Cobertura en vivo: Acto de masas en homenaje póstumo al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana

Juventud Rebelde continúa la cobertura informativa minuto a minuto que comenzó en la madrugada del 26 de noviembre de este año, unos minutos después de que el General de Ejército Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, anunciara por la Televisión nacional el fallecimiento del Comandante en Jefe Fidel Castro, líder histórico y fundador de la Revolución cubana

Autor:

Juventud Rebelde

10:35 p.m. Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba. Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba.

Estimados Jefes de Estado y de Gobierno;

Señores Jefes de Delegaciones;

Destacadas personalidades;

Amigos todos;

Querido pueblo de Cuba (Aplausos):

Aunque me corresponderá pronunciar el discurso final el próximo 3 de diciembre, cuando nos reunamos en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, deseo manifestar ahora, en nombre de nuestro pueblo, Partido y Gobierno, así como de la familia, sincera gratitud por su presencia en este acto (Aplausos), por las emocionantes palabras que aquí se han expresado y también por las extraordinarias e innumerables muestras de solidaridad, afecto y respeto recibidas de todo el planeta en esta hora de dolor y de compromiso.

Fidel consagró toda su vida a la solidaridad y encabezó una Revolución socialista “de los humildes, por los humildes y para los humildes” que se convirtió en un símbolo de la lucha anticolonialista, antiapartheid y antimperialista, por la emancipación y la dignidad de los pueblos.

Sus vibrantes palabras resuenan hoy en esta Plaza, como en la Concentración Campesina del 26 de julio de 1959 en apoyo a la Reforma Agraria, que fue como cruzar el Rubicón y desató la condena a muerte de la Revolución. Aquí Fidel ratificó que “la Reforma Agraria va”. Y la hicimos. Hoy, 57 años después, estamos honrando a quien la concibió y encabezó.

En este lugar, votamos junto a él la Primera y la Segunda Declaración de La Habana de 1960 y 1962, respectivamente (Aplausos). Frente a las agresiones apoyadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) Fidel proclamó que “detrás de la Patria, detrás de la bandera libre, detrás de la Revolución redentora… hay un pueblo digno” dispuesto a defender su independencia y “el común destino de América Latina liberada”.

Estaba junto a Fidel en el edificio que ocupa hoy el MINFAR, o sea, Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, cuando escuchamos la explosión del barco francés La Coubre, que traía las primeras y únicas armas que pudimos comprar en Europa, y partimos al muelle, porque ya sabíamos que solo esa explosión podía originarse en el barco que estaba descargando esas armas, para socorrer a las víctimas, cuando minutos después de nuestra llegada se produjo, como trampa mortal, una segunda explosión. Entre ambas causaron 101 muertos y numerosos heridos.

Aquí, con él, se hizo la Declaración de Cuba como Territorio Libre de Analfabetismo en diciembre de 1961 (Aplausos), al terminar la Campaña de Alfabetización protagonizada por más de 250 000 maestros y estudiantes que no se detuvo, mientras ese mismo año los veteranos del Ejército Rebelde y las nacientes Milicias Nacionales Revolucionarias combatían a los mercenarios en Playa Girón y en las zonas montañosas contra las bandas armadas infiltradas desde el exterior que, entre otras muchas y múltiples fechorías, asesinaron a 10 jóvenes alfabetizadores. Se venció en Girón y se cumplió al mismo tiempo con la alfabetización de todo el país (Aplausos), para consagrar, como dijo entonces Fidel, que “los jóvenes tienen el porvenir en sus manos” (Aplausos).

Con profunda emoción aquí mismo escuchamos al Comandante en Jefe en esta Plaza, en la Velada Solemne de octubre de 1967, para rendir tributo al inolvidable Comandante Che Guevara y regresamos a ella, 30 años después, durante la etapa más dura del Período Especial, para comprometernos ante sus restos a que seguiríamos su ejemplo inmortal.

Estremecidos e indignados, asistimos a la Despedida de Duelo de las 73 personas asesinadas por el terrorismo de Estado en la voladura del avión de Cubana de Aviación en Barbados, entre ellas los jóvenes ganadores de todas las medallas de oro en el cuarto Campeonato Centroamericano y del Caribe de Esgrima. En esa ocasión repetimos con él que “cuando un pueblo enérgico y viril llora”, (Exclamaciones de: “¡La injusticia tiembla!”), exactamente, “¡la injusticia tiembla!” (Aplausos.)

Es esta la Plaza de importantes marchas del Primero de Mayo de la capital; en 1996 contra el bloqueo y la Ley Helms-Burton, que aún se mantienen; del enorme Desfile de 1999 y de la Tribuna Abierta de la Juventud, los Estudiantes y los Trabajadores del 2000, donde Fidel expuso su concepto de Revolución, que en estos días millones de cubanos hacen suyo con su firma, en un acto de voluntad sagrado (Aplausos).

Es este el lugar a donde hemos acudido para respaldar los acuerdos de nuestros Congresos del Partido Comunista de Cuba.

En ese mismo espíritu ha venido en estos días el pueblo, con una gran participación de los jóvenes, a rendir emocionado tributo y a jurar lealtad a las ideas y a la obra del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana (Aplausos).

Querido Fidel:

Junto al Monumento a José Martí, héroe nacional y autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada, donde nos hemos reunido durante más de medio siglo, en momentos de extraordinario dolor, o para honrar a nuestros mártires, proclamar nuestros ideales, reverenciar nuestros símbolos y consultar al pueblo trascendentales decisiones; precisamente aquí, donde conmemoramos nuestras victorias, te decimos junto a nuestro abnegado, combativo y heroico pueblo: ¡Hasta la victoria siempre! (Exclamaciones de: “¡Siempre!” y Aplausos)

(Exclaman consignas de: “¡Viva Fidel! ¡Viva Raúl!”.)

10:13 p.m. Nicolás Maduro

¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Raúl! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Cuba! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

Excelentísimo señor, Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba;
Pueblo de Cuba;
Excelentísimos Jefes de Estado y de Gobierno;
Honorables Ministros;
Distinguidos invitados;
Compañeras y compañeros:

¿Cuál es el precio de la libertad? ¿Cuál es el costo de liberar una nación? ¿Cuánto pagar cuando alguien ha luchado por ustedes, cuando otros entonces eran aliados de su enemigo? La lucha de Fidel nunca fue para buscar un beneficio económico, sino para ayudar a los países oprimidos. Y es por ello que estamos aquí. Estamos aquí para saludar y despedir a un compañero que siempre estuvo al lado de nosotros, y cuya pérdida jamás podrá ser reparada.

Nuestro padre fundador y líder de la revolución de Namibia, nuestro primer presidente, Sam Nujoma, y el actual presidente de Namibia, estamos aquí también para despedir al compañero Fidel (Aplausos).

Está con nosotros el Secretario General del Partido SWAPO; también están con nosotros dos altos oficiales del Ejército Popular de Liberación de Namibia, que fueron condecorados y llevados a los grados de general en el Ejército de Namibia, y también tenemos entre nosotros sobrevivientes de la matanza de Cassinga, y ello solamente ilustra el amor que siente el pueblo de Namibia por Fidel Castro.

También como parte de nuestro homenaje, Namibia ha declarado tres días de duelo oficial en honor al compañero Fidel Castro (Aplausos).

Cuba ayudó a Angola y a Namibia en la lucha en contra del apartheid de Sudáfrica. Las fuerzas de SWAPO también entraron en Namibia y estuvieron en Angola, y fue allí donde las fuerzas racistas de Sudáfrica lanzaron un ataque contra una población indefensa. Y fueron las fuerzas cubanas las que vinieron a rescatar a aquellas personas. Fue en esa lucha en que los cubanos ofrendaron sus vidas y también perdieron extremidades. Después de esa matanza, Cuba fue el primer país que abrió sus escuelas en la Isla de la Juventud para educar allí a 3 000 estudiantes que fueron sobrevivientes de la matanza de Cassinga (Aplausos).

La épica batalla de Cuito Cuanavale, otro ejemplo que muestra la convicción de Fidel en la liberación de los oprimidos, también Cuba puso en peligro su propia seguridad y envió tropas para ayudar al pueblo de Namibia y al pueblo de Angola en contra de las fuerzas de Sudáfrica. La batalla de Cuito Cuanavale fue una hazaña para toda el África Austral y fue una batalla que también condujo a la liberación, no solo del África Austral, sino también de Sudáfrica.

Fidel envió miles de tropas a Angola y a Namibia para liberar a estos países de la opresión de Sudáfrica. Cuito Cuanavale fue un hito en la historia del África Austral. Y especialmente, esta batalla también propició la puesta en práctica de la Resolución 435 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y ello condujo entonces a la independencia de Namibia en 1990.

De hecho, la sangre derramada por los combatientes cubanos también sirvió de fertilizante para la liberación y la libertad del pueblo de Namibia. A través de su corazón revolucionario y desinteresado, el único interés que tenía Castro era la liberación del pueblo de Namibia, y dedicó muchísimos recursos para lograr la independencia y la libertad de Namibia. Y los cubanos no fueron allá ni a buscar oro ni diamantes, solamente se llevaron de allí los restos mortales de sus compañeros caídos (Aplausos).

Aun cuando tengamos enemigos, jamás olvidaremos a nuestros amigos. El pueblo cubano es nuestro amigo. Fidel es nuestro amigo. Fidel es nuestro amigo ahora y para toda la eternidad. Recordamos siempre a Fidel en los niños de Namibia, a quienes sus padres les ponen el nombre de Fidel o de Castro (Aplausos). Recordamos también a Fidel en los miles de niños de Cassinga que vinieron aquí a Cuba, crecieron aquí, aprendieron español de manera fluida y en estos momentos ocupan cargos importantes en el Partido y el Gobierno. Recordamos también a Fidel a través de los médicos, enfermeros, enfermeras y personal de la salud que trabajan sin descanso en nuestro país.

Tenemos todavía mucho que aprender de un hombre que vivió y murió según sus propios términos.

En momentos en que las personas pierden su fe, en que se crean diferentes alianzas negativas, son esos los momentos en que tenemos que tener una mente clara y tener siempre presente las ideas del compañero Fidel (Aplausos).

El apoyo constante ofrecido por Cuba a la liberación de África fue un apoyo que había sido ya preconizado por José Martí. Martí nos enseñó: el verdadero hombre no mira dónde se vive mejor sino de qué lado está el deber.

Las lecciones de Fidel seguirán siendo la guía nuestra en nuestra lucha por buscar un nuevo orden mundial. Nosotros debemos seguir unidos, a pesar del colonialismo, y seguir unidos hasta la victoria siempre (Aplausos).

Al presidente Raúl, a la familia Castro, a nuestra familia cubana: nuestra lucha es una lucha justa, el dolor que ustedes sienten es un dolor nuestro también. Fidel se nos ha ido, pero el espíritu de Fidel seguirá viviendo para siempre.

