Por una mayor salud medioambiental

La utilización de las vinazas, derivadas del proceso productivo del alcohol, en el riego de las plantaciones de caña, distingue el trabajo de Sancti Spíritus en el cuidado, conservación y protección del medio ambiente

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

SANCTI SPÍRITUS.— La utilización de las vinazas, derivadas del proceso productivo del alcohol, en el riego de las plantaciones de caña, distingue el trabajo de esta provincia en su constante cuidado, conservación y protección del medio ambiente.

Según declaraciones de Néstor Segundo Álvarez Cruz, jefe de la Unidad de Medio Ambiente (UMA) en Sancti Spíritus, ya se pone en práctica ese programa en el central Melanio Hernández, de Tuinucú, considerado un gran productor de residuales por contar con dos procesos: el de azúcar y el de alcohol.

Explicó que gracias al uso de las tuberías soterradas alrededor del ingenio y mediante un carro cisterna se puede regar el producto en alrededor de 450 hectáreas.

De esa forma, agregó, se obtienen plantaciones con mejor calidad y se aprovechan los residuales.

Igualmente, con el fin de proteger y cuidar el medio ambiente en Sancti Spíritus, dijo Álvarez Cruz, se trabaja intensamente en la eliminación de las fuentes contaminantes que afectan las de abasto de agua a la población.

Por ello, añadió, se exige el cumplimiento de las inversiones, a fin de lograr en el 2020 declarar el territorio libre de fuentes contaminantes.

Otra muestra de la constancia de la provincia en este aspecto se evidencia en las acciones de educación ambiental, relacionadas con la contaminación y la protección de la biodiversidad y los suelos.

Se aspira, de acuerdo con el Jefe de la UMA en Sancti Spíritus, llevar polígonos integrales de suelos a todos los municipios, así como alcanzar en los próximos cuatro años la cifra de 16 áreas protegidas, lo que significa alrededor del 30 por ciento del territorio.

Igualmente, resultó significativa la arrancada en Siguaney de la industria, única en la región del Caribe, que efectúa el proceso de reconversión y quema de sustancias agotadoras de la capa de ozono.

Próximamente se evaluará su efectividad y se exigirá, tras determinar cuáles son las entidades que emiten determinados tipos de contaminantes y sus cantidades exactas, el cumplimiento del proceso de gestión para reducir sus índices. Solo cuatro provincias en el país lo han logrado cumplimentar.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.