Un autofocal diferente en la comunidad

Estudiantes de la FEEM y la FEU realizan labores de higienización y trabajo preventivo contra focos de mosquitos en varios municipios de la capital

Autor:

Roxana Arean Matos

El impacto que ha tenido en la comunidad nuestro trabajo de saneamiento es la mayor experiencia que nos llevamos, asegura Lissy Villanueva, alumna de tercer año del Instituto de Relaciones Internacionales (ISRI) Raúl Roa.

Y es que los estudiantes de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (Feem), realizan desde el fin de semana pasado una ardua labor de higienización y de autofocal en varios municipios de la capital.

Cuentan estos jóvenes que lo más importante ha sido la interrelación que lograron con las familias. En los hogares les prestaron toda la atención que amerita la tarea que realizan. Para ellos significó un intercambio de experiencias en el que pudieron compartir sobre la vida universitaria, y los niños de la comunidad les hablaron de sus planes futuros.

Según nos comenta Mirthia Brossard, alumna del ISRI, los participantes en esta iniciativa se reunieron en el policlínico de Puentes Grandes, en Plaza de la Revolución, con los especialistas de Salud, quienes les dieron a ellos la tarea de ir a las casas cercanas a explicar las medidas de higiene para prever que no haya focos de vectores.

En todo ese proceso también se comprobó el alto grado de preparación de los habitantes de la zona, pues las personas ya tenían conocimiento sobre el tema.

Julio Carballo, estudiante del preuniversitario Tomás David Royo, destaca que ha sido una tarea que ha requerido dedicación, porque han atendido manzanas muy grandes, pero lo más significativo es que han ayudado a la población a tomar conciencia de la importancia de prevenir la propagación de criaderos de mosquitos.

La directora municipal de Salud Pública en Plaza de la Revolución, Nilda Roca Menéndez, reconoció el trabajo de los muchachos de la Feem y de la FEU y destacó que «los jóvenes desde el primer momento han mostrado mucho interés».

Este trabajo de saneamiento se suma a las actividades que se desarrollan hace más de un año en La Habana como parte de un proyecto de atención integral a los jóvenes de la ciudad, que incluye no solo la participación directa en tareas de impacto social, sino que también está dirigido a promover espacios de recreación sana.

Lizandra Montero Vera, jefa del departamento ideológico de la UJC en La Habana, dijo a Juventud Rebelde que «se están realizando trabajos voluntarios, acciones de higienización en varias áreas de salud y en comunidades que se edifican en la sociedad, además de recorridos por sitios históricos y la realización de actividades de impacto social en hogares maternos y en casas de niños sin amparo familiar».

Mirthia Brossard, alumna del ISRI.

Lissy Villanueva, alumna del ISRI.

Julio Carballo, estudiante del preuniversitario Tomàs David Royo.

Guardar

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.