Inclinar la balanza hacia lo bello y lo profundo

Jóvenes de Granma debatieron sobre la necesidad de llegar, desde el buen arte, a las profundidades espirituales de las personas

Autor:

Osviel Castro Medel

BAYAMO, GRANMA.— ¿Antes del paquete no existían la banalidad y la vulgaridad? La pregunta la formuló con toda intención el joven escritor Héctor Luis Leyva, durante el debate generado en la asamblea provincial de la Brigada de Instructores de Arte José Martí.

Él mismo se respondió: «Por supuesto que sí». Y señaló que es demasiado ingenuo tratar de encontrar un culpable moderno de la chabacanería, pues ese fenómeno tiene ya décadas y era visible antes de surgir los llamados productos enlatados y las nuevas tecnologías.

No le falta razón al joven porque en los inicios de la década del 90 del siglo pasado, cuando lo foráneo no había calado demasiado en esta sociedad, surgió un pegajoso estribillo que, para criticar ese flagelo, decía: «Son chabacanos, chabacanería… Hay que desmayar que se pasa de rosca».

Héctor deslizó en la reunión otras claves del asunto, vinculadas con el arte como antídoto contra lo que él denomina «paradigmas negativos». Expuso, por ejemplo, que los instructores de arte necesitan ser «un paquete», culturalmente hablando, que transmita valores, despierte la sensibilidad y se incline hacia lo bello y lo profundo.

En esa cuerda de pensamiento, agregaba que resulta chocante ver a un instructor que enseña a bailar danzón a los niños de una escuela y, minutos después, al llegar a su casa, amplifica a todo volumen el peor reguetón.

Su mensaje se enlazó con el de Lorianne Rodríguez, directora de la Escuela Profesional de Arte Manuel Muñoz, quien subrayó que un miembro de la Brigada José Martí debía tener una constante sed de superación, de estudio, de deseo de conocer el contexto de su actuación.

Estas intervenciones y la de Yanira Rodríguez, del municipio de Yara, dieron pie a las palabras de Joan Cabo Mijares, miembro del Buró Nacional de la UJC, quien apuntó que es precisamente por la cultura donde más se ataca a la nación, que vive un momento crucial por las nuevas circunstancias surgidas después de cambios internos y externos.

Los miembros de la Brigada en Granma también tocaron un tema recurrente como las pocas investigaciones comunitarias, herramientas imprescindibles para saber qué quiere consumir el público de los barrios y también para orientar su gusto estético.

En el encuentro, la viceministra de Cultura, Kenelma Carvajal, y la miembro del Buró Provincial del Partido, Carmen González, exhortaron a los 1 326 brigadistas de Granma a buscar intencionalidad en sus actividades y a homenajear durante el año 2016 el 90 cumpleaños de Fidel y el aniversario 60 del desembarco del yate Granma.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.