Un nuevo escenario, pero un bloqueo idéntico

Más del 77 por ciento de la población cubana ha nacido y crecido bajo el cerco económico que impone Washington, reafirmó el canciller Bruno Rodríguez

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Más de cincuenta años de injusto bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba, cerco, hostigamiento e intentos de asfixiar por hambre y enfermedades a todo un pueblo, es la política de Estados Unidos que hoy permanece intacta a pesar del acercamiento entre los gobiernos de Washington y La Habana.

Creciente ha sido el rechazo de la comunidad internacional a estas políticas a partir de los informes que, desde 1992, Cuba ha presentado ante Naciones Unidas y que ha contado con el respaldo de 188 naciones.

Sobre estas temáticas de actualidad para Cuba y el mundo habló este miércoles en conferencia de prensa el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, en la que presentó el nuevo informe contra al bloqueo norteamericano que la Isla someterá a votación ante los miembros de Naciones Unidas el próximo 27 de octubre.

Una política sin cambios

Luego de las medidas anunciadas por los presidentes de Cuba y Estados Unidos, Raúl Castro y Barack Obama, respectivamente, el 17 de diciembre de 2014 y la  «declarada disposición del mandatario estadounidense a involucrarse en un debate con el Congreso para levantar el bloqueo, las leyes y regulaciones que sustentan esta política, continúan vigentes y son aplicadas con todo rigor por las agencias del Gobierno de los Estados Unidos».

Así se refirió el Canciller cubano al anunciar que ya circula entre los países miembros de la ONU la Resolución «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero que impone Estados Unidos a Cuba» y que será sometida a debate y votación en la Asamblea General de Naciones Unidas el próximo 27 de octubre.

Este nuevo informe, que se suma a los que Cuba ha presentado ante la ONU desde 1992 y que han recibido rotundo apoyo por la mayor parte de los Estados miembros, parte de una actualización del texto tradicional que ha sido adoptado durante dos décadas, afirmó.

Rodríguez añadió que el documento incluye este año dos párrafos nuevos que hacen mención a la actual etapa de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y la voluntad expresada por el presidente Barack Obama para poner fin a esta política y hacer uso de sus facultades ejecutivas para modificar su aplicación.

No obstante, explicó, en los años 2014 y 2015 —períodos de diálogo y conversaciones confidenciales entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba—, el bloqueo continuó fortaleciéndose con marcado y creciente carácter extraterritorial, en particular en el ámbito financiero a través de la persecución de las transacciones financieras internacionales de Cuba y las multas extraordinarias impuestas a bancos, fundamentalmente europeos, y otras empresas por sus relaciones comerciales con la Isla.

Hasta abril de 2015 y según cálculos basados en una metodología sumamente rigurosa y exacta, los daños acumulados por el bloqueo ascienden, según el valor del oro en el mercado internacional, a 833 755 millones de dólares. Es decir, sigue moviéndose en el entorno de un millón de millones de dólares, afirmó.

A precios corrientes, el bloqueo en estas décadas ha provocado perjuicios por 121 192 millones de dólares, lo cual es una cifra exorbitante en una economía pequeña como la nuestra.

Pero el daño humanitario es mucho mayor porque, afirmó,  provoca carencias y privaciones a todas las familias, afecta a los cubanos que residen fuera de Cuba, además del hecho de que «77 por ciento de la población cubana ha nacido y vivido toda su vida bajo los crueles efectos del bloqueo y eso no puede contabilizarse».

Indicó que el impacto humanitario que dicho bloqueo provoca cada día y cada hora es extremo y no puede expresarse mediante cifras, «es una violación masiva flagrante y sistemática de los derechos humanos de todos los cubanos».

Hasta este momento, el cerco financiero no permite exportar ni importar libremente productos y servicios hasta o desde Estados Unidos, tampoco utilizar el dólar en las transacciones financieras internacionales con terceros países. No nos es posible, añadió Rodríguez, acceder a créditos privados en Estados Unidos ni en las instituciones financieras foráneas y sigue en vigor, hasta ahora, la prohibición para que los barcos que hayan tocado Cuba lo hagan en puertos norteamericanos antes de 180 días.

