La recordista de La caoba - Cuba

La recordista de La caoba

Una coneja se convirtió en la mayor paridora de su Unidad Cunícula: nada más y nada menos que hasta ¡14 crías por parto!, cuando la media resulta unos ocho en este centro

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— El nombre le viene del lugar desde donde llegó un día para convertirse en una recordista absoluta de la Unidad Cunícula La caoba, perteneciente a la entidad de Servicios de la Empresa Azucarera villaclareña.

Todo empezó después de un intercambio de razas de conejas entre Santiago de Cuba y Villa Clara. De aquí le enviaron la denominada Chinchilla, de mediano tamaño, de ojos negros y pelo de tonalidad gris y acentos claros y oscuros. Esta, que es más resistente a enfermedades, logra un buen crecimiento y conversión de la comida en carne.

De allá llegó la California, especie que resulta alta reproductora, poseedora de un pelaje del cuerpo blanco, oscuro o negro en sus extremidades, orejas y hocico.

Entonces uno de los cuidadores de ella y de otras 99 reproductoras no dudó en ponerle la Santiaguera a esta coneja que les daría la tremenda sorpresa con partos asombrosos.

En nuestro país existen otras razas, pero estas dos mencionadas son, quizá, las que más abundan de estos nobles mamíferos, de una carne de alto valor nutritivo, rica en proteínas y bajo nivel de colesterol. Tampoco existe otra especie animal que produzca tanta carne en un espacio tan reducido. Además de aprovecharse sus pieles, también sus excretas son un abono orgánico de calidad con gran contenido en nitrógeno y fósforo.

Pero volviendo a la Santiaguera, se puede decir que esta se convirtió en la mayor paridora de la Unidad Cunícula. Nada más y nada menos que hasta ¡14 crías por parto!, cuando la media resulta unos ocho en este centro.

Según textos de especialistas consultados, puede haber camadas de diez a 12 nacimientos, lo cual confirma la excepcionalidad de esta coneja, que ha tenido más de un parto de 14.

Rogelio Echevarría, operario agropecuario, se siente orgulloso de contar con ella. «El porqué pare tanto no lo puede explicar. Son cosas de la naturaleza, una excepción», razona.

Todos los conejos y conejas reciben el mismo tratamiento. Las naves de crías y ceba están relucientes, signo evidente de la higiene. La alimentación es sobre la base de pienso con miel y forraje.

En realidad, todos los mamíferos se ven robustos. La ceba de los machos dura entre 45 y 60 días para alcanzar un peso entre 1,3 y 1,5 kilogramos. Luego de sacrificados se destinan a la alimentación de los trabajadores del sector.

Cuando conocí a la Santiaguera estaba con su prole en la jaula. Entonces Rogelio Echevarría tuvo la gentileza de cargarla para que la viera más de cerca. Al verla ser atendida con tanto cariño, se me encasquilló, por suerte, la pregunta que iba a hacer, inoportuna ante aquella escena: ¿Cuál será su final? Ahora sé, estoy casi seguro, de que una recordista como ella debe morir de vieja, porque desde ya es un símbolo de su especie, de la Caoba y un poco más allá.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.