Diálogo y contraste desde la academia

«El evento llama a los comunicadores en general: profesionales, académicos e investigadores, a pensar más en aquellas promesas del necesario derecho a la comunicación y a la información, que todavía hoy no se ha conquistado»

Autor:

Anays Almenares

Del 7 al 11 de diciembre se celebra en Cuba, en el capitalino Palacio de las Convenciones, el VIII Encuentro Internacional de Investigadores y Estudiosos de la Información y la Comunicación, cuyo empeño principal es aunar el debate y los saberes en torno a estos tópicos. Este año la cita se concentra en cuatro ejes fundamentales, de los que se desprende el trabajo en comisiones.

Los puntos primordiales son Política, industria y autorregulación de la información, la comunicación y la cultura; Descolonización, identidad cultural y tecnologías de la información y la comunicación; Crítica y emancipación en los estudios de la información, la comunicación y la cultura; y Tejido social, alteridad y sostenibilidad de la información, la comunicación y la cultura.

Para conocer a mayor profundidad acerca de los detalles de este evento, sus antecedentes y motivaciones, Juventud Rebelde conversó con la Doctora Hilda Saladrigas, Presidenta del Comité Científico del encuentro y Jefa del Departamento de Comunicación Social, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

-¿Cómo surge ICOM?

«En el año 1996 tiene su primera edición, que fue un intento de comenzar a discutir lo que se estaba haciendo en el campo de la comunicación en Cuba, en un período tan complejo como la década del noventa. En ese momento se convoca a que todas las universidades, carreras y demás piensen en fórmulas que les permita acercarse a una realidad que circunda a la Isla, que es América Latina, en primera instancia, y el plano internacional. Por otra parte, debíamos contrastarnos con otros contextos.

«Para la fecha mencionada, la Facultad de Comunicación se encontraba con un plan de estudios renovado, con una nueva nomenclatura en Comunicación Social. Teníamos ya abierta la Maestría en Ciencias de la Comunicación, con condiciones para dialogar y buscar referentes en Latinoamérica, de los cuales estuvo distanciada durante mucho tiempo.

«Otro motivo del surgimiento fue la necesidad de captar algunos ingresos que permitieran financiar determinadas actividades académicas. Y queríamos también que el mundo viera que Cuba tiene una práctica de investigación y docencia con sus características propias. Así nace ICOM, de forma modesta, con la concesión de que se realizara cada dos años.

«De esa manera se hizo hasta el 2006, etapa en el que se produce una especie de impase, porque se estaba cocinando que se celebrara en el país el 13er Congreso de la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social (FELAFACS), como en efecto sucedió en el mes de octubre de 2009. Esto se logra, en gran medida, gracias a la labor que ICOM estaba estableciendo.

«Y no es hasta 2013 que no se vuelve a convocar a este Encuentro de Investigadores y Estudiosos de la Comunicación, en el cual tuvimos la oportunidad de homenajear a uno de los grandes del campo académico como es Manuel Martín Serrano, con la condición de profesor invitado de la Universidad de La Habana. Y, por supuesto, se mantiene el reto de las ediciones bienales.

«Así se lanzó el ICOM 2015, al que estamos abocados en su realización, y que se hermana con la Unión Latina de Economía Política de la Información, la Comunicación y la Cultura (ULEPICC), una organización emergente, pero con cierta solidez y una postura muy clara en temas de comunicación contra-hegemónica».

- ¿Cuál es la relevancia para la Comunicación en Cuba que se celebren eventos de esta magnitud?

«En la Isla ya existe un campo consolidado a nivel nacional, que se enriquece y madura con estos encuentros. Desde aquí se puede contar con una contraparte cubana al mismo nivel que las foráneas, sin falsas modestias. Nuestra academia ha crecido, con un programa de doctorado que alcanza a todo el país y que ha formado a más de sesenta doctores, tanto locales como internacionales, incluyendo académicos y personas en la práctica del oficio; y una Maestría que ha graduado a más de ochocientos profesionales de la comunicación en el giro.

«Significa que continuaremos estructurando el campo de la docencia y la investigación en Cuba. Se trata de un espacio para dialogar, debatir, encontrar consensos y también disentir. Actualmente es importante para nosotros tener la posibilidad ofrecer esta plataforma para cubanos y extranjeros con ideas que aportar.

«La Isla vive momentos neurálgicos de transformación y de actualización de su modelo socio-económico y cultural, y la comunicación es un agente dinamizador de esos procesos. Y ha logrado un nivel de centralidad que ya trasciende en muchos de los medios masivos y pasa a otros espacios, que son institucionalizados, más comunitarios, a veces intangibles, potenciados por las nuevas tecnologías.

«Cuba tiene un modelo social diferente al del resto del mundo, de inclusión, participación, reconocimiento, de legitimación, por lo que debe servir de puente con otras naciones. ¿Por qué ocultar nuestras fortalezas y debilidades? Los logros deben ser exhibidos y pueden sumar a los demás. Y los fracasos pueden ser también puestos sobre la mesa, porque de alguna manera aprendemos de las mejores experiencias.