¡Patria o Muerte!
¡Venceremos! (Aplausos.)

9:37 p.m. Daniel Ortega

¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Raúl! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Cuba! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

Excelentísimo señor, Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba;
Pueblo de Cuba;
Excelentísimos Jefes de Estado y de Gobierno;
Honorables Ministros;
Distinguidos invitados;
Compañeras y compañeros:

¿Cuál es el precio de la libertad? ¿Cuál es el costo de liberar una nación? ¿Cuánto pagar cuando alguien ha luchado por ustedes, cuando otros entonces eran aliados de su enemigo? La lucha de Fidel nunca fue para buscar un beneficio económico, sino para ayudar a los países oprimidos. Y es por ello que estamos aquí. Estamos aquí para saludar y despedir a un compañero que siempre estuvo al lado de nosotros, y cuya pérdida jamás podrá ser reparada.

Nuestro padre fundador y líder de la revolución de Namibia, nuestro primer presidente, Sam Nujoma, y el actual presidente de Namibia, estamos aquí también para despedir al compañero Fidel (Aplausos).

Está con nosotros el Secretario General del Partido SWAPO; también están con nosotros dos altos oficiales del Ejército Popular de Liberación de Namibia, que fueron condecorados y llevados a los grados de general en el Ejército de Namibia, y también tenemos entre nosotros sobrevivientes de la matanza de Cassinga, y ello solamente ilustra el amor que siente el pueblo de Namibia por Fidel Castro.

También como parte de nuestro homenaje, Namibia ha declarado tres días de duelo oficial en honor al compañero Fidel Castro (Aplausos).

Cuba ayudó a Angola y a Namibia en la lucha en contra del apartheid de Sudáfrica. Las fuerzas de SWAPO también entraron en Namibia y estuvieron en Angola, y fue allí donde las fuerzas racistas de Sudáfrica lanzaron un ataque contra una población indefensa. Y fueron las fuerzas cubanas las que vinieron a rescatar a aquellas personas. Fue en esa lucha en que los cubanos ofrendaron sus vidas y también perdieron extremidades. Después de esa matanza, Cuba fue el primer país que abrió sus escuelas en la Isla de la Juventud para educar allí a 3 000 estudiantes que fueron sobrevivientes de la matanza de Cassinga (Aplausos).

La épica batalla de Cuito Cuanavale, otro ejemplo que muestra la convicción de Fidel en la liberación de los oprimidos, también Cuba puso en peligro su propia seguridad y envió tropas para ayudar al pueblo de Namibia y al pueblo de Angola en contra de las fuerzas de Sudáfrica. La batalla de Cuito Cuanavale fue una hazaña para toda el África Austral y fue una batalla que también condujo a la liberación, no solo del África Austral, sino también de Sudáfrica.

Fidel envió miles de tropas a Angola y a Namibia para liberar a estos países de la opresión de Sudáfrica. Cuito Cuanavale fue un hito en la historia del África Austral. Y especialmente, esta batalla también propició la puesta en práctica de la Resolución 435 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y ello condujo entonces a la independencia de Namibia en 1990.

De hecho, la sangre derramada por los combatientes cubanos también sirvió de fertilizante para la liberación y la libertad del pueblo de Namibia. A través de su corazón revolucionario y desinteresado, el único interés que tenía Castro era la liberación del pueblo de Namibia, y dedicó muchísimos recursos para lograr la independencia y la libertad de Namibia. Y los cubanos no fueron allá ni a buscar oro ni diamantes, solamente se llevaron de allí los restos mortales de sus compañeros caídos (Aplausos).

Aun cuando tengamos enemigos, jamás olvidaremos a nuestros amigos. El pueblo cubano es nuestro amigo. Fidel es nuestro amigo. Fidel es nuestro amigo ahora y para toda la eternidad. Recordamos siempre a Fidel en los niños de Namibia, a quienes sus padres les ponen el nombre de Fidel o de Castro (Aplausos). Recordamos también a Fidel en los miles de niños de Cassinga que vinieron aquí a Cuba, crecieron aquí, aprendieron español de manera fluida y en estos momentos ocupan cargos importantes en el Partido y el Gobierno. Recordamos también a Fidel a través de los médicos, enfermeros, enfermeras y personal de la salud que trabajan sin descanso en nuestro país.

Tenemos todavía mucho que aprender de un hombre que vivió y murió según sus propios términos.

En momentos en que las personas pierden su fe, en que se crean diferentes alianzas negativas, son esos los momentos en que tenemos que tener una mente clara y tener siempre presente las ideas del compañero Fidel (Aplausos).

El apoyo constante ofrecido por Cuba a la liberación de África fue un apoyo que había sido ya preconizado por José Martí. Martí nos enseñó: el verdadero hombre no mira dónde se vive mejor sino de qué lado está el deber.

Las lecciones de Fidel seguirán siendo la guía nuestra en nuestra lucha por buscar un nuevo orden mundial. Nosotros debemos seguir unidos, a pesar del colonialismo, y seguir unidos hasta la victoria siempre (Aplausos).

Al presidente Raúl, a la familia Castro, a nuestra familia cubana: nuestra lucha es una lucha justa, el dolor que ustedes sienten es un dolor nuestro también. Fidel se nos ha ido, pero el espíritu de Fidel seguirá viviendo para siempre.

¡Patria o Muerte!
¡Venceremos! (Aplausos.)

9:30 p.m. Enrique Peña Nieto

¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Raúl! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Cuba! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

Excelentísimo señor, Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba;
Pueblo de Cuba;
Excelentísimos Jefes de Estado y de Gobierno;
Honorables Ministros;
Distinguidos invitados;
Compañeras y compañeros:

¿Cuál es el precio de la libertad? ¿Cuál es el costo de liberar una nación? ¿Cuánto pagar cuando alguien ha luchado por ustedes, cuando otros entonces eran aliados de su enemigo? La lucha de Fidel nunca fue para buscar un beneficio económico, sino para ayudar a los países oprimidos. Y es por ello que estamos aquí. Estamos aquí para saludar y despedir a un compañero que siempre estuvo al lado de nosotros, y cuya pérdida jamás podrá ser reparada.

Nuestro padre fundador y líder de la revolución de Namibia, nuestro primer presidente, Sam Nujoma, y el actual presidente de Namibia, estamos aquí también para despedir al compañero Fidel (Aplausos).

Está con nosotros el Secretario General del Partido SWAPO; también están con nosotros dos altos oficiales del Ejército Popular de Liberación de Namibia, que fueron condecorados y llevados a los grados de general en el Ejército de Namibia, y también tenemos entre nosotros sobrevivientes de la matanza de Cassinga, y ello solamente ilustra el amor que siente el pueblo de Namibia por Fidel Castro.

También como parte de nuestro homenaje, Namibia ha declarado tres días de duelo oficial en honor al compañero Fidel Castro (Aplausos).

Cuba ayudó a Angola y a Namibia en la lucha en contra del apartheid de Sudáfrica. Las fuerzas de SWAPO también entraron en Namibia y estuvieron en Angola, y fue allí donde las fuerzas racistas de Sudáfrica lanzaron un ataque contra una población indefensa. Y fueron las fuerzas cubanas las que vinieron a rescatar a aquellas personas. Fue en esa lucha en que los cubanos ofrendaron sus vidas y también perdieron extremidades. Después de esa matanza, Cuba fue el primer país que abrió sus escuelas en la Isla de la Juventud para educar allí a 3 000 estudiantes que fueron sobrevivientes de la matanza de Cassinga (Aplausos).

La épica batalla de Cuito Cuanavale, otro ejemplo que muestra la convicción de Fidel en la liberación de los oprimidos, también Cuba puso en peligro su propia seguridad y envió tropas para ayudar al pueblo de Namibia y al pueblo de Angola en contra de las fuerzas de Sudáfrica. La batalla de Cuito Cuanavale fue una hazaña para toda el África Austral y fue una batalla que también condujo a la liberación, no solo del África Austral, sino también de Sudáfrica.

Fidel envió miles de tropas a Angola y a Namibia para liberar a estos países de la opresión de Sudáfrica. Cuito Cuanavale fue un hito en la historia del África Austral. Y especialmente, esta batalla también propició la puesta en práctica de la Resolución 435 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y ello condujo entonces a la independencia de Namibia en 1990.

De hecho, la sangre derramada por los combatientes cubanos también sirvió de fertilizante para la liberación y la libertad del pueblo de Namibia. A través de su corazón revolucionario y desinteresado, el único interés que tenía Castro era la liberación del pueblo de Namibia, y dedicó muchísimos recursos para lograr la independencia y la libertad de Namibia. Y los cubanos no fueron allá ni a buscar oro ni diamantes, solamente se llevaron de allí los restos mortales de sus compañeros caídos (Aplausos).

Aun cuando tengamos enemigos, jamás olvidaremos a nuestros amigos. El pueblo cubano es nuestro amigo. Fidel es nuestro amigo. Fidel es nuestro amigo ahora y para toda la eternidad. Recordamos siempre a Fidel en los niños de Namibia, a quienes sus padres les ponen el nombre de Fidel o de Castro (Aplausos). Recordamos también a Fidel en los miles de niños de Cassinga que vinieron aquí a Cuba, crecieron aquí, aprendieron español de manera fluida y en estos momentos ocupan cargos importantes en el Partido y el Gobierno. Recordamos también a Fidel a través de los médicos, enfermeros, enfermeras y personal de la salud que trabajan sin descanso en nuestro país.

Tenemos todavía mucho que aprender de un hombre que vivió y murió según sus propios términos.

En momentos en que las personas pierden su fe, en que se crean diferentes alianzas negativas, son esos los momentos en que tenemos que tener una mente clara y tener siempre presente las ideas del compañero Fidel (Aplausos).

El apoyo constante ofrecido por Cuba a la liberación de África fue un apoyo que había sido ya preconizado por José Martí. Martí nos enseñó: el verdadero hombre no mira dónde se vive mejor sino de qué lado está el deber.

Las lecciones de Fidel seguirán siendo la guía nuestra en nuestra lucha por buscar un nuevo orden mundial. Nosotros debemos seguir unidos, a pesar del colonialismo, y seguir unidos hasta la victoria siempre (Aplausos).

Al presidente Raúl, a la familia Castro, a nuestra familia cubana: nuestra lucha es una lucha justa, el dolor que ustedes sienten es un dolor nuestro también. Fidel se nos ha ido, pero el espíritu de Fidel seguirá viviendo para siempre.

¡Patria o Muerte!
¡Venceremos! (Aplausos.)

