Marta María Ortega Herrera: No permitiremos jamás que acaben con la historia latinoamericana

Palabras de Marta María Ortega Herrera, joven venezolana graduada en la Escuela Latinoamericana de Medicina, en el acto por el XII Aniversario de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), y el XXII Aniversario del primer encuentro de Fidel Castro con Hugo Chávez. Palacio de las Convenciones, 14 de diciembre de 2016, “Año 58 de la Revolución”.

Autor:

Juventud Rebelde

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Hermanos cubanos, venezolanos y demás países miembros del ALBA presentes aquí, buenas tardes.

Es para mí un honor hacer uso de la palabra en este histórico acto, pues he tenido el privilegio de haber vivido y palpado en experiencia propia el humanismo y la hermandad del pueblo solidario, el cual me abrió las puertas de la Escuela Latinoamericana de Medicina.

Hoy llegan a mi mente recuerdos del año 2005, cuando con apenas 18 años inicié allí la carrera de medicina.  Desde ese entonces ha pasado más de una década y hoy me encuentro de nuevo en mi otra Patria, pero esta vez realizando mi segunda especialidad. Todo esto solo ha sido posible porque existe un convenio de cooperación internacional llamado ALBA, que nos permite a los jóvenes como yo, de origen humilde, de procedencia pobre, históricamente marginados y excluidos, formarnos como profesionales de la salud.  Gracias a los ideales políticos de dos grandes hombres:  Chávez y Fidel, inspirados en el pensamiento martiano y bolivariano, se formó este proyecto integracionista de países latinoamericanos y del Caribe, brindándoles así una oportunidad a nuestros pueblos en las áreas que siempre fueron concebidas y dirigidas hacia el estrato más adinerado de nuestras naciones.

Con la creación de la Misión Barrio Adentro los médicos cubanos llegaron adonde nunca antes había existido atención médica. Cabe destacar el Compromiso de Sandino, que permitió la municipalización de la formación de nuevos profesionales de la salud en Venezuela, hecho nunca antes visto. Esto fue con un sentido más humanista, más internacionalista, pero sobre todas las cosas, formados para quedarse y trabajar en las mismas comunidades que los vieron nacer.

Agradecemos a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América que se hayan graduado en mi país más de 5 000 médicos venezolanos en la especialidad de Medicina General Integral, y además agradezco, muy en lo personal, ser parte del contingente de más de 500 médicos provenientes de Venezuela que nos estamos formando en estos momentos en más de 30 especialidades, aprendiendo de la atención médica que brinda el sistema de salud cubano; que además del alto nivel científico y académico, reforzamos los valores éticos de esta profesión, como son:  la solidaridad, la igualdad, el altruismo, la sensibilidad, el humanismo, el desinterés y el alto sentido de amor patrio que nos llevamos para entender a nuestro pueblo.

Hoy, a 12 años de la creación del ALBA, es propicio el lugar y el momento para decirle no al nuevo Plan Cóndor, que los países imperialistas en estos momentos están orquestando en contra de la unidad latinoamericana y caribeña (Aplausos). Además, es oportuno denunciar el juego de la desestabilización que algunos gobiernos de Latinoamérica, bajo la tutela del imperio, están planificando y llevando a cabo estrategias para finalmente lograr la expulsión de Venezuela del MERCOSUR. A ellos les decimos: no permitiremos jamás que acaben con la historia latinoamericana, que acaben con el proyecto ALBA, con nuestras esperanzas, con nuestras conquistas, con el MERCOSUR. Los jóvenes cubanos y venezolanos le decimos Sí al MERCOSUR, Sí al ALBA, Sí a la unión de los pueblos latinoamericanos.

¡Qué viva Fidel!  (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

¡Viva Chávez!  (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

¡Viva el ALBA!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Viva la unión latinoamericana! (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

Muchas gracias (Aplausos).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.