«Y este congreso permite eso, porque se lanza con una mirada crítica a lo que acontece en el Sur. Llama a los comunicadores en general: profesionales, académicos e investigadores, a pensar más en aquellas promesas del necesario derecho a la comunicación y a la información, que todavía hoy no se ha conquistado».

-¿Qué singulariza a la edición de este año en cuanto a propósitos y objetivos?

«En comparación con años anteriores este tiene mayor alcance, ya que se ha propuesto estructurar mejor sus agendas investigativas, y con ello, sin estar fuera de las tendencias internacionales, concertar metas más centradas en aquellos aspectos que relacionan los procesos de comunicación pública con su sociedad, y el compromiso que tiene con ella y con sus ciudadanos. Y, por tanto, en la formación de una capacidad crítica para realizar tales procesos en lo que estamos implicados como habitantes de cualquier país.

«Por esa razón tiene como eje fundamental la Economía Política de la Comunicación y la Información, del que se desglosan los otros cuatro en los que se realizará el trabajo en comisiones. Además de que tenemos la necesidad de un diálogo transdiciplinar desde el punto de vista científico y académico, lo que representa mezclar saberes, áreas de estudio que en ocasiones de mantienen desconectadas.

«ICOM 2015 está poniendo en la misma palestra, a la vez, a los que realizan y laboran en el campo de la información con toda su gama de matices, como pueden ser la gestión documental, conservación y recuperación, la gestión en organizaciones, el trabajo de cara a las nuevas tecnologías, el periodismo comprometido, crítico, más ciudadano, en todos los medios y soportes de manera transmedial, y con una comunicación social de carácter amplio, que concilia a las diferentes aristas y gamas de la institucional que en otros países están dispersadas. Nosotros tenemos una propuesta integradora de conocimientos y disciplinas.

«Por otro lado, el número de participantes que se avizora, la cantidad de ponencias enviadas y de países involucrados es muy amplio. Así como la presencia y el acompañamiento en nuestro lado de proyecciones científicas de grandes personalidades del ámbito de la comunicación y la información, como lo son los teóricos franceses Armand y Michelle Mattelart; el portugués Armando Malheiro; Graham Murdock, de Inglaterra; Ángel Badillo, presidente de la ULEPICC; Francisco Sierra, actual presidente del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL); y otros prestigiosos investigadores de naciones como Estados Unidos, Brasil, Colombia, México, hasta de Asia».

- Por parte de Cuba, ¿quiénes están implicados en la realización de este evento?

«Entre los auspiciadores se encuentran el Ministerio de Educación, la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, las organizaciones que son un brazo para nuestro trabajo: la Unión de Periodistas de Cuba, la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, la Sociedad Cubana de Información y la Asociación Cubana de Bibliotecarios.

«Por supuesto, colabora también en este congreso la Unión Latina de Economía Política de la Información, la Comunicación y la Cultura, que estará haciendo una sesión de trabajo importante, por lo que hay muchos participante y delegados que vienen a presentar sus ponencias en el eje principal del encuentro, mencionado con anterioridad».

-¿Cómo se vinculan estudiantes y profesores de la Facultad de Comunicación con ICOM 2015?

«Como lo han hecho siempre, pues históricamente el evento ha sido una construcción entre alumnos y educadores. En una de las ediciones los estudiantes tuvieron una intervención directa en las exposiciones. En esta ocasión, un grupo seleccionado entre las tres carreras (Periodismo, Comunicación Social y Ciencias de la Información) tienen la oportunidad de asistir como partícipes plenos, y son los que han tenido una labor meritoria durante sus años lectivos.

»Los principales ponentes y participantes sí son profesionales, y los estudiantes vinculados suelen ser maestrantes o doctorantes, pero Cuba le da espacio también a alumnos de pregrado, sobre todo aquellos que han obtenido premios en actividades científicas estudiantiles y los que se han destacado en sus prácticas de producción.

«También se ha previsto que algunas de las grandes figuras que están invitadas, como los esposos Mattelart, Armando Malheiro, Graham Murdock y Enrique Sánchez Ruiz, realicen un intercambio en la propia facultad, como una sesión extramuros del congreso. Esto es también un rasgo común de ICOM, el ir a las aulas y compartir con los que no pueden asistir a los predios del evento».

- ¿Cuáles son las proyecciones para ICOM 2017?

«Ya es un hecho que sucederá, y decirlo así es una gran responsabilidad. Tras haber realizado ediciones como la de 2013 y la actual no queda otro remedio que asumir el compromiso y el reto como autoridad académica y profesional que es la Facultad de Comunicación. En la clausura del presente encuentro será lanzada la convocatoria para el IX Encuentro Internacional de Investigadores y Estudiosos de la Información y la Comunicación».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.