Profunda mirada a la ética universitaria

Ofreció el teólogo brasileño Frei Betto conferencia Formación humanista de los profesionales

Autor:

Margarita Barrios

«El principio fundamental del valor de la ética es hacer de nuestra vida semillas para que todos tengan vida, y a plenitud. Fidel es un hombre que ha dado su vida para los demás. Cuando montó en el Yate Granma o subió a la Sierra Maestra no pensó yo voy a vivir, y ser dirigente de un país; sino que pensó voy a liberar a un pueblo y quizá voy a morir en esta lucha. Y gracias a Dios está vivo, y va a completar 90 años».

Así expresó el teólogo brasileño Frei Betto a la prensa, luego de concluir su conferencia en el Congreso Internacional Universidad 2016, la cual dedicó especialmente al líder histórico de la Revolución en ocasión de su próximo cumpleaños.

«Los grandes hombres y mujeres de la historia de la humanidad son como Jesús, que han hecho de su vida un don para que otros tengan vida, y quiero acotar que ningún líder político, desde el siglo XIX hasta hoy, ha vivido tantos años», destacó.

Al preguntarle su opinión sobre los cambios que ocurren en las relaciones entre nuestro país y el Gobierno de Estados Unidos, y el papel que debe asumir la Universidad en ese contexto, afirmó: «Cuba está en un momento de cambios sociales, económicos, y la Universidad tiene que dar una respuesta en este momento, tiene que preguntarse cómo con esos cambios va a preservar el socialismo. Cómo evitar el choque entre el tsunami consumista que viene del acercamiento a Estados Unidos con la austeridad cubana, revolucionaria y socialista.

«Va a haber un choque, y la Universidad tiene el papel de ayudar a pensar, reflexionar sobre ese desafío que es muy importante para preservar las conquistas de la Revolución».

En la conferencia, titulada Formación humanista de los profesionales, Frei Betto argumentó que las  universidades capitalistas están volcadas a la formación de mano de obra calificada para el mercado; mientras el propósito de esas instituciones en los países socialistas debe ser formar a profesionales en condiciones de responder a las demandas de la población.

«Por eso resulta necesario que la Universidad se someta siempre a un proceso permanente de autocrítica. Que se pregunte si es una isla del saber indiferente a las necesidades reales del país, o una fábrica capaz de dotar a la nación de herramientas teóricas y prácticas para solucionar los problemas que la afectan.

«Cuba cuenta con una modalidad de extensión universitaria que, por su alcance, no tiene paralelo en el mundo, que se manifiesta en la solidaridad internacional de sus profesionales, en especial sus médicos y maestros.

Ese humanismo, afirmó, debería ser la estrella polar de nuestras universidades, capaz de señalar el rumbo de todas las investigaciones científicas, los inventos tecnológicos, la formación de profesionales y de hombres y mujeres dedicados a la política y a la administración pública».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.