Del Congreso a la transformación - Cuba

Del Congreso a la transformación

A más de dos años del VIII Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria, se evidencia una tendencia al fortalecimiento de la organización en lo referido a las tareas de participación, convocatoria y comunicación, pero todavía quedan temas pendientes en cuanto al funcionamiento y otros asuntos. Estos elementos serán abordados en el Consejo Nacional Ampliado de la FEU

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Todavía con insatisfacciones entre sus miembros, la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) avanza en el cumplimiento de los acuerdos de su VIII Congreso, a más de dos años de celebración de esa cita. Lo demuestran los planteamientos e inquietudes realizados en el amplio proceso de debate que ocurrió hasta fines de año en cada estructura de la organización joven más antigua de Cuba.

Tras una valoración del proceso de discusión poscongreso celebrado a nivel de brigada, facultades, sedes, filiales y universidades, se evidencia una tendencia favorable al fortalecimiento de la organización en lo referido a las tareas de participación, convocatoria y comunicación, pero todavía quedan temas pendientes en cuanto al funcionamiento y otros asuntos, que requieren de un apoyo institucional.

Si algo ha distinguido lo realizado hasta la fecha es que el cumplimiento de los acuerdos —a cualquier nivel e independientemente de a quién correspondiese dar respuesta— no ha quedado en palabras, sino que ha contado con las iniciativas y el aporte de todos los estudiantes, así como con las particularidades de los territorios, con el fin de lograr resultados en el camino trazado por la Federación.

Así lo valoró recientemente Jenniffer Bello Martínez, presidenta de la FEU, quien señaló que se ha logrado un buen sistema de revisión, seguimiento y tratamiento a las principales dificultades que afloraron durante el Congreso, y no dejar morir el espíritu de discusión y cambios será  divisa del Consejo Nacional Ampliado de la FEU que hoy comienza.

Más cerca de los estudiantes

El encargo del presidente de brigada en guiar el trabajo de la FEU y contribuir a la búsqueda de soluciones a los planteamientos de sus miembros, la necesidad de participar en los colectivos de año y potenciar más actividades y acciones comunitarias, siguen estando entre los reclamos de los integrantes de la organización joven más antigua, según se constató en los debates ocurridos.

En entrevistas, por ejemplo, con estudiantes de varias universidades capitalinas tras participar en sus asambleas poscongreso, se evidencia además falta de conocimiento de lo que se ha hecho durante este tiempo, cuando muchos de los acuerdos tienen su real cumplimiento en la base con la implicación de los miembros de la Federación.

Resulta esencial revisar de manera crítica lo que se hace desde el aula, en función de alcanzar una representación auténtica de la membresía y un funcionamiento orgánico, apuntó Nadia Díaz, de la Universidad de La Habana, quien llamó a conseguir más transparencia en las actividades y procesos que desarrolla la organización, para que sus miembros confíen en ellos.

Otto Hernández, alumno de quinto año de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba, señaló que es vital asumir como palabra de orden la de sumar, partiendo del ejemplo de los líderes en cada lugar, y la conducción por estos del alumnado mediante tareas concretas y medibles, donde no falte el dinamismo en lo que se hace.

Estudiantes del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría reconocieron que cada miembro de la brigada es responsable de cuanto sucede a su alrededor y debe implicarse más a fondo en los problemas, a la vez de exigir en los espacios donde esté la solución a sus inquietudes.

Las reuniones de brigadas han cambiado en su formalidad, pero tienen que seguir ganando en ser el sitio ideal para exponer nuestros principales planteamientos y sugerencias, y en ese sentido convertirse en un espacio natural de debate, más atractivo y dinámico, que se parezca a sus estudiantes, destacaron.

Otros logros que reconocieron los educandos, por ejemplo de Villa Clara y Matanzas, es el perfeccionamiento de la docencia, la preparación ideológica, la atención a los movimientos universitarios, así como los ciclos de investigación científica estudiantil y la recreación. En consonancia, subrayan los aportes de la modificación de la Resolución 210, que norma los procedimientos de asistencia a clases y la Resolución del Premio al Mérito Científico.

Impacto en la comunidad

La comunidad y la FEU han sido durante este tiempo un ente indisoluble, lo que evidencia la profunda vocación social que ha acompañado a la organización desde sus tiempos de fundación. Y es que una veintena de proyectos de impacto social se han concretado a partir de los proyectos científicos de las carreras y sus líneas de investigación, así como de las necesidades de cada provincia.

