Regalo telúrico y elegante

Presidió José Ramón Machado Ventura la Gala por el aniversario 55 de la Victoria de Girón y el 7° Congreso del Partido Comunista de Cuba. Los asistentes se deleitaron con una propuesta artística llena de símbolos

Autor:

Alina Perera Robbio

Fino, diverso, bellísimo ha sido el regalo de la Gala que, en la noche de este viernes, disfrutaron los delegados e invitados al 7° Congreso del Partido Comunista de Cuba, cita que hoy abre sus sesiones de análisis y compromiso con el futuro de la nación.

En la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba, los presentes se deleitaron con una propuesta artística muy bien pensada, de rigor, donde inevitablemente se viajaba a las raíces más fuertes y cristalinas de la historia patria. A través de imágenes, poesía, cantos, bailes diversos, la Isla parecía abrirse el pecho de donde brotaba lo que más nos conmueve: la grandeza de los hombres y mujeres que nos han nacido en el camino de la lucha. Seres como Martí, Mella, el Che; tantos jóvenes que lo fueron dejando todo en el anhelo de un país digno.

Llena de símbolos, telúrica y a la vez elegante, la Gala por el aniversario de Girón y el 7° Congreso del Partido nos mostró la belleza que habita en las jóvenes generaciones cuando encarnan lo heroico, lo creativo, lo esperanzador.

Sobre el escenario, mientras desfilaban las escenas de un indiscutible talento, hubo que recordar que todo lo allí visto es el fruto espiritual de la Revolución: las voces de los locutores, la maravilla interpretativa de los cantores, la altura del ballet clásico o la espectacularidad de Danza Contemporánea de Cuba. O, como el símbolo más depurado, las manos adolescentes de un pianista acompañando imágenes de nuestra resistencia, rostros donde se condensa el sentido de la batalla infinita, como el de Fidel.

El amor y la libertad, dos armas infalibles, parecían haberlo atravesado todo: estaban lo mismo en la frase del Apóstol tan bien pronunciada y que es raíz —«El Partido Revolucionario Cubano es el pueblo cubano»—, que en las interpretaciones magistrales de notas musicales de combate, incluidas las del Himno Nacional. Un Congreso tan definitorio como este merecía un pórtico así.

Obraron el prodigio la actriz Corina Mestre y el actor Fernando Hechavarría, la soprano Bárbara Llanes, la Banda Nacional de Conciertos dirigida por Igor Corcuera, el Conjunto Folklórico Nacional, el trovador Eduardo Sosa, la Orquesta Miguel Faílde, el pianista Rodrigo García Ameneiro y el cantante Augusto Enríquez. También hay que agradecer a Danza Contemporánea de Cuba, los bailarines Viengsay Valdés y Patricio Revé, la mezzo soprano María Felicia Pérez, el tresero Pancho Amat y el trompetista Yassek Manzano.

El auditorio estuvo acompañado por el Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Machado Ventura; los miembros del Buró Político Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Ramiro Valdés Menéndez, Esteban Lazo Hernández, Marino Murillo Jorge, Salvador Valdés Mesa, Leopoldo Cintra Frías, Álvaro López Miera, Mercedes López Acea y Adel Yzquierdo, así como por otros dirigentes del Partido y del Gobierno, y de organizaciones de masas y organismos.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.