Regresan las aves a la Bahia de La Habana

La bahía de la Habana ha logrado reducir la contaminación y con ello ha propiciado el regreso de peces, pelícanos y otras especies autóctonas que prácticamente habían desaparecido del lugar

Autor:

Juventud Rebelde

Los expertos cubanos sostienen que en el último decenio, se ha logrado reducir entre un 50% y un 60% la contaminación en la bahía de la Habana, lo que propició el regreso de peces, pelícanos y otras especies autóctonas que prácticamente habían desaparecido del lugar.

Dentro de la bahía, está el puerto de La Habana, uno de los más abrigados de América —llamado Carenas en la época colonial—, al que los buques ingresan desde el mar abierto por un angosto canal protegido por las fortalezas coloniales de La Punta, el Morro y San Carlos de la Cabaña, que cada día son visitadas por cientos de turistas.
Se trata de 5,2 km2 de espejo de agua con una profundidad media de 9 metros, contaminados por desechos industriales y comunitarios que arrastran el río Luyanó y sus afluentes, Martín Pérez y Arroyo Tadeo. También por los pluviales de la ciudad.
En Guanabacoa, está la refinería de petróleo Ñico López, que opera desde hace casi seis décadas, que tiene una gran chimenea de la que emerge permanentemente una columna de humo negro, visible desde buena parte de la ciudad.
En 1998, comenzó un programa de saneamiento de la rada, a cargo del Grupo de Trabajo Estatal de la Bahía de La Habana (GTE-BH), que ha logrado algunos avances. El GTE-BH sigue trabajando «en la caracterización de las aguas residuales provenientes de las 99 fuentes que vierten sus desechos (en el agua) y provocan daños en ese entorno», en 2012 se logró reducir «un 30% del total que se derrama», en comparación al año anterior.
El gobierno planea retirar la refinería de la bahía y mudar la actividad mercante al puerto de Mariel, a 50 kilómetros al oeste de La Habana, donde el grupo brasileño Odebrecht está construyendo un «megapuerto» que costará 1000 millones de dólares, la mayor obra de infraestructura emprendida por el presidente Raúl Castro desde que asumió el mando en 2006.
El traslado no se debe solo a consideraciones ambientales: es que el canal de acceso a la bahía ha quedado estrecho para los grandes buques portacontenedores.
El puerto de La Habana quedará entonces reservado para los cruceros y los yates, lo que permitirá potenciar el turismo, segunda mayor actividad económica de la isla después de la venta de servicios profesionales.
Todas estas labores propiciaran al crecimiento de la fauna marina y por consiguiente también al de la población de aves marinas en el entorno de la Bahía de La Habana
Aquí exponemos algunos datos curiosos sobre los pelicanos y una serie de fotos tomadas en la rada habanera.
Hábitat de los pelícanos
Siendo animales tan hermosos, te alegrará saber que el hábitat de los pelícanos es muy variado. Salvo en la Antártida y por razones obvias, viven en todos los mares del mundo. Basta ir a una costa y allí los veremos, confundiéndose entre los ruidos del mar y las gaviotas.

Los expertos cubanos sostienen que en el último decenio, se ha logrado reducir entre un 50% y un 60% la contaminación en la bahía de la Habana, lo que propició el regreso de peces, pelícanos y otras especies autóctonas que prácticamente habían desaparecido del lugar.

Dentro de la bahía, está el puerto de La Habana, uno de los más abrigados de América —llamado Carenas en la época colonial—, al que los buques ingresan desde el mar abierto por un angosto canal protegido por las fortalezas coloniales de La Punta, el Morro y San Carlos de la Cabaña, que cada día son visitadas por cientos de turistas.

Se trata de 5,2 km2 de espejo de agua con una profundidad media de 9 metros, contaminados por desechos industriales y comunitarios que arrastran el río Luyanó y sus afluentes, Martín Pérez y Arroyo Tadeo. También por los pluviales de la ciudad.

En Guanabacoa, está la refinería de petróleo Ñico López, que opera desde hace casi seis décadas, que tiene una gran chimenea de la que emerge permanentemente una columna de humo negro, visible desde buena parte de la ciudad.

En 1998, comenzó un programa de saneamiento de la rada, a cargo del Grupo de Trabajo Estatal de la Bahía de La Habana (GTE-BH), que ha logrado algunos avances. El GTE-BH sigue trabajando «en la caracterización de las aguas residuales provenientes de las 99 fuentes que vierten sus desechos (en el agua) y provocan daños en ese entorno», en 2012 se logró reducir «un 30% del total que se derrama», en comparación al año anterior.