9:16 p.m. Hage Geingob

¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Raúl! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Cuba! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

Excelentísimo señor, Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba;
Pueblo de Cuba;
Excelentísimos Jefes de Estado y de Gobierno;
Honorables Ministros;
Distinguidos invitados;
Compañeras y compañeros:

¿Cuál es el precio de la libertad? ¿Cuál es el costo de liberar una nación? ¿Cuánto pagar cuando alguien ha luchado por ustedes, cuando otros entonces eran aliados de su enemigo? La lucha de Fidel nunca fue para buscar un beneficio económico, sino para ayudar a los países oprimidos. Y es por ello que estamos aquí. Estamos aquí para saludar y despedir a un compañero que siempre estuvo al lado de nosotros, y cuya pérdida jamás podrá ser reparada.

Nuestro padre fundador y líder de la revolución de Namibia, nuestro primer presidente, Sam Nujoma, y el actual presidente de Namibia, estamos aquí también para despedir al compañero Fidel (Aplausos).

Está con nosotros el Secretario General del Partido SWAPO; también están con nosotros dos altos oficiales del Ejército Popular de Liberación de Namibia, que fueron condecorados y llevados a los grados de general en el Ejército de Namibia, y también tenemos entre nosotros sobrevivientes de la matanza de Cassinga, y ello solamente ilustra el amor que siente el pueblo de Namibia por Fidel Castro.

También como parte de nuestro homenaje, Namibia ha declarado tres días de duelo oficial en honor al compañero Fidel Castro (Aplausos).

Cuba ayudó a Angola y a Namibia en la lucha en contra del apartheid de Sudáfrica. Las fuerzas de SWAPO también entraron en Namibia y estuvieron en Angola, y fue allí donde las fuerzas racistas de Sudáfrica lanzaron un ataque contra una población indefensa. Y fueron las fuerzas cubanas las que vinieron a rescatar a aquellas personas. Fue en esa lucha en que los cubanos ofrendaron sus vidas y también perdieron extremidades. Después de esa matanza, Cuba fue el primer país que abrió sus escuelas en la Isla de la Juventud para educar allí a 3 000 estudiantes que fueron sobrevivientes de la matanza de Cassinga (Aplausos).

La épica batalla de Cuito Cuanavale, otro ejemplo que muestra la convicción de Fidel en la liberación de los oprimidos, también Cuba puso en peligro su propia seguridad y envió tropas para ayudar al pueblo de Namibia y al pueblo de Angola en contra de las fuerzas de Sudáfrica. La batalla de Cuito Cuanavale fue una hazaña para toda el África Austral y fue una batalla que también condujo a la liberación, no solo del África Austral, sino también de Sudáfrica.

Fidel envió miles de tropas a Angola y a Namibia para liberar a estos países de la opresión de Sudáfrica. Cuito Cuanavale fue un hito en la historia del África Austral. Y especialmente, esta batalla también propició la puesta en práctica de la Resolución 435 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y ello condujo entonces a la independencia de Namibia en 1990.

De hecho, la sangre derramada por los combatientes cubanos también sirvió de fertilizante para la liberación y la libertad del pueblo de Namibia. A través de su corazón revolucionario y desinteresado, el único interés que tenía Castro era la liberación del pueblo de Namibia, y dedicó muchísimos recursos para lograr la independencia y la libertad de Namibia. Y los cubanos no fueron allá ni a buscar oro ni diamantes, solamente se llevaron de allí los restos mortales de sus compañeros caídos (Aplausos).

Aun cuando tengamos enemigos, jamás olvidaremos a nuestros amigos. El pueblo cubano es nuestro amigo. Fidel es nuestro amigo. Fidel es nuestro amigo ahora y para toda la eternidad. Recordamos siempre a Fidel en los niños de Namibia, a quienes sus padres les ponen el nombre de Fidel o de Castro (Aplausos). Recordamos también a Fidel en los miles de niños de Cassinga que vinieron aquí a Cuba, crecieron aquí, aprendieron español de manera fluida y en estos momentos ocupan cargos importantes en el Partido y el Gobierno. Recordamos también a Fidel a través de los médicos, enfermeros, enfermeras y personal de la salud que trabajan sin descanso en nuestro país.

Tenemos todavía mucho que aprender de un hombre que vivió y murió según sus propios términos.

En momentos en que las personas pierden su fe, en que se crean diferentes alianzas negativas, son esos los momentos en que tenemos que tener una mente clara y tener siempre presente las ideas del compañero Fidel (Aplausos).

El apoyo constante ofrecido por Cuba a la liberación de África fue un apoyo que había sido ya preconizado por José Martí. Martí nos enseñó: el verdadero hombre no mira dónde se vive mejor sino de qué lado está el deber.

Las lecciones de Fidel seguirán siendo la guía nuestra en nuestra lucha por buscar un nuevo orden mundial. Nosotros debemos seguir unidos, a pesar del colonialismo, y seguir unidos hasta la victoria siempre (Aplausos).

Al presidente Raúl, a la familia Castro, a nuestra familia cubana: nuestra lucha es una lucha justa, el dolor que ustedes sienten es un dolor nuestro también. Fidel se nos ha ido, pero el espíritu de Fidel seguirá viviendo para siempre.

¡Patria o Muerte!
¡Venceremos! (Aplausos.)

9:04 p.m. Evo Morales

¡Que viva Cuba! (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Que viva Fidel!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Que vivan los pueblos antimperialistas!  (Exclamaciones de:  “¡Vivan!”)

Muchas gracias hermanas y hermanos.

Saludo al hermano Raúl; al Gobierno; al pueblo cubano:

La profunda admiración por esta unidad, esta fortaleza del pueblo cubano. En las últimas horas escuché de la prensa burguesa proimperialista que decía:  “¿Ahora qué hará Cuba sin líder?”  Y estamos viendo, está viendo el mundo entero al pueblo cubano más unido, más fuerte que nunca para seguir derrotando esa dominación imperialista (Aplausos y exclamaciones de: ¡Unidad, unidad, unidad!, y ¡Cuba, Cuba, Cuba!, ¡Yo soy Fidel, yo soy Fidel, yo soy Fidel!).

Hermanas y hermanos:

Vengo a nombre del pueblo boliviano, a nombre de los movimientos sociales:  petroleros, mineros, fabriles, el pacto de unidad, el movimiento campesino indígena originario, vecinos, transportistas, prácticamente todos los sectores sociales, a expresar nuestro respeto, nuestro cariño, nuestra admiración y, sobre todo, nuestro reconocimiento al pueblo cubano, a su gobierno, a Fidel por tanta solidaridad, no solamente con Bolivia, sino con los pueblos del mundo (Aplausos).  Decirles a nombre del pueblo boliviano:  muchas gracias hermanas y hermanos, por ese trabajo, por esa línea política en la liberación de los pueblos del mundo desde Cuba.

Al pueblo abnegado del hermano Fidel, su lucha por la soberanía de los Estados y la dignidad de los pueblos del mundo.  Uno de los mayores legados de Fidel es hacer que la política sea el arma moral más noble para la liberación de los pueblos del mundo.

Fidel puso a Cuba en el mapa del mundo, luchando contra la codicia del imperio y el mundo reconoce a Fidel como una epopeya inalcanzable en estos tiempos y lo será para toda la humanidad.

Fidel demostró al mundo que no hay imperio perpetuo ni poder imperial impune.  Fidel derrotó en Naciones Unidas a Estados Unidos con la razón y por la justicia, porque Estados Unidos lo que consigue es con chantaje, condicionamientos e invasiones para la dominación de los pueblos del mundo.

Fidel no solo garantiza educación y salud para Cuba.  Sacó del analfabetismo a muchos pueblos del mundo y con la salud les hizo milagros a los más humildes del mundo.

¡Muchas gracias, Fidel! (Aplausos.)

Fidel ha sido un verdadero padre de los excluidos, de los marginados, de los discriminados, de los más pobres del mundo.  Fidel nos enseña que el único camino de nuestros pueblos es la unidad y la integración.  Fidel es un verdadero constructor de la paz con justicia social.

Quiero decirles, hermanas y hermanos, Fidel no ha muerto, porque los pueblos no mueren, menos aquellos pueblos que luchan por su liberación, ese es Fidel (Aplausos).  Fidel no ha muerto, porque las ideas no mueren, menos aquellas ideas que abonan el camino de la emancipación.  Fidel no ha muerto, porque las luchas no cesan, menos aquellas luchas que están destinadas a dignificar a la humanidad.  Fidel está más vivo que nunca, más necesario que nunca, está vivo, vigilante, pensando en seguir la lucha para preservar  nuestra casa común, sembrando trincheras de esperanza; hablando de los grandes sueños, fijando metas, trazando rutas.  Fidel no ha muerto, no puede morir, Fidel está por encima de su propia vida, está instalado para siempre en la historia de la humanidad (Aplausos).

América Latina y el mundo no se pueden comprender en el siglo XX sin Fidel ni sin Cuba.  Fidel y Cuba cambiaron el mundo.  Mientras haya un socialista de pie, luchando con la palabra, con las ideas y con la fuerza de la razón, Fidel estará entre nosotros y para siempre (Aplausos).

A Fidel intentaron matarlo de mil maneras durante más de medio siglo más de 10 presidentes norteamericanos y no lo lograron.  Fidel venció todas las batallas frente al imperio: la batalla moral, porque Fidel luchó por la humanidad; la batalla política, porque las causas de Cuba son las causas de América Latina y del mundo; las batallas de ética, porque nunca renunció a las batallas, siempre vivió en la trinchera.  Fidel es de esa clase de hombres que solo nacen de los brazos de un pueblo revolucionario y Cuba es la Revolución que el mundo sueña (Aplausos).

Cuba y Fidel iluminan al mundo ante la sombra tenebrosa del imperio.  Fidel es sinónimo de lucha antimperial, porque significa que es sinónimo de lucha por la humanidad.

Quiero decirles hermanas y hermanos, seguramente en persona nunca más lo veremos físicamente, pero la lucha de Fidel, sus ideas serán para siempre, del Fidel Comandante (Aplausos).

Quiero decirles al pueblo cubano, a los pueblos del mundo, personalmente lo extrañaré, habrá una ausencia, quién me enseñará, quién me reflexionará, quién me cuidará, quiénes nos cuidarán.

Hermanas y hermanos:  mi cariño y mi respeto, mi admiración a Fidel por tantas cosas que hizo por la humanidad.  Por eso, hermanas y hermanos, decirle al pueblo de Cuba que el dolor que lleva, también es dolor del pueblo boliviano, de los antimperialistas del mundo.  Estamos como nunca unidos para seguir luchando y para seguir liberando a los pueblos del mundo y a la cabeza el pueblo cubano y el Comandante.

Para terminar, ayúdenme a decir:

¡Gloria a Fidel! (Exclamaciones de:  “¡Gloria!”)

¡Que viva Cuba!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Que vivan los pueblos antimperialistas del mundo!  (Exclamaciones de:  “¡Vivan!”)

¡Hasta la victoria siempre! (Exclamaciones de:  “¡Venceremos!”

Muchas gracias (Aplausos).

