Distribuidas en Cuba más de medio millón de biblias en los últimos años

El fortalecimiento de los vínculos entre el Consejo de Iglesias de Cuba y la Comisión Bíblica nacional con la fraternidad de Sociedades Bíblicas Unidas (SBU) estuvo entre los objetivos de la primera visita a la Isla de Mike Perreau, director general mundial de esa institución, con sede en Londres

Autor:

René Tamayo León

El fortalecimiento de los vínculos entre el Consejo de Iglesias de Cuba y la Comisión Bíblica nacional con la fraternidad de Sociedades Bíblicas Unidas (SBU) estuvo entre los objetivos de la primera visita a la Isla de Mike Perreau, director general mundial de esa institución, con sede en Londres.

A las SBU están integrados 150 países, aunque su colaboración se extiende a 200 Estados, señaló Perreau en encuentro con la prensa. «Nosotros tenemos —explicó— un mandato simple: “La Palabra de Dios para todos”. Es decir, que todos tengan acceso a la Biblia, que cada persona que quiera leerla tenga la oportunidad de tenerla».

Fundadas hace casi dos siglos y medio, las SBU mantienen una sistemática colaboración con Cuba desde la década de los años 60 del pasado siglo, un intercambio que se ha acrecentado a partir de 2003, cuando la Comisión Bíblica nacional, que suministra la Biblia a las diferentes denominaciones religiosas del país, incluidas la católica, las ortodoxas y las evangélicas, inició la campaña Un millón de Biblias para Cuba, la cual ha permitido ya la distribución de poco más de medio millón.

Las SBU tienen la misión —agregó Perreau— de proveer Las Escrituras en los soportes impresos y también en el digital —que es tan cercano a los jóvenes—, así como en el idioma que la gente habla en cada lugar.

De los alrededor de 6 000 idiomas reconocidos, la Biblia está traducida a 2 000 y se trabaja para llevarla a otros 2 000 más, informó.

El Director General Mundial de las SBU dijo sentirse impresionado por el trabajo conjunto entre las diferentes iglesias en Cuba y la labor de las casas de culto, lo que confirmó con su visita del pasado viernes a Santiago de Cuba, en cuya catedral está instalada ahora, luego de pasar por La Habana, la muestra itinerante internacional Exhibición del Museo de la Biblia.

«Allí —comentó— tuve la oportunidad de intercambiar con monseñor Dionisio García Ibáñez, arzobispo de Santiago de Cuba y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos, sobre el trabajo entre ellos, el Consejo de Iglesias de Cuba y demás denominaciones».

El diálogo de Mike Perreau con la prensa se realizó en la sede del Consejo de Iglesias de Cuba, donde su presidente, el reverendo Joel Ortega Dopico, destacó que «la visita del Director General de las SBU se produce en un momento muy especial, caracterizado por el crecimiento del movimiento de iglesias en el país, como parte de la libertad religiosa que hay en Cuba, y ese crecimiento —afirmó— necesita de biblias».

Las SBU, a través de la Biblia, expresó Ortega Dopico, han ayudado también al trabajo unido de las iglesias en Cuba y de la sociedad. Agregó que «todas las grandes personalidades de nuestra historia, aunque no hubieran sido practicantes de la fe, fueron y son personas que dominan la Biblia y que han seguido sus valores y lecciones de una u otra forma».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.