Huellas gráficas de una política fracasada

Con su lápiz, nuestro caricaturista Adán Iglesias muestra algunos momentos clave en la historia de más de cinco décadas de hostilidad de Estados Unidos contra la Revolución Cubana

Autor:

Juventud Rebelde

Febrero 1959. 424 millones robados por los batistianos que huyeron a los EE. UU. no fueron devueltos a Cuba.

Junio 1959. Ante la Ley de Reforma Agraria en Cuba, el Gobierno de EE. UU. ejerce presión económica contra Cuba.

Abril 1960. En un memorando de Lester Mallory, secretario de Estado asistente, se declara que la mayoría de la población apoya a Fidel Castro y el único modo de frenar esto es a través de la creación de dificultades económicas.

Diciembre 1960. El presidente Eisenhower suprime la compra de la cuota azucarera cubana para los primeros tres meses del año 1961.

Enero 1961. EE. UU. rompe relaciones diplomáticas con Cuba.

Marzo 1961. El presidente Kennedy suprime la cuota azucarera cubana del mercado norteamericano.

Julio 1963. Se activa el Reglamento para el control de activos cubanos, congelando los valores del Estado cubano en EE. UU.

Marzo 1962. El Departamento del Tesoro de EE. UU. prohíbe la entrada a su territorio de todo tipo de producto cubano o que contenga elementos de nuestro país.

Febrero 1962.Por orden ejecutiva presidencial 3447 se implanta «el embargo» total del comercio entre Cuba y EE. UU.

Mayo 1964. El Departamento de Estado prohíbe el embarque de alimentos y medicinas a Cuba.

Mayo 1985. Comienzan las transmisiones radiales hacia Cuba de la mal llamada Radio Martí. En marzo de 1990 comienzan las transmisiones televisivas.

Octubre 1992. Se promulga la Ley Torricelli, de marcado carácter extraterritorial, con el propósito de aislar a Cuba del entorno económico internacional. Marzo 1996.

Marzo 1996. Se pone en vigor la Ley Helms-Burton, que codifica el bloqueo, convirtiéndolo en Ley del Congreso, y oficializa el carácter extraterritorial del cerco económico.

Octubre 2016. Dicta el presidente Obama una Directiva Presidencial que, aunque reconoce al bloqueo como una política fracasada, no oculta las intenciones injerencistas de EE. UU.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.