8:55 p.m. Victor Sheiman

Querido Raúl;

Queridos amigos cubanos;

Compañeros;

Señoras y Señores:

Con un sentimiento de profundo dolor, hoy nos despedimos del hombre época, eminente líder de la Revolución Cubana, nuestro amigo Comandante Fidel.

Es muy difícil trasmitir con palabras los sentimientos que sobrecargan nuestros corazones cuando recordamos los hechos históricos del siglo XX.  El invencible Comandante fue su principal inspirador y ejecutor.

Es enorme el aporte personal de este hombre a la salvaguarda de la justicia social e igualdad civil, no solamente en Cuba, sino en todo el mundo.  Las acciones revolucionarias de los luchadores por la libertad, encabezadas por Fidel, con el tiempo se transformaron en movimiento libertador a gran escala en los niveles regional y mundial.  Su propia vida y el legado espiritual del ferviente Comandante, se convirtieron en punto de referencia para muchos luchadores por la libertad de sus pueblos.

Durante toda su existencia él se guió por el principio:  Más vale morir de pie que vivir de rodillas (Aplausos).  Toda su vida heroica, llena de hazañas y victorias, es un relevante ejemplo de servicio abnegado a la patria, ejemplo de defensa de ideales de la libertad, igualdad y justicia social.

En Bielorrusia valoramos muy altamente el enorme aporte personal de Fidel Castro al desarrollo de las relaciones amistosas entre nuestros Estados.

Como señalara Aleksandr Lukashenko, presidente de la República de Bielorrusia, el luminoso nombre del audaz Comandante está inscrito con letras de oro en la historia del proceso de establecimiento de la colaboración estratégica entre Bielorrusia y Cuba.

Estoy seguro de que la obra inmortal del Comandante Fidel seguirá su histórico camino victorioso.  Su legado será un símbolo de esperanza de la gente sencilla para una vida justa y feliz.  A lo largo de décadas, Bielorrusia ha sido fiel amigo y seguro socio de la hermana Cuba, y así será en adelante.

Queridos amigos:

Fidel no se fue, Fidel se quedó.  La nítida imagen del invencible Comandante, su legado político, permanecerán por siempre entre nosotros.

¡Viva Cuba!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Viva Fidel!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”) (Aplausos.)

8:48 p.m. Hamad bin Jalifa Al Thani

En el nombre de Dios, el compasivo y muy misericordioso:

Hemos acudido hoy a las exequias de un gran líder, un revolucionario excepcional, un militante firme, un combatiente obstinado, símbolo de la resistencia, que llegó a todos los rincones del orbe y estuvo presente en la mente de todos (Aplausos).

Fidel Castro fue un gigante de la lucha por la liberación nacional.  Mantuvo una fe inquebrantable en el derecho de los pueblos a la autodeterminación, en una etapa en que la mayoría de los pueblos del mundo se encontraban sometidos al colonialismo.  Luchó por las causas en que tuvo fe, inspiró a millones de seres humanos que vivían bajo el yugo del colonialismo en diferentes lugares del planeta.  Ocupó un lugar cimero entre los grandes próceres de los movimientos de liberación en el siglo XX.  Igualmente, respaldó las justas causas árabes y, en primer lugar, la causa central de los árabes:  la causa palestina, por lo que merece nuestro agradecimiento por el apoyo que brindó al pueblo palestino en su lucha por la consecución de sus derechos inalienables (Aplausos).  Asimismo, mantuvo honrosas posturas en apoyo a la revolución del millón de mártires en Argelia (Aplausos).

Leí mucho acerca de lo que escribió Fidel Castro, me impactó su obra; luego lo conocí personalmente, nos vimos aquí cuando visité el país, tuvimos una entrañable amistad.  También nos reunimos cuando él tuvo la gentileza de visitarnos en Catar, visita que contribuyó al desarrollo de las relaciones bilaterales entre los dos países.

Fidel Castro dejó su impronta en su época y en su mundo, por lo que perdurarán siempre las enseñanzas que nos trasmitió durante su vida.  Su legado, su lucha, su firmeza frente a los desafíos serán siempre fuente de inspiración para esta generación y para las generaciones futuras (Aplausos).

En este momento de tristeza hago llegar las más cálidas condolencias a Su Excelencia el Presidente Raúl Castro y al pueblo cubano, por el deceso de este líder histórico (Aplausos).

Que la paz sea con vosotros, la clemencia de Alá y sus bendiciones (Aplausos).

8:42 p.m. Nguyen Thi Kim Ngan

En el nombre de Dios, Excelentísimo señor Raúl Castro Ruz, honorable Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros;

Honorables y respetables autoridades del Partido y el Gobierno cubanos;

Distinguido y revolucionario pueblo de Cuba;

Respetables invitados;

Señoras y señores:

Ante todo, creo necesario expresar el respeto, las condolencias y la consideración del pueblo y el gobierno de la República Islámica de Irán a los familiares, al pueblo resistente y al gobierno revolucionario de Cuba en ocasión del fallecimiento del Comandante Fidel Castro Ruz (Aplausos).

Lo que hoy reúne en esta plaza a esta multitud de pueblo y mandatarios, enviados especiales de decenas de países y organizaciones de todo el mundo, es el homenaje a uno de los más destacados revolucionarios de la actualidad, el fallecido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz (Aplausos).  Una persona cuyo nombre en el mundo es reconocido no solo como un luchador e independentista cubano, sino como un pensador revolucionario y un libertador para todos los pueblos de la América Latina y para los oprimidos del mundo.

Una persona que brindó su vida a los esfuerzos por defender los derechos de los oprimidos y a la lucha contra el colonialismo, por lo que su nombre, unido al de los grandes líderes libertadores de la historia, quedará eternamente grabada en la memoria de la humanidad.  A pesar de que este gran hombre ya no se encuentra físicamente entre nosotros, una multitud de pueblo de todas las razas, continentes y generaciones inspirado en este movimiento emancipador dará continuidad a este valioso camino.

La nación revolucionaria de Irán también, a pesar de la lejanía geográfica, desde comienzos de la Revolución Islámica en el año 1979, estableció una alianza inquebrantable con los ideales antimperialistas del Comandante Fidel.  Hoy el gobierno y el pueblo de Irán también comparten con el pueblo cubano la tristeza de la pérdida de tan destacada personalidad.

Tal y como expresara el excelentísimo doctor Rouhaní, Presidente de la República Islámica de Irán en su mensaje de condolencia, por el fallecimiento del Comandante Fidel, y cito:  “En la presente era en que las naciones amantes de la libertad del mundo padecen reiteradas violaciones de los más elementales y básicos principios humanos, como la paz, la justicia y la libertad, existen afortunadamente hidalgos y luchadores como Fidel Castro, que ni en los últimos días de su vida, han abandonado la lucha” (Aplausos).

Honorable audiencia;

Distinguidos invitados:

Aprovecho mi presencia en este homenaje para rememorar a ese gran revolucionario y sus memorables y contundentes discursos en esta misma plaza, cuya retórica retumba en los oídos y los corazones de los pueblos del mundo (Aplausos).

8:38 p.m. Vyacheslav V. Volodin

En el nombre de Dios, Excelentísimo señor Raúl Castro Ruz, honorable Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros;

Honorables y respetables autoridades del Partido y el Gobierno cubanos;

Distinguido y revolucionario pueblo de Cuba;

Respetables invitados;

Señoras y señores:

Ante todo, creo necesario expresar el respeto, las condolencias y la consideración del pueblo y el gobierno de la República Islámica de Irán a los familiares, al pueblo resistente y al gobierno revolucionario de Cuba en ocasión del fallecimiento del Comandante Fidel Castro Ruz (Aplausos).

Lo que hoy reúne en esta plaza a esta multitud de pueblo y mandatarios, enviados especiales de decenas de países y organizaciones de todo el mundo, es el homenaje a uno de los más destacados revolucionarios de la actualidad, el fallecido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz (Aplausos).  Una persona cuyo nombre en el mundo es reconocido no solo como un luchador e independentista cubano, sino como un pensador revolucionario y un libertador para todos los pueblos de la América Latina y para los oprimidos del mundo.

Una persona que brindó su vida a los esfuerzos por defender los derechos de los oprimidos y a la lucha contra el colonialismo, por lo que su nombre, unido al de los grandes líderes libertadores de la historia, quedará eternamente grabada en la memoria de la humanidad.  A pesar de que este gran hombre ya no se encuentra físicamente entre nosotros, una multitud de pueblo de todas las razas, continentes y generaciones inspirado en este movimiento emancipador dará continuidad a este valioso camino.

La nación revolucionaria de Irán también, a pesar de la lejanía geográfica, desde comienzos de la Revolución Islámica en el año 1979, estableció una alianza inquebrantable con los ideales antimperialistas del Comandante Fidel.  Hoy el gobierno y el pueblo de Irán también comparten con el pueblo cubano la tristeza de la pérdida de tan destacada personalidad.

Tal y como expresara el excelentísimo doctor Rouhaní, Presidente de la República Islámica de Irán en su mensaje de condolencia, por el fallecimiento del Comandante Fidel, y cito:  “En la presente era en que las naciones amantes de la libertad del mundo padecen reiteradas violaciones de los más elementales y básicos principios humanos, como la paz, la justicia y la libertad, existen afortunadamente hidalgos y luchadores como Fidel Castro, que ni en los últimos días de su vida, han abandonado la lucha” (Aplausos).

Honorable audiencia;

Distinguidos invitados:

Aprovecho mi presencia en este homenaje para rememorar a ese gran revolucionario y sus memorables y contundentes discursos en esta misma plaza, cuya retórica retumba en los oídos y los corazones de los pueblos del mundo (Aplausos).

8:30 p.m. Majid Ansari

En el nombre de Dios, Excelentísimo señor Raúl Castro Ruz, honorable Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros;

Honorables y respetables autoridades del Partido y el Gobierno cubanos;

Distinguido y revolucionario pueblo de Cuba;

Respetables invitados;

Señoras y señores:

Ante todo, creo necesario expresar el respeto, las condolencias y la consideración del pueblo y el gobierno de la República Islámica de Irán a los familiares, al pueblo resistente y al gobierno revolucionario de Cuba en ocasión del fallecimiento del Comandante Fidel Castro Ruz (Aplausos).

Lo que hoy reúne en esta plaza a esta multitud de pueblo y mandatarios, enviados especiales de decenas de países y organizaciones de todo el mundo, es el homenaje a uno de los más destacados revolucionarios de la actualidad, el fallecido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz (Aplausos).  Una persona cuyo nombre en el mundo es reconocido no solo como un luchador e independentista cubano, sino como un pensador revolucionario y un libertador para todos los pueblos de la América Latina y para los oprimidos del mundo.

