Levantarse con toda la fuerza mágica del Cemí

Cuando el sol comience este miércoles a despejar las sombras de una noche desastrosa, sabremos con certidumbre la fuerza de este tajazo de la naturaleza

Autor:

Juventud Rebelde

Al filo de las diez de la noche de este martes, Matthew solo dejaba escapar de sus dominios huracanados, en el extremo oriente de Cuba, la voz de un radioaficionado.

…Ha volado el techo del Hotel La Rusa, en Baracoa… comenzaba su descripción, alimentada por una cadena de miembros de esa Federación, «extraña» y salvadora sobreviviente en una era de satélites y revolucionarias comunicaciones digitales.

Lo que conocíamos después, entre imágenes y testimonios dispersos —como cables de fibra óptica cercenados, techos robados por los aires, carreteras interrumpidas y árboles de raíces ya implorantes— no eran más que los primeros trazos del cuadro trágico que dejaba el ciclón, luego de penetrar con su ojo de más de 28 kilómetros de diámetro por Punta Caleta, al sur del municipio de Maisí, a las seis de la tarde de este martes.

La única certeza tras la bruma que iban dejando los fuertes vientos sostenidos de 180 kilómetros y rachas superiores a los 250, las lluvias impenitentes y las penetraciones del mar con olas de hasta cinco metros de altura, era que Guantánamo, y especialmente Baracoa y Maisí, estaban siendo heridas hondamente por el primer ciclón de gran intensidad sufrido por esa región.

Solo cuando el sol comience este miércoles a despejar todas las sombras de una noche desastrosa, en la que Matthew decidió hasta estacionarse con sus zarpazos, sabremos con certidumbre la fuerza de este tajazo de la naturaleza.

Lo que no pudo seguramente arrancar el huracán es el perenne sentido de nacimiento que encarna esa tierra. Guantánamo, con el sol siempre saliente, es suelo de luz.

Como el Cemí de Gran Tierra, que emergió del fondo de las cuevas de las Terrazas de Maisí cual sobreviviente idolatrado de la colonización española, los habitantes del extremo oriente cubano emergerán de su dolor convertidos en símbolo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.