El gobierno planea retirar la refinería de la bahía y mudar la actividad mercante al puerto de Mariel.

El traslado no se debe solo a consideraciones ambientales: es que el canal de acceso a la bahía ha quedado estrecho para los grandes buques portacontenedores.

El puerto de La Habana quedará entonces reservado para los cruceros y los yates, lo que permitirá potenciar el turismo, segunda mayor actividad económica de la isla después de la venta de servicios profesionales.

Todas estas labores propiciaran al crecimiento de la fauna marina y por consiguiente también al de la población de aves marinas en el entorno de la Bahía de La Habana

Aquí exponemos algunos datos curiosos sobre los pelicanos y una serie de fotos tomadas en la rada habanera.

Hábitat de los pelícanos

Siendo animales tan hermosos, te alegrará saber que el hábitat de los pelícanos es muy variado. Salvo en la Antártida y por razones obvias, viven en todos los mares del mundo. Basta ir a una costa y allí los veremos, confundiéndose entre los ruidos del mar y las gaviotas.

 

Las alas de los pelícanos

Las alas de los pelícanos resultan un verdadero tesoro para estas aves. Son tan grandes que pueden abrirse hasta alcanzar los cinco metros. Con ellas logran elevarse o caer en picada hasta los 3000 metros de distancia.

¿De qué se alimentan los pelícanos?

Básicamente, los pelícanos se alimentan de peces y crustáceos. Pero también pueden engullir anfibios e incluso pequeñas tortugas. Lo interesante del proceso es que, luego de retenerlas en el pico, expulsan el agua y se tragan enteras las presas.

¿Cómo es el cortejo de los pelícanos?

Para aparearse los pelícanos cortejan a sus hembras abriendo y cerrando sus picos; además, lanzan al aire peces o ramitas. Ambos, el pico y la bolsa que le cuelga pueden cambiar de coloración. Hay muchos colores en dependencia del tipo de pelícano, pero siempre son tonos brillantes y magníficos.

¿Cuánto pesa un pelícano?

Era de esperar que animales tan grandes pesaran su poco y es cierto, los pelícanos se cuentan entre las aves más pesadas del mundo. Aun así, su esqueleto representa una décima parte del peso total de sus cuerpos.

La pesca de los pelícanos

Los pelícanos suelen pescar en grupo. Sus picos tienen receptores que les permiten distinguir a los peces bajo el agua, incluso si esta es oscura y apenas se ve. Con las alas baten el agua y atraen a las víctimas hacia la superficie; una vez allí, las sacan con el pico. En las mandíbulas poseen una especie de garfio que les permite agarrar el alimento y hasta lanzarlo al aire y tragárselo de un solo viaje.

Con estos interesantes curiosidades sobre los pelícanos podrás hacerte una idea de lo asombrosas que resultan aves tan gigantescas, que parecen querer habitar en todas las costas del mundo, literalmente, contra viento y marea.

Y sobre las gaviotas

Las gaviotas son aves excepcionales puesto que tienen adaptaciones evolutivas más que espectaculares. En comparación con muchas otras especies de aves, las gaviotas poseen alas muy largas, las cuales les permiten maniobrar de forma única. No solo esto, sino que al ser un ave marina, generalmente se encuentra lejos de fuentes de agua dulce. Para ello, las gaviotas poseen un complejo sistema de filtraje en su organismo que les permite beber agua salada y convertirla en agua potable desde su interior.

Existen gaviotas enormes y gaviotas muy pequeñas

En términos de tamaño, las gaviotas varían mucho entre una especie y otra. Así, la gran gaviota de torso negro (Larus marinus) mide aproximadamente 1,5 metros de largo con sus alas extendidas, mientras que, por otro lado, la gaviota pequeña (Larus minutus), apenas alcanza el medio metro.

Gaviotas muy raras

En el mundo entero se conocen 44 especies de gaviotas diferentes, todas ellas con características muy particulares y diferentes entre sí. Dentro de esta cantidad, podemos encontrar algunas especies realmente increíbles, por ejemplo, la llamada gaviota de la lava (Leucophaeus fuliginosus), una gaviota que se ha adaptado para habitar en regiones volcánicas y su plumaje es completamente negro.

(Textos del portal Cubasí y www.batanga.com)

Fotos: Rafael Romero Blanco

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.