Pero, sin dudas, las afectaciones más lacerantes tienen lugar en la esfera de la salud pública y, en particular en el tratamiento a pacientes afectados de cáncer y citó ejemplos recientes que lo demuestran.

Esta cruel medida impide, por ejemplo, la venta de cromatógrafos de Gas Agilente 5975C, utilizados para investigaciones y diagnósticos en las áreas bioquímica, farmacéutica y médica.

El Jefe de la cancillería afirmó que el Gobierno de Cuba reconoce y aprecia lo planteado por el mandatario norteamericano a favor del levantamiento del bloqueo a la Mayor de las Antillas, y su reconocimiento de que solo ha llevado aislamiento, así como su voluntad de involucrarse en un debate con el Congreso para el fin de esa política.

Además, el Ministro de Exteriores cubano calificó como «positivas pero extremadamente limitadas» las intensiones de Obama de utilizar sus facultades ejecutivas para modificar algunos aspectos del bloqueo.

Obama tiene posibilidades ilimitadas para modificar de manera significativa las restricciones vigentes y vaciar al bloqueo de su contenido fundamental, mediante el ejercicio de sus prerrogativas ejecutivas con determinación, subrayó.

Tras el restablecimiento de los lazos diplomáticos entre ambas naciones, aisladas políticamente durante más de cinco décadas, lo que «determinará el ritmo del proceso de normalización» de relaciones será, en marcada medida, las decisiones que adopte Estados Unidos para modificar y levantar el bloqueo.

«Lo que dirá si este proceso ha tenido sentido, y yo espero que lo tenga, será precisamente el levantamiento completo e incondicional del bloqueo», resaltó el jefe de la Cancillería cubana, quien recordó que el bloqueo es una acción unilateral aplicada a Cuba y que ha afectado económica y financieramente a su pueblo, por lo que «debe ser unilateralmente levantado».

Bruno recalcó la importancia de los avances conseguidos en a partir de la reciente reunión de la reunión Cuba-Estados, considera como constructiva, respetuosa y realizada en un ambiente profesional. La cita permitió clarificar las posiciones de Cuba en el proceso hacia la normalización de relaciones que incluye, obviamente la devolución del territorio ocupado ilegalmente de la Base Naval de Guantánamo, la suspensión de las transmisiones de radio y televisión hostiles contra Cuba y la eliminación de los programas destinados a alterar el orden constitucional en Cuba.

Otro resultado importante emanado de esta reunión, apuntó Bruno, es que se haya acordado avanzar en la cooperación médica entre Estados Unidos y Cuba en relación a terceros países y en particular hacia la hermana nación haitiana.

Ya se dieron, como se informó, intercambios entre especialistas norteamericanos y cubanos en ese país en días recientes y presentaremos al gobierno de Washington una propuesta de cooperación sustancial que tenga impacto real en el sistema de salud del pueblo haitiano, apuntó.

Al finalizar su conferencia de prensa, el Ministro de Exteriores reiteró el absoluto respaldo del Gobierno cubano a Venezuela frente a las campañas de descrédito contra la gestión del presidente Nicolás Maduro. «No es posible aceptar interferencias o injerencias en los asuntos internos de Venezuela y menos en las decisiones que adopta sobre la base de todas las garantías procesales y el debido derecho por parte de su sistema judicial», afirmó.

Al denunciar la campaña contra Venezuela significó que esta forma parte de una cruzada contra los gobiernos progresistas en América Latina, en la que se involucran la derecha, los emporios mediáticos, grandes trasnacionales y organizaciones petroleras interesadas en expoliar sus recursos naturales. Subrayó que no se puede permitir la impunidad de los «actos de naturaleza ilegal, violenta y golpista» contra la democracia venezolana ni que «se ignoren los derechos de las víctimas de la violencia e intentos golpistas».

Descargue en PDF el Informe de Cuba contra el Bloqueo 2015

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.