En el caso específico de las especialidades de Ciencias Médicas, señaló Anabel Treto,   presidenta de la FEU en la Universidad de esa rama en Villa Clara, las misiones están relacionadas con la higiene comunal, el enfrentamiento al dengue, a las enfermedades diarreicas agudas, al consumo de sustancias tóxicas, así como fomentar la higiene bucal.

Erisel Díaz Fernández, presidente de la organización en la Universidad José Martí, de Sancti Spiritus, reiteró la significación de favorecer el intercambio entre la academia y otras entidades afines al perfil de cada una de las carreras, pues desde ahí se posibilita la participación activa de los universitarios en la actualización del modelo económico.

La participación en calidad de observadores durante las elecciones parciales y en el proceso de rendición de cuenta del delegado a sus electores, las verificaciones fiscales en las empresas y entidades de los territorios como parte de la X Comprobación Nacional al Control Interno, así como la contribución en dos ejercicios nacionales del proceso Sin tregua contra las indisciplinas sociales fueron tareas en las cuales se involucraron los universitarios.

Además, la incorporación de más de mil estudiantes, integrantes del Movimiento de Alumnos Ayudantes Frank País, a la impartición de docencia en las secundarias básicas, preuniversitarios y centros de la enseñanza técnica profesional para paliar el déficit de profesores en diez provincias del país.

También los educandos se han implicado en el proceso de integración que desarrolla la Educación Superior y en todos sus cambios. En consonancia, Josué Ernesto Hernández Pozo, presidente de la FEU en la Universidad de Oriente, centro que recientemente se sumó a este proceso, apuntó que entre todos tratan de construir la nueva universidad, y que la FEU se ha implicado a fondo en esta nueva misión.

Hemos tenido que ajustar los procesos de la organización, adecuar las estructuras y preparar a los dirigentes estudiantiles para que conduzcan nuestros procesos en este nuevo contexto; sin embargo se logra una Federación más integral, que con estudiantes de diferentes especialidades puede aportarle una mirada más fresca y con nuevas voces, afirmó.

Para seguir andando

En el debate cotidiano de los universitarios siguen pendientes asuntos vinculados a las condiciones materiales de las residencias estudiantiles, el acceso a las redes sociales, el déficit de bibliografía en ciertas carreras, la transportación hacia las universidades, así como acabar de ajustar las cuerdas flojas en cuanto a las prácticas preprofesionales y la ubicación laboral.

Reconocieron una mejoría en lo referido a los medios de computación, tanto en equipamiento como en conectividad, en correspondencia con las posibilidades reales del país, con una mejor situación en las universidades de los ministerios de Educación y Salud Pública, con respecto a la existente en los meses de Congreso.

Cherly Vegas, alumna camagüeyana de la Facultad de Ciencias Aplicadas a la Industria, señaló que aunque se ha ampliado el ancho de banda, todavía no se logra la inserción en las redes sociales como plataforma fundamental de reproducción simbólica de la realidad de los jóvenes, que no se puede quedar vacía.

Aunque existe una aceptación por parte de los estudiantes en las transformaciones de los planes de estudio y en la concepción de los cursos optativos y electivos, estos deben adecuarse más a las preferencias y necesidades de los propios alumnos y el territorio, consideró Mario Rodríguez, de la Universidad de Matanzas, quien también estimó que se debe propiciar mayor atención a los grupos científicos.

Otros temas pendientes, según el Presidente de la FEU en la Universidad de Oriente, es lograr diversificar el consumo cultural dentro de las universidades. En tal sentido deben concebirse propuestas novedosas con el Ministerio de Cultura al existir el convenio de la FEU con ese organismo, y con el talento artístico y deportivo-juvenil convertir las universidades en verdaderas plazas de arte.

No hay dudas de que todo cuanto haga la organización tiene que acompañarse de una campaña comunicativa. Por ello se ha diseñado Vive la FEU, una iniciativa que al decir de Ania Terrero, presidenta de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, institución que lideró esta campaña, no resuelve del todo las dificultades de divulgación que posee la organización, pero sí es un buen paso de avance y enseña las formas en que los estudiantes pueden participar, ser parte y vivir esta etapa de su vida.

Con las pilas bien cargadas los integrantes de la FEU han demostrado que «para los jóvenes comprometidos con su época, todo tiempo es corto para hacer». Sin embargo, nada de lo logrado y lo mucho que resta por hacer, tendría verdaderos resultados si a quienes tienen que encauzarlo no les sigue acompañando el espíritu inquieto y transformador, ni se continúa con un seguimiento constante y a fondo de los acuerdos, como hasta ahora.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.