Un gran paso en el acercamiento

La visita oficial del presidente Barack Obama, que ha tenido la cobertura directa de más de 1 500 periodistas de medio centenar de países y la enorme repercusión mediática que se esperaba, concluirá hoy

Autores:

Yailé Balloqui Bonzón
Marylín Luis Grillo
Enrique Milanés León
Juana Carrasco Martín

En el primer día de visita oficial del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, este lunes, participó en un cúmulo de actividades y fructíferos encuentros que tuvieron como clímax el recibimiento oficial por el Presidente cubano, General de Ejército Raúl Castro, para sostener conversaciones a puertas cerradas que luego fueron comentadas a la opinión pública mundial.

Luego de dos encuentros anteriores de ambos presidentes —en Panamá en abril de 2015 y en Nueva York en septiembre del propio año— Obama y Raúl se saludaron y conversaron unos instantes antes de iniciar la ceremonia oficial de recibimiento. Los Himnos nacionales de cada nación abrieron la actividad para luego pasar revista a la guardia de honor, formada de acuerdo al protocolo.

Posteriormente, Raúl saludó a cada uno de los integrantes de la delegación estadounidense y le fueron presentados a Obama los dirigentes cubanos que forman la representación de la nación anfitriona. El Presidente saludó también a los componentes de la guardia ceremonial.

Minutos antes, Obama había rendido homenaje al Héroe Nacional cubano, José Martí, en el complejo monumental de la Plaza de la Revolución, donde depositó una ofrenda floral acompañado por Salvador Valdés Mesa, vicepresidente del Consejo de Estado de la República de Cuba.

A continuación, el mandatario estadounidense recorrió el Memorial, que recoge aspectos de la vida y obra del Apóstol, quien vivió los últimos 15 años de su vida en Estados Unidos, desde donde unió a los patriotas de la Isla para llevar a cabo la «Guerra necesaria» para derrocar al régimen colonial español. Antes de abandonar el Memorial, Barack Obama firmó el Libro de los visitantes distinguidos.

Más de dos horas duró el encuentro oficial entre los dos mandatarios en el Palacio de la Revolución, al término del cual leyeron declaraciones en las que delinearon elementos para una nueva relación.

En su discurso, el Presidente cubano reconoció, entre otros aspectos, los avances para la normalización de las relaciones, proceso iniciado el 17 de diciembre de 2014, y reiteró los obstáculos que dificultan su feliz completamiento: el bloqueo y la ocupación ilegal de un pedazo de Guantánamo en el que sigue establecida una base naval contra la voluntad del pueblo cubano.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba no concluyó su declaración sin antes reiterar su agradecimiento a Barack Obama por visitar la Isla y afirmó que Cuba seguirá avanzando en los próximos meses por el bien de nuestros pueblos y países.

En ese mismo tono se mostró el visitante al agradecer al pueblo y Gobierno de Cuba por la acogida a él, su familia y su delegación.

En la cervecería de la Avenida del Puerto de La Habana  tuvo lugar un Foro de empresarios de las dos naciones donde también participó el Presidente norteamericano junto con miembros de su delegación e importantes personalidades cubanas. Allí intercambió y pudo conocer las posibilidades de negocios en la mayor de las Antillas y el posible establecimiento de vínculos con sus pares norteños.

Convocado por la Cámara de Comercio de Cuba (CCC), el Foro fue escenario donde el mandatario reconoció que «la forma en que podemos ayudar a los cubanos es que el Congreso levante el bloqueo».

Campesinos, peluqueros, científicos, diseñadores, doctores, entre otros, dialogaron con un atento Obama, que escuchó, preguntó y se interesó por las experiencias de cada uno de sus interlocutores.

Paralelamente, otros miembros de la delegación de Barack Obama a esta visita a Cuba realizaron en La Habana actividades que les permitieron dar otros pasos de acercamiento en el largo camino de la normalización de relaciones bilaterales, lo que pasa por el conocimiento de las realidades propias y de las personas que las viven en uno y otro contexto.

La visita oficial del presidente Barack Obama, que ha tenido la cobertura directa de más de 1 500 periodistas de medio centenar de países y la enorme repercusión mediática que se esperaba, concluirá hoy. En horas de la mañana se espera pronuncie un discurso dirigido al pueblo cubano, desde el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

La estancia del mandatario tendrá como cierre su asistencia a un juego de béisbol entre el equipo Tampa Bay Rays y una selección de peloteros cubanos conformada para la ocasión, un reflejo fiel del potencial de avance en la cooperación que ambos países atesoran en los elementos culturales y sociales que los identifican.

El presidente Obama firmó el libro de visitantes del Memorial, luego de rendir el debido homenaje a Martí, y antes de entrar al Palacio de la Revolución para reunirse con su homólogo cubano, Raúl Castro. Allí escribió: «Es un gran honor rendir tributo a José Martí, quien diera su vida por la independencia de su país. Su pasión por la libertad y la autodeterminación se mantiene viva en el pueblo cubano».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.