Una persona que brindó su vida a los esfuerzos por defender los derechos de los oprimidos y a la lucha contra el colonialismo, por lo que su nombre, unido al de los grandes líderes libertadores de la historia, quedará eternamente grabada en la memoria de la humanidad.  A pesar de que este gran hombre ya no se encuentra físicamente entre nosotros, una multitud de pueblo de todas las razas, continentes y generaciones inspirado en este movimiento emancipador dará continuidad a este valioso camino.

La nación revolucionaria de Irán también, a pesar de la lejanía geográfica, desde comienzos de la Revolución Islámica en el año 1979, estableció una alianza inquebrantable con los ideales antimperialistas del Comandante Fidel.  Hoy el gobierno y el pueblo de Irán también comparten con el pueblo cubano la tristeza de la pérdida de tan destacada personalidad.

Tal y como expresara el excelentísimo doctor Rouhaní, Presidente de la República Islámica de Irán en su mensaje de condolencia, por el fallecimiento del Comandante Fidel, y cito:  “En la presente era en que las naciones amantes de la libertad del mundo padecen reiteradas violaciones de los más elementales y básicos principios humanos, como la paz, la justicia y la libertad, existen afortunadamente hidalgos y luchadores como Fidel Castro, que ni en los últimos días de su vida, han abandonado la lucha” (Aplausos).

Honorable audiencia;

Distinguidos invitados:

Aprovecho mi presencia en este homenaje para rememorar a ese gran revolucionario y sus memorables y contundentes discursos en esta misma plaza, cuya retórica retumba en los oídos y los corazones de los pueblos del mundo (Aplausos).

8:20 p.m. Li Yuanchao

En el nombre de Dios, Excelentísimo señor Raúl Castro Ruz, honorable Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros;

Honorables y respetables autoridades del Partido y el Gobierno cubanos;

Distinguido y revolucionario pueblo de Cuba;

Respetables invitados;

Señoras y señores:

Ante todo, creo necesario expresar el respeto, las condolencias y la consideración del pueblo y el gobierno de la República Islámica de Irán a los familiares, al pueblo resistente y al gobierno revolucionario de Cuba en ocasión del fallecimiento del Comandante Fidel Castro Ruz (Aplausos).

Lo que hoy reúne en esta plaza a esta multitud de pueblo y mandatarios, enviados especiales de decenas de países y organizaciones de todo el mundo, es el homenaje a uno de los más destacados revolucionarios de la actualidad, el fallecido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz (Aplausos).  Una persona cuyo nombre en el mundo es reconocido no solo como un luchador e independentista cubano, sino como un pensador revolucionario y un libertador para todos los pueblos de la América Latina y para los oprimidos del mundo.

Una persona que brindó su vida a los esfuerzos por defender los derechos de los oprimidos y a la lucha contra el colonialismo, por lo que su nombre, unido al de los grandes líderes libertadores de la historia, quedará eternamente grabada en la memoria de la humanidad.  A pesar de que este gran hombre ya no se encuentra físicamente entre nosotros, una multitud de pueblo de todas las razas, continentes y generaciones inspirado en este movimiento emancipador dará continuidad a este valioso camino.

La nación revolucionaria de Irán también, a pesar de la lejanía geográfica, desde comienzos de la Revolución Islámica en el año 1979, estableció una alianza inquebrantable con los ideales antimperialistas del Comandante Fidel.  Hoy el gobierno y el pueblo de Irán también comparten con el pueblo cubano la tristeza de la pérdida de tan destacada personalidad.

Tal y como expresara el excelentísimo doctor Rouhaní, Presidente de la República Islámica de Irán en su mensaje de condolencia, por el fallecimiento del Comandante Fidel, y cito:  “En la presente era en que las naciones amantes de la libertad del mundo padecen reiteradas violaciones de los más elementales y básicos principios humanos, como la paz, la justicia y la libertad, existen afortunadamente hidalgos y luchadores como Fidel Castro, que ni en los últimos días de su vida, han abandonado la lucha” (Aplausos).

Honorable audiencia;

Distinguidos invitados:

Aprovecho mi presencia en este homenaje para rememorar a ese gran revolucionario y sus memorables y contundentes discursos en esta misma plaza, cuya retórica retumba en los oídos y los corazones de los pueblos del mundo (Aplausos).

8:13 p.m. Abdelkader Ben Salah

Excelentísimo señor Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, Raúl Castro Ruz;

Excelentísimos Jefes de Estado y de Gobiernos;

Excelencias y estimados jefes de delegaciones;

Señoras y señores:

Es para mí un gran honor presentar este mensaje de condolencias de uno de los hombres más grandes de nuestra era contemporánea, el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro (Aplausos).

Quisiera, ante todo, expresar en nombre del excelentísimo señor presidente de la República, señor Abdelaziz Buteflika, y en nombre del gobierno y el pueblo de Argelia al gobierno y al pueblo de Cuba, nuestras sinceras condolencias ante la pérdida de uno de los mejores hijos que ha dado esta tierra de bondad, la isla de la libertad, Cuba (Aplausos).

Quisiera también patentizarles nuestra solidaridad y acompañamiento ante esta triste tragedia que les golpea hoy y que también nos golpea hoy a todos (Aplausos).

¿Acaso existe mejor consuelo para el pueblo amigo de Cuba que esta expresión espontánea y sincera de simpatía de millones de admiradores de todas partes del planeta que hoy sufren su desaparición?

¿Acaso puede rendirse mejor tributo a las cualidades del líder máximo que el reconocimiento unánime a la impronta de este hombre en el curso de los más grandes acontecimientos ocurridos en el mundo durante la segunda mitad del siglo XX?

El líder Fidel Castro vivió como un gigante y permanecerá después de su partida como una leyenda y un valioso legado para las generaciones que se inspirarán en su pensamiento para erigir las bases sólidas en aras de lograr la construcción de un mundo donde prevalezca la justicia, la dignidad y la libertad; a la vez que su combate les iluminará en la forja de virtudes tales como la abnegación, el sacrificio, la honestidad, la fidelidad hacia los demás y la adhesión a los principios a costa de cualquier precio (Aplausos).

¡Que descanse en paz, porque seguirá vivo en nuestros corazones y en nuestra memoria! (Aplausos.)

8:03 p.m. Alexis Tsipras

Hermanos y hermanas;

Valiente pueblo de Cuba (Aplausos):

Aquí, desde la Plaza de la Revolución, como corresponde a este gran revolucionario del siglo XX, despedimos hoy al Comandante Fidel.  Despedimos a un símbolo internacional de la lucha y la resistencia, quien con su ejemplo inspiró las luchas de los pueblos en todo el mundo por la independencia, la libertad, la justicia y la dignidad.

Despedimos al Fidel de los pobres, de los humildes, de los oprimidos y de los que jamás se rinden, el Fidel de ustedes, nuestro Fidel, el Fidel que pertenece a todos los rincones de este planeta, el Fidel que pertenece a la historia (Aplausos).

Es un gran honor participar en este momento  histórico en representación del pueblo griego, un pueblo que vive en un rincón del planeta muy distante de ustedes, pero muy cercano a los valores e ideales por los que ustedes han luchado y luchan (Aplausos).  Porque al igual que el pueblo cubano, en los momentos críticos de su historia, el pueblo griego no vaciló en levantarse y luchar contra poderosos adversarios para reclamar su libertad e independencia, su dignidad y sus derechos.

¡Libertad o muerte! fue el lema de la revolución griega de 1821; ¡Patria o Muerte! fue el lema de la Revolución Cubana de 1959 (Exclamaciones de: “¡Venceremos!”).

Siguiendo los pasos de Simón Bolívar y José Martí, junto con el Che Guevara, Fidel logró que Cuba dejase de ser una dictadura más para convertirse en un símbolo internacional de resistencia y dignidad nacional (Aplausos).

Fidel le deja un valioso legado al pueblo cubano en los campos de la educación, la erradicación del analfabetismo, la salud, sus niveles superiores de ciencia y cultura, pero también les deja un valioso legado a todos los pueblos, porque inspiró los cambios políticos y sociales en América Latina, creó las bases para una nueva era de integración regional y las condiciones para la coexistencia pacífica y la cooperación entre Cuba y occidente.

La Cuba de Fidel, no obstante, nos enseñó que el camino al socialismo no está cubierto de rosas, también está lleno de dificultades, reveses y altibajos.  Hemos aprendido de él, de sus logros y de los reveses.

Fidel nos enseñó que la lucha por las transformaciones sociales es una batalla permanente que exige grandes sacrificios, como los sacrificios que el pueblo de Cuba ha soportado con estoicismo durante el embargo impuesto a su país como chantaje y castigo permanentes.  Y tal vez nosotros en Europa no podamos imaginar las dificultades que ustedes han debido soportar, pero nosotros también tenemos nuestras propias fuerzas opresoras, la lógica inhumana de las leyes del mercado en el neoliberalismo.

Y nosotros en la lejana Grecia luchamos por la justicia y la dignidad, y en esta lucha nos acompaña y nos acompañará siempre el ejemplo de Fidel en nuestras victorias y en nuestras derrotas, en nuestros desafíos y en nuestros compromisos (Aplausos).

Fidel ha fallecido, pero siempre estará presente en las pequeñas y grandes batallas de los pueblos en todo el planeta, en la llama de la resistencia de los oprimidos que reafirman su dignidad, en la fuerza de aquellos que luchan con pasión para reclamar lo imposible y dejar de vivir lo inaceptable cambiando el curso de la historia.

¡Adiós, Comandante, hasta la victoria siempre! (Aplausos.)

7:59 p.m. Salvador Sánchez Cerén

Palabras de Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador.

Excelentísimo señor presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, compañero Raúl Castro;

Excelentísimos señores Jefes de Estado y de Gobierno;

Honorables delegaciones oficiales que nos acompañan;

Querido pueblo cubano:

Quiero expresar nuestras condolencias al pueblo de Cuba, al Gobierno y al Partido Comunista en estos momentos de tristeza y dolor. Nuestro pesar y cariño a los familiares de nuestro hermano de lucha por la vida y la dignidad de los pueblos, el Comandante Fidel Castro Ruz (Aplausos).

En el Salvador recibimos con mucho dolor la noticia de su partida, en especial, la militancia y la dirección de nuestro Partido FMLN, que ha mantenido a lo largo de la historia estrechos lazos de hermandad con Fidel y la Revolución Cubana.

Uno de los valores más preciados que nos enseñó Fidel es la unidad, y su llamado fue decisivo para que las fuerzas revolucionarias salvadoreñas un 10 de octubre de 1980 nos uniéramos bajo una sola bandera: la del FMLN.

Ha sido un largo y victorioso camino que hemos marchado juntos Cuba y El Salvador. En estas batallas se han forjado miles de hombres y mujeres dispuestos a luchar por el pueblo y hacer realidad sus sueños y esperanzas de una vida mejor. También se consolidó una entrañable amistad entre Fidel, Schafik Handal y el FMLN para mejorar la vida de nuestros pueblos (Aplausos).

