Educación de mucho amor

Marcada por el empeño del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, la red de escuelas especiales de Cuba celebra hoy el aniversario 55 de un nacimiento que dio vida a miles de familias cubanas

Autor:

Margarita Barrios

Marcada por el empeño del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, la red de escuelas especiales de Cuba celebra hoy el aniversario 55 de un nacimiento que dio vida a miles de familias cubanas

La Educación Especial en Cuba celebra hoy el aniversario 55 de su creación. Según datos ofrecidos por el Ministerio de Educación, lo hace con 356 instituciones que brindan servicios a unos 37 025 estudiantes en centros ubicados en todo el país; y la atención a otros miles insertados en la enseñanza regular, y que por sus marcadas limitaciones físicas, motoras o enfermedades deben recibir atención en sus casas u hospitales.

El Comandante en Jefe Fidel Castro fue el principal impulsor de la red de escuelas de Educación Especial, que se creó en los lugares y con las especialidades necesarias.

Se transformó así el panorama anterior al triunfo de la Revolución, cuando en el país solo había 14 instituciones de ese tipo y muchas familias sufrían la difícil situación de no contar con un sitio donde preparar a sus hijos para la vida.

Actualmente unos cien jóvenes con discapacidad visual, auditiva o motora ingresan a la Educación Superior cada año; mientras las escuelas de oficios preparan a quienes por sus limitaciones mentales requieren de esa preparación para acceder a un empleo.

En la Isla se entiende la educación inclusiva como el reconocimiento al derecho de todos a una enseñanza de calidad, que propicie la integración a la sociedad. Por ello las escuelas especiales se consideran transitorias y de apoyo esencial para que sus alumnos puedan vencer los objetivos escolares.

Estas instituciones cuentan con los medios didácticos necesarios para brindar la enseñanza, con un currículo adaptado a las posibilidades de cada alumno, y donde están presentes la cultura, el deporte y la creación de habilidades laborales.

Que sean útiles a la sociedad, a ellos mismos y no una carga para la familia. Que puedan alcanzar los máximos niveles educativos que les permiten sus limitaciones es el propósito supremo de esta enseñanza, en la cual laboran cientos de maestros y otros especialistas para quienes el amor es complemento imprescindible de su trabajo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.