Las cubanas: hijas de la estirpe de mujeres como Ana Betancourt (+ Fotos)

Recuerdan el Aniversario 115 del fallecimiento de Ana María Betancourt Agramonte

Autor:

Yahily Hernández Porto

Camagüey. Guáimaro. — Esta ciudad, cuna de la Constitución de la República de Cuba; testigo fiel de la grandeza de Ana María Betancourt Agramonte, volvió a recordar, este 7 de febrero, a la gigante femenina, quien adelantada en el tiempo y animada por aquellos trascendentales hechos, su esposo y amigos de causa, proclamó la igualdad de la mujer en la sociedad cubana, cuatro días después de promulgada la Constitución, el 10 de abril de 1869, en tierra guaimareña.

Al igual que en la noche de aquel 14 de abril de 1869, este domingo, las valientes palabras de Ana volvieron a estremecer a los cientos de guiamareños, quienes convocados por la historia se dieron cita en acto solemne, para rememorar el Aniversario 115 de su fallecimiento y homenajear a la excelsa mujer, quien desde el verbo encendido y comprometido proclamó: «Ciudadanos: aquí todo era esclavo; la cuna, el color, el sexo. Vosotros queréis destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir. Habéis destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. Llegó el momento de libertar a la mujer».

En el mausoleo que guarda sus restos, en sitio aledaño al Museo de la Constitución, jóvenes, estudiantes, adolescentes, pioneras, trabajadoras, federadas, camagüeyanas, el pueblo de esta localidad, la recordó.

El ejemplo de Ana Betancourt y su entrega al amor y a la patria ha comprometido a generaciones jóvenes con su legado, con su lucha por la igualdad de la mujer y por la libertad de la patria, dijo Diané Carrazana Santos, pionera de 14 años de edad, quien recibió el carné de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), de manos de Teresa Amarelle Boué, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y secretaria general de la FMC, en el país.

Amarelle Boué, ratificó además el compromiso de las cubanas por mantener y defender sus conquistas, desde el Triunfo de la Revolución, el primero de enero de 1959. «Es nuestro deber trabajar con entusiasmo y creatividad, para consolidar la unidad y estimular el optimismo que nos han permitido avanzar, multiplicar el ejemplo de Ana Betancourt y nuestra presencia y participación activa en la actualización del Modelo Económico Cubano».

Aseveró la vigencia del actuar de esta sobresalienta camagüeyana , quien prefirió las vicisitudes de la manigua, junto a su esposo, Ignacio Agramonte Mora, las persecuciones de los soldados españoles y hasta el maltrato de sus captores, antes de pedirle a su amado su rendición. «Y es que esa es de la estirpe de las que estamos hechas la cubanas», afirmó.

Confirmó que sobre esa riqueza histórica, aportada por miles de cubanas, se funda la FMC bajo el empeño de la plena incorporación de las mujeres a todos los sectores de la sociedad, que garantizan la igualdad derechos, oportunidades y posibilidades entre mujeres y hombres.

«La FMC —expresó— desde sus inicios asumió el reto de materializar la lucha reivindicadora que inició Ana Betancourt en esta tierra y que ejemplarmente continuaron Vilma, Celia, Haydeé, Melba, y muchas más cubanas. «Ellas —ratificó— no solo extendieron la lucha, sino que inspiraron a generaciones de cubanas».

Recordó la importancia de la creación por el Comandante en Jefe Fidel Castro y Vilma Espín —eterna presidenta de la FMC— del proyecto emblemático de la Escuela para Campesinas, que llevó el nombre de esta camagüeyana, la cual celebra los 55 años de su primera graduación, el próximo mes de abril.

Aseguró que las féminas en Cuba representan el 66 por ciento de la fuerza técnica y profesional, y que los logros en materia de derechos y oportunidades de las federadas resultan una conquista social sin precedentes en toda la región.

Ratificó la enseñanza y empuje para el combate de la mujer cubana, en las palabras expresadas por Vilma Espín, en la ceremonia de traslado de los restos de la insigne patriota, hacia el mausoleo erigido a su memoria, el 10 de abril de 1982: «Que tiemblen los enemigos de un pueblo donde cada mujer es un soldado de la patria».

Durante el homenaje 56 muchas en representación de las más de mil de toda la provincia se les otorgó el carné de arribantes a la FMC, de manos de sus familiares, y mujeres destacas en su trayectoria recibieron el reconocimiento de todo su pueblo.

En la ceremonia, presidida además por Jorge Luis Tapia Fonseca; miembro del Comité Central del PCC y su primer secretario en la provincia e Isabel González Cárdenas; presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Camagüey, el Ballet Folclórico de Camagüey, dirigido por el maestro Reinaldo Echemendía, estrenó la pieza, Tu voz en mi canción, dedicada a Ana Betancourt Agramonte y el Coro de Camagüey interpretó obras emblemáticas como El Mambí y La Bayamesa.

 

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.