Fidel tuvo un especial aprecio y respeto por el pueblo salvadoreño. Como miles de jóvenes salvadoreños, conocí a Fidel a través de Radio Rebelde. Escucharlo significó para nosotros el despertar de la conciencia política y la decisión de cambiar la triste realidad de nuestro pueblo, víctima de una cruel dictadura militar. Recuerdo aquel sentimiento solidario y apoyo a la lucha en la Sierra Maestra, y luego con la Revolución triunfante, una obra humana admirada por su resistencia y dignidad ante la permanente agresión estadounidense. No era solo un cambio social sino también una revolución moral, que llenaba de entusiasmo nuestros espíritus. Fue Fidel quien nos inspiró a vincularnos en cuerpo y alma a la lucha revolucionaria y al servicio de nuestro pueblo.

Tuvimos la oportunidad de compartir con Fidel en diferentes momentos de la historia. Escuchamos sus experiencias, sus consejos, pero además sus críticas, porque era un hombre honesto, justo, que decía las cosas por duras que fueran, y eso también nos ayudó mucho a madurar en nuestro pensamiento y en nuestra visión estratégica (Aplausos).

Las nuevas generaciones continuarán impulsando las ideas de Fidel y la Revolución Cubana para seguir transformando nuestras sociedades, volverlas más justas y solidarias. La dimensión humana de Fidel tiene que ver mucho con la grandeza de su pueblo, su generosidad y heroísmo.  Cuba es un ejemplo de todo lo que es posible alcanzar por el bienestar y la felicidad de la gente, y lograrlo, incluso, en medio de un injusto bloqueo de más de 50 años impuesto por Estados Unidos (Aplausos).

El homenaje del pueblo cubano, del mundo entero, este cariño inmenso nos demuestra que Fidel y sus ideas viven en los corazones de millones de seres humanos que seguimos su ejemplo de luchador incansable por el bien de la humanidad (Aplausos).

Las ideas de Fidel se multiplicarán en la lucha de los pueblos por la justicia, el progreso, la libertad y la paz.  Fidel desde su inmortalidad nos acompaña y guía en la construcción de un mundo mejor, que él nos demostró que sí es posible con su ejemplo, tenacidad y decisión de luchar para que las ideas se hagan realidad.

¡Muchas gracias, Fidel!

¡Muchas gracias, pueblo de Cuba! (Aplausos.)

7:51 p.m. Roosevelt Skerrit

Excelentísimo compañero Raúl Castro, Presidente de la República de Cuba;

Miembros del Gobierno;

Jefes de Estado y Gobierno;

Excelencias;

Damas y caballeros;

Gran pueblo de Cuba:

¡Saludos!

Las páginas de la historia consignan que en cada siglo nace por lo menos una personalidad que trasciende a la vida y capta la imaginación y la atención del mundo, por su singular arrojo en la consecución de lo extraordinario y por las ondas de choque que su quehacer genera al combatir la opresión y el orden establecido.  Fidel Castro, líder indiscutible de la Revolución Cubana, fue una de esas personalidades.  Siento el privilegio de haber podido llamarle mi amigo y mi mentor (Aplausos).

Inspirado por el gran Héroe de la independencia de Cuba, José Martí, quien tuvo la visión de una Cuba libre de la injerencia estadounidense, o sea, una Cuba —y cito—:  “con todos y para el bien de todos”, Fidel liberó a los cubanos de la brutal dictadura batistiana y condujo a su país por el camino del socialismo y la libre determinación (Aplausos).

Durante más de 50 años y contando con el respaldo de amigos, la Revolución Cubana ha resistido el despiadado embargo económico y comercial orquestado por Occidente, embargo que ha costado a ustedes, los cubanos, miles de millones de dólares.  La comunidad del Caribe, CARICOM, recuerda con orgullo que fueron cuatro de nuestros Estados miembros los que se unieron en 1972 para romper el aislamiento diplomático de Cuba en este hemisferio.

Bajo la dirección invencible de Fidel, Cuba no solo sobrevivió, sino también emprendió el desarrollo de un sistema de salud pública de primera categoría; un sistema educacional en el que nadie queda a la saga; una capacidad de investigación científica e innovación en la industria farmacéutica que ha colocado a este país entre los principales actores de este mundo, y una infraestructura deportiva reconocida por su producción de campeones mundiales (Aplausos).

El fervor del compañero Fidel en su batallar en contra del dominio colonial y la opresión trascendió las fronteras de su entrañable Cuba.  Sus intervenciones en Mozambique y en la guerra de Angola, cambiaron el rumbo de la historia de esas dos excolonias portuguesas y desempeñaron un papel definitorio en la lucha para librar a Sudáfrica y al continente africano del flagelo del apartheid.

Fidel fue un amigo de verdad, extendió su mano a los países recién independizados de la América Latina y el Caribe, a los cuales ayudó en las esferas en las que Cuba ya tenía una relativa fuerza; ello fue en especial evidente en la formación de médicos y otros profesionales de la salud y en el otorgamiento de becas para el estudio de otras disciplinas.

CARICOM estará por siempre agradecida de usted y del pueblo de Cuba por los grandes sacrificios que ustedes han realizado en medio de gigantescas adversidades, pues ustedes han mantenido durante decenios la formación de nuestros profesionales en los órdenes bilateral y multilateral (Aplausos).

Resulta difícil identificar un sector en las economías nuestras en las que Cuba y el compañero Fidel no hayan incidido para su mejoramiento.  Sin el menor temor a equivocarme les afirmo que nuestros servicios de salud estarían entre los más pobres de no haber sido por la mano generosa de Fidel en momentos decisivos de nuestro desarrollo (Aplausos).  Reconocimos estos aportes cuando en el 2008 otorgamos al compañero Fidel nuestro honor cimero, la Orden de la Comunidad del Caribe, y Fidel ha sido la única personalidad no ciudadana de CARICOM a la que dicha orden ha sido conferida (Aplausos).

Sin dudas, el compañero Fidel fue uno de los gigantes políticos e icónicos de la segunda mitad del siglo XX.  Fidel se suma al grupo de distinguidos hermanos y luchadores por la libertad, entre los que figuran Yasser Arafat y Nelson Mandela, cuya resistencia y decisión representaron fuentes de estímulo para sus pueblos (Aplausos).

Hoy día Cuba llora la pérdida de un gran líder, de un maestro y de un padre, compartimos con ustedes este dolor y vacío, pues nosotros también hemos perdido a un amigo leal y valioso (Aplausos).  Su recuerdo vive en nuestra misión de servir a nuestro pueblo y de construir un mundo en el que reinen la justicia, la imparcialidad y la paz.

Fidel Castro fue un hombre de su tiempo y utilizó las herramientas a su disposición para lidiar con las realidades enfrentadas por Cuba en su lucha contra la injusticia y la opresión.

En cuando a mi persona, he perdido a un amigo y a un excelente maestro. He aquí un hombre que mostró un interés real en los peculiares desafíos de los pequeños Estados insulares y que nos ayudó, no solo con sus ideas y sus pláticas, sino también con sus hechos (Aplausos).

La Mancomunidad de Dominica en su momento oportuno se cerciorará de que el aporte de Fidel a nuestra isla y a nuestra región y, de hecho, a la humanidad entera, sea inmortalizado en un memorial que sirva de ilustración a las generaciones futuras (Aplausos).

Hermano mío, con todo respeto, descanse usted en paz.

¡Hasta la victoria siempre, Fidel!

¡Vas bien Fidel!

¡Viva la Revolución Cubana! (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

Muchas gracias (Aplausos).

7:27 p.m. Jacob Zuma

Excelentísimo Presidente Raúl Modesto Castro Ruz y miembros de su gobierno;

Miembros de la familia Castro Ruz;

Jefes de Estado y Gobierno;

Miembros del Comité Central del Partido Comunista de Cuba;

Miembros del Cuerpo Diplomático;

Miembros también del Cuerpo Consular;

Pueblo enlutado, como el nuestro;

Compañeros y amigos:

El pueblo y el gobierno de la República de Sudáfrica conocieron con tristeza el fallecimiento de uno de los grandes revolucionarios de nuestro tiempo y uno de los grandes héroes del siglo XX, nuestro compañero el Presidente Fidel Castro Ruz.

Nos sumamos a las fuerzas progresistas de todo el mundo a guardar luto y a celebrar la vida de este internacionalista reconocido y de este antimperialista, quien respaldó, de manera desinteresada, las luchas de los oprimidos y los explotados.  La muerte del compañero Fidel es una pérdida dolorosa para el pueblo de Sudáfrica.  Él estuvo al lado nuestro en solidaridad y respaldó la lucha, incluida la campaña internacional para aislar al régimen del apartheid.  Sabíamos que podíamos confiar en Cuba, un amigo y un aliado de los oprimidos.

La relación especial, profunda e imperecedera entre Cuba y Sudáfrica se cimentó con la sangre de los soldados cubanos heroicos, quienes pagaron el sacrificio supremo por su convicción en el antimperialismo, la libertad y la justicia (Aplausos).

Cuba desplegó casi medio millón de soldados y oficiales en África para respaldar las luchas por la independencia nacional o en contra de la agresión extranjera durante 30 años.  La intervención de Cuba en Angola se destaca como uno de los ejemplos más grandes de la solidaridad internacional que cambió el rumbo de la historia (Aplausos).

El compañero Fidel desplegó tropas de combate, asesores militares y equipamiento para defender a Angola de una invasión lanzada por las fuerzas de defensa de la Sudáfrica racista, que estaba respaldada por las fuerzas locales negativas.

Esta misión comprendió también liberar a Namibia y fomentar los esfuerzos de liberación en Sudáfrica entre 1987 y 1988.  Fue esta interacción la que condujo a la batalla épica de Cuito Cuanavale en 1988, en la cual los cubanos obligaron al régimen del apartheid racista de Sudáfrica a replegarse, de una manera humillante y devastadora (Aplausos).

La derrota histórica de las fuerzas racistas consolidó la victoria del MPLA en Angola, y también sentó las bases para la independencia de Namibia en 1990, y condujo, además, a la propia liberación de Sudáfrica en 1994.  ¡Saludamos al compañero Fidel por este sacrificio desinteresado! (Aplausos.)

En África, Cuba no estaba buscando oro, ni diamantes, ni petróleo; los cubanos solo querían ver la libertad, querían ver también el fin del tratamiento de África como si fuera un terreno de juego para las naciones poderosas mientras que los pueblos sufrían.

Al dirigirse al Parlamento de Sudáfrica en 1998, el compañero Fidel dijo lo siguiente acerca de los soldados cubanos en África:  De las tierras de África, en las que trabajaron y lucharon de manera voluntaria y desinteresada, solamente se llevaron a casa los restos de sus compañeros caídos y el honor de haber cumplido su deber (Aplausos).  Es por ello que conocemos y valoramos las cualidades humanas de África mucho más que aquellos que durante siglos colonizaron y explotaron este continente.

