Fidel nos enseñó a construir verdades con honestidad

La trascendencia de las enseñanzas del Comandante en Jefe para los periodistas latinoamericanos y caribeños fue el centro del diálogo sostenido por JR con dos dirigentes del gremio en la región. Como tantos otros, ellos vinieron a Cuba para rendir tributo al líder revolucionario

Autores:

Marina Menéndez Quintero
Juana Carrasco Martín

Fidel es un líder universal. Admiradores y conocedores de su pensamiento y su obra, agradecidos de sus enseñanzas, llegan a Cuba para rendirle honores: desde presidentes y exmandatarios hasta líderes gremiales y de organizaciones populares de todos los continentes.

Entre quienes han llegado en las últimas horas y se alistan para los actos de Santiago se encuentran dos representantes del periodismo latinoamericano y caribeño comprometido con los pueblos.

El puertorriqueño Nelson del Castillo, secretario general de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) y Lidia Fagale, secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Prensa de Buenos Aires (UTPBA) han compartido esta tarde con colegas cubanos, en un encuentro durante el cual reflexionaron acerca de las enseñanzas que ha brindado el Comandante en Jefe para el cabal y útil ejercicio de la profesión.

«Con la partida de Fidel se pierde una de las plumas más luminosas del periodismo, no solo como periodista de opinión sino como periodista/investigador, cronista, reportero, porque Fidel fue capaz de recorrer todas las gamas del periodismo durante toda su vida», comenta a JR Del Castillo.

«Hasta los últimos días, se mantuvo con su pluma dando lecciones de buen periodismo de opinión», afirma Nelson, quien, nos recuerda, habla también a nombre de la Felap y de su presidente Juan Carlos Caamaño.

Para la organización en particular, la partida del Comandante en Jefe Fidel Castro representa también la pérdida de uno de sus más grandiosos integrantes, dice, y recuerda que Fidel es Miembro de Honor de la Felap.

«Lo recordamos hace un rato con colegas de Cuba en los afanes de nuestro VIII Congreso, que se celebró en La Habana, en noviembre de 1999, precisamente como resultado del evento de la Felap, donde tuvo una participación extraordinaria y dio lecciones de la necesidad de transformar el periodismo en América Latina.

«De ahí surgieron muchos medios alternativos, e incluso tuvo su embrión lo que hoy conocemos como Telesur. Ello demuestra la capacidad que tuvo el Comandante en Jefe de identificar la trascendencia del periodismo para la forja de una mejor sociedad.

—¿Qué rol cree que le corresponde desempeñar a la Felap al recoger sus enseñanzas?

—Reafirmar los principios, como hemos hecho hasta ahora. Cuando otros se tiraron del barco por temor a que zozobrara, la Felap no solo siguió aferrada a sus principios por el bienestar de los periodistas y del periodismo, sino que siguió defendiendo un periodismo comprometido desde su origen con patrias libres. Además, la Felap se mantuvo al lado de Cuba y de la Revolución Cubana y del Comandante Fidel Castro, en momentos en que otros se volvían desafectos.

«Nosotros creemos que hay que reafirmar las adhesiones, hay que retomar los discursos que Fidel dijo ante los periodistas —no solo de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) sino los latinoamericanos y caribeños en la clausura del VIII Congreso de la Felap, que son una joya, una lección magistral a los periodistas y todas esas enseñanzas».

Llevar adelante sus ideas

Lidia Fagale estima que «con los periodistas cubanos nos unen, fundamentalmente, las ideas que nos enseñó Fidel».

Emocionada recordó también la participación del líder cubano en aquel evento regional que, dice, «marcó toda una etapa en el resto de Latinoamérica. Marcó caminos de integración entre los periodistas».

«Pero Fidel es alguien más que el hombre que hizo —y no es poco— la Revolución en Cuba.

«Fidel es de todos aquellos que creemos en la posibilidad de un mundo mejor. No puedo decir la conmoción que siento ahora mismo, hablando de él, por su muerte», confiesa.

«Es un hombre irremplazable, que exudaba humanidad; un hombre solidario, generoso con el conocimiento… Yo creo que Fidel deja toda una enseñanza, y no sé si estaremos a la altura. Porque ese Fidel periodista que también conocimos nos enseñó a construir verdades con honestidad, en un mundo donde la verdad y la honestidad es lo que falta.

«Abrirse caminos con las palabras de Fidel, como si fueran las mejores armas de las ideas, es una tarea a la que estamos llamados todos los periodistas del mundo.

«Creo que el próximo encuentro de los periodistas latinoamericanos y caribeños tiene que ser bajo la memoria de Fidel.

«Como Utpba hemos expresado una postura, hemos emitido un mensaje;  pero creo que las palabras no pueden expresar, en todos sus términos, lo que la humanidad le debe a Fidel.

«Yo creo que muchos hombres que han pretendido actuar en política, van a sentir mucha envidia por lo que heredamos de este hombre irremplazable.

«Y lo digo quizá apelando a un sentimiento primario. Hablo de una envidia que nace de la imposibilidad de los otros de ponerse a la altura con calidad, con generosidad, hasta con dignidad, y renunciar a especulaciones de carácter personal para ponerse al servicio no solo de un país, porque a Fidel no solo lo lloran los cubanos: hay millones de personas en este mundo sabedoras de que lo que nos queda es llevar adelante, dignamente y con orgullo, las ideas de Fidel».

Fidel con Nelson del Castillo (a la izquierda) y Hernán Uribe.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.