellas ondeó por primera vez en ese espacio en 54 años.

El encargado de negocios, Jeffrey DeLaurentis, agradeció también a quienes trabajaron arduamente para que llegara este día… «Hoy es el principio de un nuevo capítulo para avanzar en la normalización de relaciones», apuntó

«El camino es muy largo y arduo, pero es el correcto», mencionó el funcionario.

Al comienzo de la ceremonia, el poeta cubano-americano Richard Blanco compartió con los invitados una obra suya dedicada al acercamiento. La delegación cubana a esta actividad estuvo presidida por Josefina Vidal, jefa de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.