Julio Font Tió: cirujano amado por su pueblo - Cuba

Julio Font Tió: cirujano amado por su pueblo

Cientos de operaciones realizó Font Tió, además de formar a numerosas generaciones de cirujanos cubanos Este jueves cumplió 90 años de vida con lucidez y apego a sus raíces

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— La visita a la casa del Doctor en Ciencias Médicas Julio Font Tió se vio interrumpida a cada momento. Es su cumpleaños y el teléfono no dejó de sonar, no solo para felicitarlo, sino que numerosas familias le agradecían haber salvado a un hijo, a un padre, o a un hermano.

La Uneac de Matanzas lo agasajó con su otro gran amor, la música. La ex Anacaona Anneris Cánovas, junto a su grupo, brindó un regalo de lujo para un hombre que ama la música y que conoció a Dámaso Pérez Prado, a Ñico Rojas, al Benny, a Nilo Menéndez, a Elena Burke, a Omara…, amigo de la poetisa Carilda Oliver.

Ahora cumple 90 años este jueves lleno de vitalidad y rodeado de familiares y amigos, quien con modestia ostenta el grado de Doctor cubano en Ciencias Médicas, Especialista de 2do grado en Cirugía General, Profesor Titular de Cirugía y Profesor Consultante de Cirugía General. Ha publicado los libros Aspectos quirúrgicos de interés para el cirujano cubano internacionalista (Editorial Ciencias Médicas, 1985); y La Hernia, desafío al cirujano general (Editorial Milenio, Ciencias Médicas). Ha impartido y recibido numerosos cursos de postgrado, no solamente de medicina y cirugía, sino de Pedagogía, Filosofía, Inglés y Metodología de la Enseñanza Médica.

Cumple 90 años este jueves, lleno de vitalidad y rodeado de familiares y amigos

Julio Font Tió es miembro titular de la Sociedad Cubana de Cirugía y presidente de su filial en Matanzas, fundador de la Docencia Médica en Matanzas, miembro de la Sociedad Cubana de Pedagogos y de la Asociación Nacional de Combatientes.

Ha sido distinguido con la Placa 30 Aniversario de la Academia de Ciencias de Cuba, la Distinción Tricentenario de la Fundación de Matanzas, el Premio La Utilidad de la Virtud, de la Sociedad Cultural José Martí, Premio Nacional de Pedagogía 2010, y ostenta las Medallas Manuel Fajardo, Distinción por la Educación Cubana, Medalla Trabajador Internacionalista, Medalla Orden Carlos J. Finlay, y Medalla Victoria de Playa Girón.

Hablar de los días de Playa Girón enaltece a este hombre, quien nos cuenta que conoció a muchos jóvenes que con la muerte reflejada en el rostro querían vivir para regresar al combate, al extremo de que no le quedó más remedio que sedar a uno que presentaba una tremenda herida en la cabeza e insistía en no soltar el arma.

A Font Tió le impactaron muchísimo los quemados por napalm. Hombres que llegaban sin tener dolor y con plena conciencia, imposibles de identificar. Nadie pudo salvarlos. Los héroes y mártires que conoció en los días de abril de 1961 le ofrecieron otra graduación, según Font Tió: la de aprender a ser médico en la guerra.

«Llevo la medicina y la cirugía en el corazón», nos dice en la sala de su casa Julito, quien durante toda su trayectoria laboral ha participado en jornadas científicas y congresos provinciales, nacionales e internacionales, además de realizar cirugías complejas de cráneo, facial de cuello, de tórax, abdominal y cardiaca.

Su destreza la ejerció también en Angola y Estados Unidos, donde ante una propuesta de que se quedara se negó rotundamente.

Así, con sus manos suaves y firmes, las de un cirujano amado por su pueblo y amante de su tierra, evoca volando pasajes de su vida, tesoros acumulados en 90 años dedicados a la medicina y a la defensa de la cubanía.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.