La unidad y la paz van juntas y constituyen requisitos indispensables de nuestra existencia

Intervención de Alfred Marie-Jeanne, Presidente del Consejo Regional de Martinica, durante la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Gracias por este encuentro decisivo que tiene resonancia internacional, aseguró Alfred Marie-Jeanne, Presidente del Consejo Regional de Martinica, durante su intervención en la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, donde destacó el papel de la unidad y la paz para asegurar los principales objetivos que se han propuestos los países de la región.

Tenemos muchos problemas que resolver entre todos y hay que tener la valentía para solucionarlos, dijo Marie-Jeanne. «La inmovilidad sería una renuncia y retroceder al mismo tiempo en los objetivos comunes que ya hemos conquistados, por ello la cooperación debe estar en el centro de nuestro pensamiento», afirmó.

Al abordar el papel de la unidad en el desarrollo sostenible dijo que esta no se logra por decreto, se construye poco a poco. «La unidad significa la capacidad de luchar, unidad quiere decir compartir principios, valores, objetivos y principios comunes y exige propiamente un compromiso de todos los pueblos».

En tal sentido reconoció que en el Caribe tenemos —ejemplos concretos de esa unidad, pero el de Cuba —que a pesar de su bloqueo económico, comercial y financiero ha trabajado por fortalecer la capacidad de algunos de nuestros territorios en temas de educación, deporte, salud, junto a su abnegación es halagüeño aplaudirlo.

Nuestra unidad pasa pro la comprensión mutua de los desafíos reales de desarrollo sostenible, el cambio climático que afecta actualmente a los territorios insulares y el fortalecimiento de nuestra cooperación, apuntó el Presidente del Consejo Regional de Martinica, la vez que añadió que nuestra unidad para emprender acciones con el fin de limitar las huellas ecológicas deben estar en el centro hoy mas que nunca de nuestras preocupaciones.

La ayuda en este sentido es bienvenida pero no debe provocar el dominio de nuestros territorios ni el sometimiento. Debemos experimentar un nuevo modelo que se base en nuestra historia, que garantice el diálogo y la paz verdadera para avanzar en los objetivos propuestos, dijo.

Alfred Marie-Jeanne apuntó que debemos tener una reacción apropiada ante las amenazas, los riesgos, los desastres naturales, las epidemias y el terrorismo. «Por ello es esencial que se hagan iniciativas, pues la unidad y la paz van juntas y constituyen requisitos indispensables de nuestro existencia. Y eso lo lograremos en el seno de la AEC», expresó.

Igualmente, el mandatario rechazó la arremetida imperial contra el Gobierno y pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, a la vez que pidió al Presidente cubano trasmitir un saludo a su hermano, el líder histórico de la Revolución Fidel Castro Ruz.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.