También recordamos las palabras pronunciadas por el presidente Oliver Tambo en la Reunión Cumbre de los No Alineados, celebrada aquí en La Habana en 1979, y dijo:  Los africanos hemos llegado a conocer a los cubanos, y no sencillamente porque los hemos conocido en su propio país, sino porque ellos viven con nosotros en África, luchan con nosotros, mueren con nosotros, sufren reveses y logran victorias con nosotros.  Ellos se han convertido en parte del pueblo luchador de nuestro continente (Aplausos).

Recordaremos al compañero Fidel como un gran luchador por el ideal de que los pobres tienen el derecho de vivir en dignidad.  Es por ello que la Revolución Cubana fue y sigue siendo una fuente de inspiración para Sudáfrica y para el mundo en cuanto a cómo lograr una vida mejor para los pobres (Aplausos).

Hoy día Cuba exhibe indicadores de salud que son superiores a los de muchos países desarrollados.  Cuba ha enviado a miles de sus médicos a muchas regiones del mundo (Aplausos).  Sudáfrica se ha beneficiado de la presencia de muchos médicos cubanos en nuestros hospitales y clínicas, a menudo situados en las regiones más distantes de nuestro país.  Así mismo, muchos jóvenes nuestros se han formado como médicos en Cuba y muchos otros continúan estudiando en este país.

Cuba también abrió las puertas de sus escuelas y universidades para la formación de muchos sudafricanos durante los días en que estábamos en el exilio.

En 1998, durante la visita del Presidente Fidel Castro a Sudáfrica, el presidente Mandela señaló que los logros de Cuba en la prestación de servicios sociales, entre ellos la educación y la salud, eran una fuente de inspiración.  Mandela dijo:  que ello trasmitía un mensaje al mundo en desarrollo, un mensaje en el sentido de que la ignorancia y la enfermedad no eran condiciones inalterables de la vida humana.

Admiramos también el sistema de valores de Cuba, el cual comprende un profundo sentido del patriotismo.  Esto es algo que queremos que nuestra juventud aprenda en la medida que construimos una nueva sociedad basada en la solidaridad humana en nuestro propio país.

Excelencias:

Es también sorprendente que Cuba haya cosechado todos estos logros en el desarrollo humano a pesar de enfrentar uno de los bloqueos económicos más implacables e injustos impuesto por Estados Unidos de América.  Continuaremos respaldando los esfuerzos en pro de que se levante el bloqueo económico a Cuba por parte de Estados Unidos (Aplausos).  Instamos a las Naciones Unidas que desempeñe su papel en la solución de este impasse, que ya lleva varios decenios.

Excelencias, compañeros y amigos:

El Comandante en Jefe Fidel Castro atrajo a muchos enemigos y sobrevivió a cientos de atentados contra su vida debido a su posición firme en contra del imperialismo.

Debemos esforzarnos por llevar adelante los ideales que él abrazó:  los ideales del internacionalismo, la libertad, la igualdad, la justicia y un mundo mejor y más justo (Aplausos).

Debemos fortalecer la voz del sur y profundizar la colaboración en el seno del Grupo de los 77, más China, así como en el seno del Movimiento No Alineado y en el Grupo BRIChS.

Trasmitimos nuestras más profundas condolencias a la familia, al gobierno y al pueblo de Cuba (Aplausos).

¡Adiós, compañero Fidel!  Usted ha ganado su carrera, usted ha peleado una buena batalla  ¡Que su alma ahora descanse en paz eterna! (Aplausos.)

Muchas gracias (Aplausos).

7:18 p.m. Rafael Correa

Pueblos de Nuestra América y del mundo: Fidel ha muerto.

Murió invicto, solo el inexorable paso de los años lo pudo derrotar. Murió el mismo día en que 60 años antes, con 82 patriotas, partió de México para hacer historia.

Murió haciendo honor a su nombre: Fidel, digno de fe. La fe que puso en él su pueblo y toda la patria grande; fe que nunca fue ni siquiera decepcionada, peor aun traicionada.

Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos.

Fidel seguirá viviendo en los rostros de los niños que van a la escuela, de los enfermos que salvan sus vidas, de los obreros dueños del fruto de su trabajo.  Su lucha continúa en el esfuerzo de cada joven idealista empeñado en cambiar el mundo.

En el continente más desigual del planeta nos dejaste el único país con cero desnutrición infantil, con la esperanza de vida más alta, con una escolarización del ciento por ciento, sin ningún niño viviendo en la calle (Aplausos).

Evaluar el éxito o el fracaso del modelo económico cubano, haciendo abstracción de un bloqueo criminal de más de 50 años, es pura hipocresía (Aplausos).  Cualquier país capitalista de América Latina colapsaría a los pocos meses de un bloqueo similar.

Probablemente, por tu formación jesuita, entendiste muy bien —como decía San Ignacio de Loyola— que en una fortaleza sitiada cualquier disidencia es traición.

Para evaluar su sistema político hay que entender que Cuba ha vivido una guerra permanente.  Desde el inicio de la Revolución existe una Cuba del norte allá en Miami, asechando permanentemente a la Cuba del sur, la libre, la digna, la soberana, la mayoritaria en la tierra madre, no en tierras extrañas (Aplausos).  No han invadido a Cuba porque saben que no lograrán vencer a todo un pueblo (Aplausos).

Aquí, en esta isla maravillosa, se han construido murallas, pero no de las que construyen los imperios, sino murallas de dignidad, de respeto, de solidaridad (Aplausos).

Cuba saldrá adelante por sus principios revolucionarios, por su extraordinario talento humano; pero también porque la resistencia está integrada en su cultura, y con el ejemplo de Fidel jamás el pueblo cubano permitirá que su país vuelva a ser colonia de ningún imperio (Aplausos).

No hay ser humano ni acción trascendente que no tenga detractores, y Fidel y su Revolución trascendieron en el espacio y trascenderán en el tiempo.

Contigo se cumple lo que nuestro viejo luchador, el general Eloy Alfaro, amigo de Martí, solía decir:  Si en lugar de afrontar el peligro, hubiera yo cometido la vileza de pasarme al enemigo, habríamos tenido paz, mucha paz:  la paz del coloniaje.

Cuba fue solidaria con la revolución liberal alfarista de fines del siglo XIX y ha sido solidaria con nuestra revolución ciudadana del siglo XXI.

Muchas gracias, Fidel; muchas gracias, pueblo cubano (Aplausos).

La mayoría te amó con pasión, una minoría te odió; pero nadie pudo ignorarte.  Algunos luchadores en su vejez son aceptados hasta por sus más recalcitrantes detractores, porque dejan de ser peligrosos; pero tú ni siquiera tuviste esa tregua, porque hasta el final tu palabra clara y tu mente lúcida no dejaron principios sin defender, verdad sin decir, crimen sin denunciar (Aplausos).

Bertolt Brecht decía que solo los hombres que luchan toda la vida son imprescindibles.  Conocí a Fidel y sé que jamás buscó ser imprescindible, pero sí que luchó toda la vida (Aplausos).  Nació, vivió y murió con la necedad de lo que hoy resulta necio:  la necedad de asumir al enemigo, la necedad de vivir sin tener precio.

Nosotros seguiremos jugando a lo perdido y tú seguirás vibrando en la montaña con un rubí, cinco franjas y una estrella (Aplausos).

Nuevas tormentas enfrenta Nuestra América, quizás más fuertes que aquellas que desafiaste durante 70 años de lucha, primero como estudiante y en el Moncada, luego como guerrillero en la Sierra Maestra, y, finalmente, al frente de una revolución triunfante.

¡Hoy más unidos que nunca, pueblos de Nuestra América! (Aplausos.)

Querido Fidel, tu honda convicción martiana te llevó a estar siempre no del lado en que se vive mejor, sino del lado en que está el deber.

“Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos;

es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas.”

Contigo, Comandante Fidel Castro Ruz, con Camilo Cienfuegos, con el Che, con Hugo Chávez Frías, aprendimos a creer en el hombre nuevo latinoamericano capaz de librar con organización y conciencia la lucha permanente de las ideas liberadoras para construir un mundo de justicia y de paz (Aplausos).

Por esas ideas seguiremos luchando, ¡lo juramos! (Exclamaciones de:  “¡Juramos!”)

Un abrazo solidario a Dalia, a Raúl, a tus hijos.

Hasta la victoria siempre, Comandante (Aplausos).

7:00 p.m. La actriz cubana Corina Mestre declama el poema «Marcha triunfal del Ejército Rebelde», de Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí.

6:30 pm «Estamos en tierras sagradas: la tierra de Fidel», ha dicho el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en el aeropuerto habanero.

6:20 pm El presidente de México, Enrique Peña Nieto, arriba al aeropuerto internacional José Martí para rendir tributo póstumo al líder histórico de la Revolución Cubana.

6:10 pm La imagen de una Plaza de la Revolución pintada de pueblo resalta a esta hora de la tarde, cuando Cuba toda está en La Habana en este momento.

4:30 pm El millonario saco de Fidel

El 7 de junio de 1965, los trabajadores del central Antonio Guiteras, uno de los máximos productores de azúcar del país, pusieron los ojos como platos cuando vieron llegar a sus instalaciones al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Fidel recorrió la fábrica y compartió animadamente con ellos en compañía de las principales autoridades de la comarca.

Pero la sorpresiva visita del máximo líder de la Revolución al coloso azucarero tenía una segunda intención, no menos trascendental.

Un rato después de su llegada, Fidel cosió personalmente, y en forma simbólica, el saco que representaba los seis millones de toneladas métricas del dulce producidas por la industria en aquella contienda.

3:30 pm De cuando Fidel visitó la casa de Stevenson

El 20 de enero de 1978 el Comandante en Jefe inauguró la terminal de azúcar a granel de Puerto Carúpano, en el municipio de Puerto Padre.

Al día siguiente, junto a su comitiva, recorrió varios lugares del territorio. Entre los visitados figuró la casa natal de Teófilo Stevenson, en el poblado de Delicias.

Allí el destacado púgil le mostró una pequeña sala, situada en la segunda planta del inmueble, donde atesoraba sus trofeos y medallas.

Por entonces, el gran campeón había obtenido los títulos dorados de los Juegos Olímpicos de Munich 1972 y Montreal 1976. Fidel y Teófilo, unidos por una gran amistad, conversaron durante un rato.

Stevenson falleció el 11 de junio del año 2012. Durante su carrera deportiva celebró 321 peleas, de las cuales ganó 301 y perdió 20. Enfrentó 12 veces a pugilistas norteamericanos especialmente preparados para derrotarlo, y 11 veces salió vencedor.

1:30 pm ¡Gol de Fidel, en Perú!

El futbolista peruano Juan Cominges, del equipo Cienciano de segunda división en su país, anotó este lunes un penal en la victoria 2-1 ante el conjunto de Carlos Mannucci, y se lo dedicó al líder de la Revolución cubana, Fidel Castro.

