Un espacio para comerciar

En conferencia de prensa se abordaron las características y posibilidades del Caribe para el intercambio económico

Autor:

Marylín Luis Grillo

Con una posición estratégica entre el norte y el sur del continente americano, los países cuyas costas son bañadas por el Mar Caribe se confirman como un importante activo para las relaciones comerciales, no solo entre ellos mismos, sino también con el resto del mundo, afirmó José Chaple, director de Política comercial para América Latina y el Caribe del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba.

José Chaple, director de Política comercial para América Latina y el Caribe del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba.Foto: Abel Rojas Barallobre

Durante una conferencia que impartió este viernes en la Sala de Prensa del Hotel Habana Libre y dentro del marco de la 7ma. Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), Chaple aseguró que la región es en estos momentos una significativa zona de oportunidades económicas.

Se trata de una región geográfica bien delimitada, que comparte una historia e identidad común, además de numerosos puertos que posibilitan una comunicación marítima efectiva.

Ante tales circunstancias se han desarrollado grandes proyectos infraestructurales que sitúan a la AEC como espacio de referencia para el comercio mundial y que apoya las exportaciones e importaciones de sus países miembros. Es el caso del Canal de Panamá, la Zona Especial de Desarrollo Mariel y otras infraestructuras actuales y perspectivas como el Canal de Nicaragua, comentó el directivo.

Pero la situación del Caribe impone retos a la par de oportunidades, pues son países en desarrollo con herencias coloniales y neocoloniales que generan impactos actuales, así como con asimetrías económicas entre unos y otros.

Todo ello impone encontrar nuevos productos para el intercambio dentro de economías que fueron durante mucho tiempo prácticamente monoexportadoras y crear un espacio económico más integral que potencie el comercio, las inversiones y el negocio conjunto para el aprovechamiento de las redes comerciales que se han ido formando desde finales del siglo pasado, detalló.

Para Cuba, se trata sin duda de su región estratégica, dijo Chaple. En los dos años anteriores, el conjunto de la AEC fue, dentro de América Latina y el Caribe, con quien más comercio se estableció, dando un total de 80 por ciento en 2014 y 75 puntos porcentuales en 2015.

Mientras, en parámetros mundiales, el Caribe ocupó el 34 y 25 por ciento en 2014 y 2015, respectivamente, del comercio cubano global, con un índice decreciente entre un año y otro producto del descenso del comercio internacional y no por factores que competen a la calidad de las relaciones.

Entre los 25 miembros y ocho asociados de la AEC, cifra esta última que se podrá incrementar durante la actual Cumbre, Cuba tiene como importantes socios comerciales a Venezuela, México, República Dominicana, Colombia, Costa Rica, Guatemala y El Salvador, entre otros.

Chaple especificó que la Mayor de las Antillas exporta principalmente medicamentos, ron, tabaco y productos intermedios de la industria del acero, al tiempo que importa combustibles, envases, aceites industriales y de consumo, y otros productos intermedios de la industria ligera y, de forma más reciente, cervezas, en especial la dominicana.

«La balanza comercial cubana es deficitaria en materia de bienes, es decir, se importa más de lo que se exporta, lo cual se compensa con el envío de servicios y de materias primas», aseveró el funcionario, quien también fue representante de Cuba en la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).

La colaboración cubana tiene a la región del Caribe como un destino preferencial: más de 20 000 becados de la zona estudian en la Isla y existen más de 38 000 colaboradores prestando ayuda en estas naciones.

Existe además en el Caribe una estrecha red de acuerdos comerciales, dentro de la cual Cuba tiene establecidos vínculos económicos formales con casi todos los integrantes de la AEC, excepto con cinco países.

Igualmente, dada la poca paridad de las economías caribeñas, se les ha dado un trato preferencial a aquellos países que se ubican en posiciones más desventajosas, como son los miembros plenos y asociados de la Organización de Estados del Caribe Oriental: Antigua y Barbuda, la Mancomunidad de Dominica, Granada, Santa Lucía, Federación de San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Montserrat, Anguila e Islas Vírgenes Británicas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.