Por una Brigada a tono con su tiempo

¿Cómo se ve el quehacer de la Brigada de Instructores de Arte José Martí? ¿Cómo será su futuro? Esas fueron algunas de las interrogantes planteadas en asamblea por quienes pertenecen a ese movimiento cultural en Sancti Spíritus

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

SANCTI SPÍRITUS.— ¿Cómo se ve el quehacer de la Brigada de Instructores de Arte José Martí (BJM)? ¿Cómo será su futuro? Esas fueron las interrogantes que movieron el pensamiento de quienes pertenecen a ese movimiento cultural aquí, durante la celebración de su asamblea provincial.

Las preguntas formuladas con espontaneidad por Alexander Hernández Chang, instructor de la especialidad de Artes Plásticas, al auditorio representante de los más de 900 integrantes de la BJM en Sancti Spíritus, encontraron respuestas desde distintos puntos de vista.

Él mismo, a partir de su experiencia y como presidente provincial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), reconoció que aunque se han logrado avances desde la génesis del movimiento hasta la actualidad, se precisa aclimatar más el trabajo a todos los procesos de cambio que vive el país, los cuales inciden en la cultura cubana.

Por ello, alertó, se deben modificar las estrategias de trabajo, ya que el instructor resulta un ente fundamental no solo en la formación de los diferentes gustos estéticos, sino en educar a seres humanos integrales capaces de comprender los más complejos procesos políticos, económicos y sociales.

En una cuerda de pensamiento similar se movió la intervención de Duniesky Contreras Madrigal, quien fue el primer presidente de la Brigada de Instructores de Arte José Martí en el territorio. Reconoció que se necesita redimensionar los escenarios de actuación del movimiento, para no solo circunscribirlo a las escuelas.

Hoy, añadió, no siempre se logra aprovechar las potencialidades que brindan las instituciones educacionales convertidas en centros culturales de la comunidad, pues se llega a ellas con ideas que intentan solucionar los problemas a raíz de la insuficiente cobertura docente y no explotamos las potencialidades que existen en esos espacios y que son, realmente, sus verdaderos rasgos identitarios.

Sin embargo, alertó, solo seremos capaces de revertir esas formas de actuación cuando también se transformen las estrategias de superación de los propios instructores, quienes deben vincularse más a las instituciones y a los especialistas más capacitados.

Por su parte, Lillitsy Hernández Oliva, instructora de teatro, significó que en el actual contexto espirituano las palabras de orden de la BJM son unidad, fortalecimiento e integración, porque en la actualidad los resultados de la labor de los instructores han traspasado los perímetros de las escuelas y casas de cultura.

Sugirió que deben proseguir en la búsqueda de formar unidades artísticas con un trabajo atractivo, sugerente y acorde con los intereses de los públicos, para lograr una mayor presencia en la programación cultural de cada territorio.

Uno de los ejemplos más recientes que logró aunar a instructores de todas las manifestaciones y público en predios espirituanos, ha sido la iniciativa Con mi brigada en tu comunidad. Esta permitió que se insertaran en una misma escuela quienes forman parte de la brigada y quienes ya decidieron abandonarla, pero desde sus nuevas funciones apostaron por transformar culturalmente su entorno, explicó Mairely González, presidenta de la BJM en el municipio de Sancti Spíritus.

A su juicio, la experiencia permitió contrarrestar la compleja situación de la cobertura docente, fortaleció el trinomio familia-escuela-comunidad y demostró las debilidades en las metodologías utilizadas hasta entonces.

En el encuentro de los instructores de arte en Sancti Spíritus, fue reelegido Emilio Toledo Mirabal como presidente provincial de la BJM y se reconoció individualmente a quienes más se han destacado y a las instituciones que más han apoyado el trabajo desplegado. También se dialogó sobre el éxodo de los profesionales a otros sectores mejor remunerados, realidad que lacera el trabajo del movimiento.

De acuerdo con Félix Delgado Barizonte, recién llegado de cumplir misión en Venezuela, urge diseñar una propuesta atractiva para lograr un mayor compromiso y sentido de pertenencia para con la Brigada de Instructores de Arte.

No podemos olvidar a quienes decidieron quedar en el camino —aseguró—, sino que tenemos que integrarlos con propuestas sugerentes para sentirnos útiles todos, porque esta profesión, como dijo nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, en 2004, es la encargada de formar patriotas y revolucionarios de excelencia en el arte.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.