Regresa de Haití Brigada Médica del Contingente Henry Reeve

En el acto de recibimiento en La Habana, los médicos dedicaron un minuto de silencio a Fidel, quien fundara en 2005 el Contingente Henry Reeve. Los profesionales de la salud cubana atendieron a más de 100 000 pacientes haitianos

Autor:

Yunet López Ricardo

La brigada 24 del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias Hernry Reeve arribó este sábado a nuestro país después de trabajar dos meses y diez días en el sur de Haití, nación que sufrió los embates del huracán Matthew a principios de octubre pasado.

Los 38 profesionales de la salud, entre los que se encontraban médicos, epidemiólogos, licenciados en medicina general, técnicos de vectores y enfermeros, atendieron allí a más de 100 000 pacientes con, sobre todo, infecciones respiratorias agudas, parasitismo intestinal y desnutrición, informó Alexis Díaz, jefe de la brigada.

En Haití, donde en la actualidad laboran más de 600 de nuestros médicos y existen misiones cubanas desde 1998, también la brigada «visitó 14 440 viviendas a las que se les realizó tratamiento adulticida, se trataron con cloro 54 349 depósitos de agua, se brindó quimioprofilaxis a 68 231 pacientes y se realizaron 540 controles de focos», añadió Díaz.

El doctor Enmanuel Vigil Fonseca, junto a la extrema pobreza y destrucción de ese país caribeño, recuerda la gratitud de sus habitantes. «Vi a niños de la edad de mi hija sin casa, comida ni medicinas. Al inicio tuvimos un brote de cólera, llegamos a tener más de 80 casos y en alrededor de 21 días detuvimos la epidemia. Kiben Flite, nos decían los haitianos, que significa Cubano Fumiga», contó.

A sus 28 años, Miguel Enrique Santana Herrera, el médico más joven del grupo, por vez primera cumplió una misión como esta y asevera que ante la delicada situación higiénico epidemiológica allí, los cubanos trabajaron sin descanso.

«Atravesamos precipicios enormes. Tratamos, aunque con el equipamiento necesario, a personas contagiadas de cólera, lo que siempre tiene riesgos, pero lo hicimos sobrados de amor. Por salvar una vida, si mañana me llaman, me voy de nuevo», aseveró.

También para la doctora Nevis González Calderín fue este su inicio como colaboradora. «Poder brindarle nuestra ayuda a tantos niños enfermos que perdieron sus padres al paso del huracán nos reconfortó todos los días», manifestó.

En el acto de recibimiento en la terminal 5 del Aeropuerto Internacional José Martí, los médicos dedicaron un minuto de silencio al Comandante en Jefe, quien fundara en 2005 el Contingente Henry Reeve.

«No hay mejor homenaje a Fidel que el trabajo de ustedes», les aseguró Marcia Cobas, viceministra de Salud (Minsap), quien, junto a otras autoridades de ese organismo y miembros del Consejo de Dirección de la Unidad Central de Cooperación Médica, recibieron a la brigada.

 

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.