El volante de Cienciano, en una celebración atípica en el estadio Inca Garcilaso de la Vega, que se llevó los aplausos de la concurrencia, se sacó la camiseta y dejó ver un polo con el mensaje escrito: ¡Hasta la victoria, siempre Fidel!

Cominges, que juega de centrocampista ofensivo en su club, publicó en su cuenta de Twitter en relación con su celebración: «en la cancha y en la vida, hay que dejarlo todo por nuestros sueños», escribió el jugador. Sin dudas, una clara alusión al legado que deja Fidel para todas las generaciones y para todo el mundo.

12:30 a.m. La última guardia de honor

Silencio. Los pasos son mudos. Los Miembros del Buró Político del Partido Comunista de Cuba se han ido relevando en la última guardia de honor. El cierre de tan solemne homenaje, escoltando a Fidel, les correspondió a Raúl Castro Ruz, su hermano de sangre y de lucha, primer secretario del Comité Central del Partido y Presidente de los consejos de Estado y de Ministros; a José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del PCC y vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros; a Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, y al Comandante de la Revolución, Ramiro Valdés Menéndez, vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Sobrecogimiento. Silencio.

12:00 a.m. [Puedes escuchar aquí el podcast  Fidel palpita en el pueblo - Más que papel No. 3]


11:30 a.m. Emocionado, el coronel Orlado Cardoso Villavicencio, Héroe de la República de Cuba, dijo que había ido a la Plaza a honrar a Fidel «por tantas cosas maravillosas que nos dejó, por la juventud que tenemos, profesional, alegre».

Emocionado, el coronel Orlado Cardoso Villavicencio, Héroe de la República de Cuba, dijo que había ido a la Plaza a honrar a Fidel «por tantas cosas maravillosas que nos dejó, por la juventud que tenemos, profesional, alegre».

Cardoso sentenció que todo lo que tenga que hacer por la Patria, lo hará, por la memoria del Comandante en Jefe.

«Siento un  gran orgullo de ser fidelista. Fidel no ha muerto, su legado tiene que ser eterno. La fuerza que nos ha dado es el combustible que va a encender la llama. Si Martí nunca se olvidó, Fidel tampoco se olvidará jamás», añadió.

11:00 a.m. Rinde honores a Fidel el médico Inti Peredo, hijo del boliviano de igual nombre que estuvo en la guerrilla del Che.

Inti se formó en Cuba como neurocirujano y confiesa que se siente cubano no por nacimiento, sino por orgullo.

Radicado actualmente en Estocolmo, Suecia, vino expresamente para tributarle su homenaje a Fidel.

Desde que supo del fallecimiento del líder de la Revolución cubana sintió un dolor intenso, comentó en una entrevista para la televisión cubana.

«Para cualquier cubano Fidel es una familia, un guía, un amigo. Recuerdo que cuando hablaba en la Plaza, uno sentía que él estaba hablando contigo, uno sentía que era una conversación privada, íntima, aunque hubiera un millón de personas», dijo el galeno.

En Suecia, el médico forma parte de un grupo de solidaridad con Cuba, que apenas supo de la pérdida de Fidel se reunió en un acto al cual acudieron los embajadores de los países del ALBA y muchos amigos de la Isla.

Inti subrayó que un rasgo esencial en Fidel era abrirte las puertas, darte cariño. «Cuando uno se dice fidelista y cree en el Che tiene que comportarse como ellos con la familia, con los amigos, preocuparse por los problemas del mundo, pensar en cómo uno puede comportarse para que desaparezcan tantas injusticias, para que sea mejor la humanidad».

Y concluyó diciendo «Fidel es nosotros y nosotros somos Fidel».

10:50 a.m. Ciudadanos estadounidenses rindieron homenaje a la figura de Fidel con velas, fotos, mensajes y flores ante la embajada de Cuba en Estados Unidos, en la ciudad de Washington.


10:35  a. m. Primer ministro de Serbia rinde tributo a Fidel Castro

Los grandes líderes, como el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, nunca mueren, afirmó hoy el primer ministro de Serbia, Aleksandar Vucic, informa Prensa Latina.

Al rendir tributo al fallecido estadista cubano con la firma del libro de condolencias en la Embajada aquí del país caribeño, agregó que su espíritu vivirá eternamente en los pueblos y países amantes de la libertad a lo ancho del planeta.

Serbia siempre recordará al gran Fidel, luchador sincero por la justicia y los derechos de los pueblos pequeños, como también su siempre explícita amistad hacia Yugoslavia, Serbia y el pueblo serbio. Para él gloria eterna, remarcó el jefe de gobierno.

Vucic fue recibido por la embajadora de Cuba, Mayra Ruiz, a quien trasmitió los sentimientos de pesar a nombre del gobierno y del suyo propio.

10:30 a. m. Presidente de Zimbabwe recuerda aportes de Fidel a la independencia de África

Mientras Nicolás Maduro y Evo Morales, presidentes de la República Bolivariana de Venezuela y del Estado Plurinacional de Bolivia, respectivamente, rendían homenaje al líder de la Revolución cubana, llegaba en la mañana de este martes al aeropuerto internacional José Martí el presidente de Zimbabwe, Robert Gabriel Mugabe, para asistir a las honras fúnebres.

En sus palabras en la losa del aeropuerto, el dirigente de la nación africana dijo: «he venido a sumarme al pueblo en el luto por nuestro querido hermano y camarada Fidel Castro Ruz. Nuestras más sentidas condolencias al pueblo de Cuba».

En otro momento de sus primeras declaraciones, el mandatario zimbabwense expresó que la pérdida de Fidel se siente en su país y en otras comunidades y regiones de África.

«Fidel no solo era el líder de ustedes, era también líder nuestro y el líder de todos los revolucionarios», añadió.

Mugabe destacó que más de 3000 jóvenes maestros de su país se formaron en Cuba y aludió al programa de formación de médicos para los países del Tercer Mundo, a pesar de pesar de las sanciones económicas que injustamente le había impuesto a Cuba el gobierno de Estados Unidos.

10:25 a. m. Fidel está en cada joven, dice Elián González

Tras formar parte de la guardia de Honor, el joven Elián González expresó su orgullo porque el legado de Fidel está en el pueblo desfilando por la Plaza de la Revolución. «Fidel está vivo en cada joven, en cada cubano, en cada obra y eso nos hace sentirnos más fuertes.

«A los que han tenido la poca dignidad de denigrar el nombre del Comandante en Jefe, la respuesta es todo este pueblo llorando la pérdida de su amigo, de su padre, de quien les dio amor», enfatizó Elián.

Por su parte, Juan Miguel González, padre de Elián, dijo que a pesar del dolor que siente el mundo, está más comprometido y convocó a la juventud a seguir su alegato, el sacrificio de toda su vida y a estudiar bien la historia de Cuba para seguir adelante esta Revolución.

10: 20 a. m. Así ha estado twitter estos días...


10:15 a. m. General de Brigada Enio Leyva, ex jefe de la Seguridad Personal de Fidel.

«De joven, yo era un aventurero, un rebelde sin causa. Pero cambié. Estuve en la lucha clandestina, en La Habana, y estuve 65 años como jefe de la dirección de Seguridad Personal. Estuve muchísimo tiempo a su lado, incluida la celebración en México de su cumpleaños 30. Fidel ha sido el hombre más buscado para ser asesinado, fundamentalmente en la década del 60, tras el triunfo de la revolución cubana. Pero supimos destruir a la CIA y al gobierno estadounidense. Fidel no ha muerto, él sigue en la memoria de todos. Toca a la juventud cubana seguir sus ideales, su legado».

10: 00 a. m. Los invitamos a leer la edición impreso, para hoy, de nuestro periódico Juventud Rebelde.Descárguela aquí


9:30 a. m. Momento en que Raúl firmó, ayer, el Juramento al concepto de Revolución. Vea el video en You Tube.

9:00 a.m. Muestras de cariño y sentir del pueblo cubano.

- Concepción Campa, directora general del Instituto Finlay:

«Siento mucho dolor y tristeza, un gran vacío. Lo que más le hubiese gustado a él es que siguiéramos trabajando. Le preocupaba mucho la paz del mundo, qué pasaría con la humanidad. En una conversación, yo le trasmití un sentimiento similar y él me respondió que lo fundamental es trabajar hasta el último aliento. Y eso fue lo que él hizo siempre. Nuestro comandante fue un maestro y nos enseñó a hacer ciencias: experimentaba y nos guiaba siempre».

- Carlos Alberto Cremata, director de la Colmenita:

«Yo recuerdo que él estaba eufórico en la actividad por la celebración de su 90 cumpleaños. Lo veíamos bien, por eso no pensábamos que fuera tan rápido un momento tan difícil como éste. Ahora, en este acto de despedida, le dimos el beso que le han dado todas las generaciones. La mayoría de estos niños, no lo habían visto nunca. Era el abuelo de todos ellos. Nosotros tuvimos el más grande abuelo y perpetuaremos su memoria, su legado.

«Yo recibí una misión de él, quien nos pedía que  debíamos crear un programa, un espectáculo para destacar la figura de Abel Santamaría. Y La   Colmenita lo hará».

8:00 a.m. Periodismo ciudadano: jóvenes reportan desde twitter su homenaje a Fidel.

 

 

 

7:35 a.m. Muchas personalidades internacionales rindieron tributo a Fidel. Uno de ellos fue Frei Betto. Vea la entrevista que le realizó la Televisión cubana en este enlace.

/:00  a.m. Un rebelde en Rebelde, así se nombró la exposición que en el 2015 abrió Juventud Rebelde con medio centenar de fotos del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz publicadas a lo largo de los 50 años de vida que cumplió nuestro diario el 21 de octubre de ese año. [Puedes recordar viejos momentos con el Comandante en Jefe aquí]


6:40 a.m. Entrevista con el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías. Puede ver el video aquí.

6:20 a.m. La Habana, Fidel y el tributo póstumo (+ Fotos). Observa en estas imágenes lo que pasó ayer en el homenaje del pueblo de Cuba en La Habana.

Desde las 09:00 de la mañana del lunes 28, en el Memorial «José Martí», la población de la capital rinde tributo a su líder. Foto: Juan Moreno

6:00 a.m. En medio del silencio de los días de luto nacional, una canción comienza a ser tarareada por cubanos y cubanas. Su nombre es Cabalgando con Fidel, con letra de cantautor Raúl Torres y en voz de varios músicos y arreglos del Maestro Pancho Amat, la trompeta de Yasek Manzano, el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica Nacional y con las voces de Raulito, Eduardo Sosa, Luna Manzanares y Annie Garcés, la canción fue grabada en los Estudios Abdala. El tema rinde honores al Comandante en Jefe de la Revolución cubana. [Escúchela aquí]

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.