Tesoros de Cuba en la mochila

Una singular iniciativa organizada por el Movimiento Juvenil Martiano, ya en su tercera edición, afianza los valores y la defensa de nuestra identidad nacional

Autor:

Dorelys Canivell Canal

CONSOLACIÓN DEL SUR, Pinar del Río.— «El cariño de mis amigos», «mi identidad, mi bandera», «el júbilo de un juego de dominó bajo un árbol o en la esquina de la cuadra, la solidaridad», «los valores de mi Patria, mi amor propio, mis verdades» y «la sonrisa de mi hijo», son algunos de los tesoros que juntarían de Cuba en su mochila los jóvenes vueltabajeros que se dieron cita para dialogar sobre la nación y sus nexos con ella.

La iniciativa, ya en su tercera edición, organizada por el Movimiento Juvenil Martiano, lanza la pregunta sobre qué llevaría de Cuba en su mochila y deja a todos pensativos: «Yo me llevaría el orgullo de sentirme cubano, la historia de este país, el sentido del humor que nos caracteriza», dijo al iniciar el conversatorio Rolando González Cabrera, miembro de la Uneac, historiador e investigador del museo municipal de Consolación del Sur.

La joven guanera Idania Obregón Cordero sentenció que lo primero que rescataría es el agradecimiento a la Revolución, por darle la oportunidad de estudiar y prepararse, aun siendo una niña de campo, una guajira. «Tendría conmigo el sentimiento de igualdad, los recuerdos de todos los maestros que me formaron, los de mis amigos».

Tras la motivación de responder, junto a compartir aquellas reliquias que uno no dejaría nunca atrás, el sanluiseño Roberto García González expresó que cargaría en su mochila el compromiso y el amor por su país, la historia y sus mártires.

Ludey Liudys Izquierdo Carballo, presidenta del Movimiento Juvenil Martiano en Pinar del Río, dijo que siempre tendría consigo muchas cosas de Cuba, para mostrar cómo son en realidad los habitantes de esta Isla. «Seleccionaría las cosas buenas, mi alegría, las ganas de hacer algo bonito, de conversar con las personas, los libros que prefiero leer».

Coincidieron los muchachos en llevar un poco de esta tierra, unas gotas de cubanía y una dosis de júbilo; también cariño, modestia, sencillez, la satisfacción de sentirse partes de un país, de un proceso revolucionario, de una historia.

Entre canciones y acordes de una guitarra dialogaron alrededor de una hora estos jóvenes, que antes habían discutido aquellos asuntos que más les preocupan como parte del sector campesino y cooperativista en su activo provincial, que propició el debate sobre temáticas referidas a las demoras en el pago por las ventas a Acopio y a la industria. También se refirieron a los precios de los insumos e implementos; las irregularidades en la comercialización de los productos por las cooperativas; y los problemas como los sistemas de riego y piezas de repuesto.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.