Los frutos del crédito

Banca cubana perfecciona e incrementa financiamiento a la actividad agropecuaria estatal y no estatal

Autor:

René Tamayo León

El compromiso de la banca cubana con el sector agropecuario estatal y no estatal y su apoyo al incremento de la producción de alimentos en el país, fueron ratificados por directivas y directivos de esas instituciones, las que disponen de carteras de financiamientos que en conjunto suman miles de millones de CUP para esa actividad.

Sin liderar el otorgamiento de créditos a este sector, el Banco Popular de Ahorro (BPA), por ejemplo, ha alistado este año una línea de 1 429 millones de pesos para este objetivo —el 23 por ciento de su cartera total— según se informó en un encuentro de trabajo de esas autoridades con la prensa.

Martha Gómez, directora de Banca Corporativa del BPA, informó que su entidad tiene una morosidad (retraso de los clientes en el pago de débitos) de 0,1 por ciento, «por tanto, nuestra cartera es sana», afirmó.

La ejecutiva explicó que en 2014, los financiamientos a la actividad agropecuaria fueron de 506 millones de CUP; sin embargo, los 1 429 millones de pesos que manejaba para estos fines al cierre de octubre pasado, «ponen de manifiesto lo que hemos crecido y representó un crecimiento de 280 por ciento».

Entre los clientes fundamentales del BPA en el área agrícola y pecuaria están la empresa Cítricos Victoria de Girón, la Empresa Agroindustrial Ceballos, la Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna, y el Grupo Empresarial Logístico de la Agricultura (Gelma), además de varias empresas ganaderas.

Entre las estrategias de este banco para perfeccionar su trabajo para el sector están la capacitación de su personal, la atención personalizada a los clientes, y disponer para ellos los servicios bancarios con que cuenta y que pueden hacer más flexible y llevadero —explicó la Directora de Banca Corporativa— todo el trabajo económico, como por ejemplo, «la domiciliación de las nóminas y el uso de la banca remota como recursos que dan agilidad y mayor seguridad».

El BPA también prevé la apertura de nuevas oficinas que propicien el servicio personalizado, favorezcan las actividades de capacitación y lo acerquen más al domicilio del cliente.

En tanto, el Banco Metropolitano (Banmet), a pesar de operar solo en la jurisdicción capitalina, también dispone de una cartera de financiamiento para los productores, la cual, no obstante, no es muy utilizada, tal vez por desconocimiento o falta de cultura de los agricultores habaneros, según señaló Milagro Suazo, directora de Banca Corporativa del Banmet.

Explicó que aunque La Habana es la provincia con menos tierras cultivables del país, tiene potencialidades de cubrir no pocas demandas, para lo cual las líneas de créditos que oferta su institución pueden significar una gran ayuda.

Informó que en la periferia de la capital se asientan 88 CCS, 27 UBPC y cuatro empresas agropecuarias. Las unidades productivas de la capital dan abrigo a más de 9 000 pequeños agricultores propietarios de tierra y más de 4 000 usufructuarios. Y también están empresas del Ministerio de la Agricultura que tienen sus sedes nacionales aquí.

Como el resto de las instituciones bancarias, el Banmet puede otorgar créditos para capital de trabajo (los que se destinan a financiar los activos circulantes de las entidades productivas, comerciales y de servicios) y para inversiones.

Estos últimos son los gastos necesarios para el fomento, la renovación, la rehabilitación o «sellaje» de cultivos permanentes; para la construcción de obras rurales; para la adquisición de maquinarias, equipos e implementos; para el acondicionamiento de terrenos y mejoramiento del suelo; para la adquisición y explotación de ganado, así como para otras actividades.

BANDEC, líder del crédito agropecuario

Con más de 200 sucursales en todo el país, el Banco de Crédito y Comercio (Bandec) dispone de una cartera de financiamiento de miles de millones de CUP para créditos a las empresas agropecuarias estatales, las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), las Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA), las Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS) y para los agricultores independientes.

Manuel Tejeda Díaz, director de Banca de Empresa Agropecuaria de Bandec, informó que sus clientes superan los 50 000, entre entidades estatales, formas productivas, y campesinos propietarios de tierra y usufructuarios.

Los mayores volúmenes de sus créditos benefician las producciones de grano, tabaco, caña de azúcar, carne y leche.

Como el resto de las instituciones bancarias, de acuerdo con lo determinado por el Banco Central de Cuba (BCC), aplica tasas de interés del cinco por ciento anual a los créditos para capital de trabajo —pudiéndose incrementar o disminuir estas en dos por ciento—; y de siete por ciento anual a los créditos para inversiones, tasas de interés que también pueden aumentarse o rebajarse en dos por ciento.

Tejeda Díaz informó también que las tasas de interés para créditos a usufructuarios de tierras son de tres por ciento anual durante los dos primeros años del contrato de usufructo. Después de ese plazo se aplican las previstas para el sector campesino y cooperativo. No obstante, si el crédito inicial es para cinco años, por ejemplo, se mantiene la tasa de interés al tres por ciento.

El Banco adicionalmente podrá aplicar comisiones de hasta el uno por ciento en dependencia del riesgo, la no utilización del préstamo o por renegociación o reestructuración.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.