A prueba de turbulencias

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba ha seguido provocando durante los últimos tiempos pérdidas millonarias en áreas como el transporte y la medicina veterinaria

Autores:

Marianela Martín González
Yuniel Labacena Romero

Con afectaciones de 232 111 000 dólares, el sector del transporte no ha escapado de los efectos del bloqueo en el período de abril de 2015 a igual mes de este año, informó este miércoles  a la prensa Iván Ricardo Chacón, director de Relaciones Internacionales del Ministerio de Transporte (Mitrans).

Apuntó el directivo que los motivos de los perjuicios están vinculados a los ingresos dejados de percibir, las pérdidas por reubicación geográfica del comercio y a afectaciones a la producción y los servicios. Añadió que el sector de la aeronáutica civil sigue siendo el más golpeado.

El funcionario destacó que por esa genocida política impuesta a nuestra nación hace más de medio siglo, en las  ramas ferroviaria, automotor, marítimo-portuaria y la aviación civil, se dejaron de recibir ingresos por bienes y servicios por alrededor de 198 874 000 dólares.

Entre las afectaciones más palpables mencionó el hecho de que tripulantes nuestros no pueden enrolarse en buques mercantes.

Dijo que el control por parte de la industria estadounidense del tráfico de cruceros en la región, unido al bloqueo, continúan impidiendo el aprovechamiento de la capacidad operativa creada por la Mayor de las Antillas para recibir buques de cruceros.

Los costos adicionales en los que incurre el país por incremento de precios, fletes y seguros, inmovilización de inventarios, entre otros, al no poder acceder al mercado norteamericano, ascienden a 28 107 000 dólares.

Aviación civil con limitaciones

Miguel Landeras Álvarez, jefe de Relaciones Internacionales de la Cooperación de la Aviación Cuba S.A., explicó que el bloqueo viola los artículos 44, 77 y 79 del Convenio de Chicago, que proclama que la aviación civil internacional «debe desarrollarse de manera segura y ordenada y que los servicios internacionales de transporte aéreo deben establecerse sobre una base de igualdad de oportunidades y realizarse de un modo sano y económico».

Landeras Álvarez destacó que ante la prohibición a ciudadanos estadounidenses de visitar Cuba, disminuye el número potencial de pasajeros que pudiera transportarse en las aerolíneas cubanas.

En el año 2015 podían haber viajado a nuestro país 2,1 millones de turistas estadounidenses. Si esa cifra la multiplicamos por 25 pesos convertibles, que corresponden a la tasa aeroportuaria, resultan 52 500 000 dólares que se dejan de ingresar por este concepto.

Entre las limitaciones impuestas por el cerco, señaló también que las empresas aéreas cubanas no pueden obtener permisos y licencias adicionales a las normalmente establecidas para la operación de transporte aéreo mundial, con el fin de volar al territorio norteamericano. En tal sentido, dijo que esas operaciones entre ambos países se realizan mediante vuelos charter estadounidenses.

Significó que el bloqueo también prohíbe la adquisición de tecnologías de punta en aeronaves, equipamientos, partes, piezas y otros accesorios. De igual forma, se impide que empresas de terceros países vendan bienes o servicios a Cuba.

Daños a la medicina veterinaria

A más de 91 millones de dólares ascienden los daños y perjuicios provocados a Labiofam en el último año, a causa del bloqueo

Lo anterior lo aseguró Alfred Crespo Orta, presidente de la referida organización superior de dirección empresarial (OSDE), cuyo objeto social es producir vacunas, medicamentos veterinarios, bioplagicidas, biofertilizantes y suplementos nutricionales para las personas.

El directivo explicó que al prohibírsele a la Isla acceder a créditos y la adquisición de materias primas procedentes de Estados Unidos, o de otras naciones que tienen relaciones bancarias con esa nación, hay que acudir a comprar principalmente en el mercado chino, lo que encarece los costos, además de que las cargas procedentes del país asiático en buque demoran cerca de 45 días. Igualmente, hay un grupo de vacunas destinadas a la ganadería que tienen que importarse a través de proveedores europeos, las cuales también tienen costos elevados de transportación.

«Como si lo anterior no bastara, para la importación de muchos de esos productos se está exigiendo la certificación de origen, que emite una institución veterinaria estadounidense. Con eso se complejizan mucho más las operaciones y aumenta el temor de los proveedores a ser multados», acotó.

El presidente de Labiofam se refirió a la prohibición de la venta en Estados Unidos de productos como el Vidatox, cuya demanda es alta en ese país y en Europa. Dijo que se trata de un medicamento homeopático con probadas propiedades antinflamatorias, analgésicas y antitumorales, el cual podría generar entre 15 y 20 millones de dólares anuales por su comercialización en plazas negadas por el bloqueo.

Habló también sobre las campañas desacreditadoras que desde Estados Unidos se dirigen a productos de Labiofam, como el Biorat y el Vidatox, lo que causa daños y prejuicios en torno a su imagen y comercialización.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.