Restablecen senderos turísticos del Parque Nacional Alejandro de Humboldt

Gerardo Begué Quiala, subdirector de la Unidad de Servicios Ambientales del territorio, informó que también comenzará en breve el montaje de viveros para obtener posturas de árboles, en especial de aquellos que además de su valor económico, aportan una belleza extraordinaria a los bosques del Alejandro de Humboldt

Autor:

Haydee León Moya

GUANTÁNAMO.— La totalidad de los senderos turísticos del Parque Nacional Alejandro de Humboldt fue restablecida, mientras se intensifica la reforestación para garantizar la sucesión del bosque, severamente impactado por los fuertes vientos asociados al huracán Matthew.

Antecedidas por una ardua labor de limpieza de material derribado (troncos, ramas y hojas), que con el inicio del período seco constituía un peligro para la propagación de incendios forestales, las tareas de recuperación prevén la introducción de la regeneración asistida, con la siembra por vía directa de especies que de forma natural tardarían muchos años en recuperar el esplendor y el verde intenso característicos de esta importante reserva ecológica.

Gerardo Begué Quiala, subdirector de la Unidad de Servicios Ambientales del territorio, informó que también comenzará en breve el montaje de viveros para obtener posturas de árboles, en especial de aquellos que además de su valor económico, aportan una belleza extraordinaria a los bosques del Alejandro de Humboldt, declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en 2001.

Explicó Begué Quiala que al paso de Matthew importantes poblaciones de majagua, najesí, cedro, ocujes colorados y blancos, y otros árboles de madera dura y preciosa, sufrieron daños de gran magnitud; unos por haber sido arrancados o partidos sin posibilidad de rebrotar y, los que se mantuvieron en pie, debido a las quemaduras de la fricción provocada por los vientos.

Se estiman daños en más de 20 000 hectáreas de bosques, incluyendo más de cien deslizamientos de tierra, diez de los cuales superan los mil metros cuadrados de superficie.

Resulta considerable también el impacto en la fauna del lugar: además de la muerte de muchos ejemplares, el meteoro los hizo huir de su hábitat natural.

El experto añadió que, aunque se dañó el 42 por ciento de las instalaciones rústicas construidas para el destino turístico en los diferentes departamentos del parque, la mayor afectación se produjo en las trochas cortafuego, y en los cañones de los ríos, así como en las laderas donde penetraron los vientos.

Dijo, no obstante, que durante las labores de recuperación que se acometen, se ven rebrotar pequeñas plantas, vuelan las mariposas y se escucha el canto nocturno de algunas especies de anfibios. Una señal de que allí el huracán no extinguió la vida.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.