No es una cuestión de raza, sino de justicia

Presidente del Parlamento de San Vicente y las Granadinas ofrece conferencia sobre indemnizaciones por el genocidio nativo y la esclavitud africana, en la Casa del Alba Cultural

Autor:

Aymara Massiel Matos Gil

«La esclavitud fue, es y seguirá siendo un crimen de lesa humanidad», reafirmó hoy el señor Jomo Thomas, presidente del Parlamento de San Vicente y las Granadinas, durante una Conferencia sobre indemnizaciones  por el genocidio  nativo y la esclavitud africana, impartida en la Casa del Alba Cultural en La Habana.

En el marco de la conmemoración del Mes de la Herencia Nacional en ese país caribeño, el también Presidente del Comité de Indemnizaciones de esa nación explicó que Gran Bretaña, Francia y Holanda tienen una deuda con los pueblos del Caribe por los daños ocasionados durante el período de colonización, cuyas secuelas siguen aún vigentes.

Jomo Thomas dijo que existen argumentos sólidos para reclamar una compensación, no sólo de índole económica, sino también moral, por todo lo que representó ese triste período en la historia de nuestros pueblos, y las consecuencias que aún hoy se perciben.

Los crímenes de lesa humanidad no prescriben, por tal motivo, el parlamentario apeló a la solidaridad de los países de la región, que también sufrieron la tragedia de la esclavitud y la colonización, y no solo estos, sino también a nivel mundial, porque como señaló el embajador sanvicentino en Cuba, el señor Dexter Rose, «no es una cuestión de raza, es una cuestión de justicia».

Refiriéndose al caso particular de su país, dijo que las autoridades británicas fueron cómplices de este crimen y que se beneficiaron económicamente de ello: cuando vemos la situación actual en la que viven las sociedades holandesa, francesa e inglesa, y la comparamos con  la que viven nuestros países caribeños, vemos que existen marcadas diferencias, su riqueza costó la sangre de los esclavos africanos, manifestó.

Aunque explicó que ya existe cierta resistencia por parte de esos países europeos, respaldados por el gobierno de los Estados Unidos, a reconocer que tienen una deuda con estos pueblos,Jomo Thomas tiene fe en que «este será el siglo de las compensaciones» por los daños producidos en la etapa de la esclavitud.

Es por ello que «aprovecharemos cada espacio que se nos brinde para reclamar este derecho», dijo el legislador, y resaltó la necesidad de educar a nuestros pueblos a partir de la historia: tenemos que saber quiénes somos, de dónde venimos, porque mientras más conozcamos nuestros orígenes, más nos comprometeremos con ellos, agregó.

Thomas explicó que, en primera instancia, prevén un diálogo con las naciones europeas responsables de la colonización en la región del Caribe, con el objetivo de lograr un entendimiento, si esto no fuera posible, entonces apelarían a la Corte Internacional de Justicia para establecer una demanda formal.

La primera Conferencia Regional sobre indemnizaciones fue organizada por San Vicente y las Granadinas en el año 2013, y contó con la participación de delegados de los Estados miembros de la Comunidad del Caribe (CARICOM) y de otros países invitados de la región.

El evento, que estuvo  dirigido fundamentalmente hacia Inglaterra, Holanda y Francia, incluyó condenas al genocidio de las poblaciones autóctonas y de  los africanos traídos como esclavos,   así como el robo de tierras y de las riquezas de los países colonizados.

Ese mismo año, los países miembros del CARICOM dispusieron de una Comisión de Indemnizaciones a través de la cual exigieron compensaciones a las naciones que se beneficiaron con la esclavitud y el genocidio que perpetraron en la región del Caribe.

En ese entonces se explicó que estas reivindicaciones no buscan un enfrentamiento con la sociedad europea actual, ya que fueron las clases dominantes predecesoras quienes cometieron atrocidades contra los pueblos nativos y quienes se enriquecieron a su costa, no obstante es necesario compensar a los caribeños por el trato inhumano al que fueron sometidos nuestros antepasados, quienes fueron privados de su libertad y del derecho a la vida.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.