Mambisitos reviven su historia en Casa de la Constitución

Con bríos pioneriles, la avanzada mambisa de Maceo y Gómez hacia Occidente cabalga otra vez en tierra agramontina

Autor:

Yahily Hernández Porto

Camagüey.— Fieles al legado de Antonio Maceo y Máximo Gómez, la caballería agramontina del siglo XXI asaltó su historia en tierras de la Casa la Constitución, como nombró José Martí a Guáimaro.

Muy temprano en la mañana, la invasión pioneril tunera llegó a esta ciudad, donde Maceo combatió en la Guerra Grande y donde durante la Invasión, se detuvo en la zona conocida como Loreto de Vialla.

«A Guáimaro se le prendió candela antes de que cayera en manos españolas: esa es una muestra de la estirpe guaimareña. Aquí también se firmó la primera Constitución de la República de Cuba en Armas, Céspedes fue investido como primer presidente cubano y Ana Betancourt proclamó la emancipación de la mujer», expresó el historiador Desiderio Borroto Valdés, en el Parque de la Constitución, donde se relevaron los pioneros que reeditan la columna invasora.

Como la caballería de Ignacio Agramonte, los guaimareños de las nuevas generaciones cabalgaron junto al pueblo por las calles de su ciudad.

«Este pueblo, sus jóvenes y pioneros se glorifican al sentir nuevamente una historia que no muere. Y allí, para evidenciarlo, está la caballería de mambisitos, quienes en homenaje a los 55 años de la Organización de Pioneros José Martí, lideran y reeditan la Invasión de Oriente a Occidente en suelo patrio y mambí», dijo Yanixia Rivero Góngora, primera secretaria de la UJC en este territorio.

Otros cientos de pioneros se sumarán a esta invasión multicolor en Camagüey, pues la columna llegará a lugares de gran significado histórico para la gesta invasora, como La Yaya, La Matilde, Ciego de Najasa, Consuegra, Antón, El Divorcio, San Jerónimo, Ciego Escobar y Piedrecitas, sitio donde el relevo avileño continuará la marcha.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.