Una reina batalla por su trono

Tras el paso del huracán Matthew Baracoa recupera sus plantaciones de cocoteros, las mayores del país

Autor:

Haydee León Moya

BARACOA, Guantánamo.— Cuando estén sembradas las primeras 1 500 hectáreas del bien llamado árbol de los cien usos, que recién comenzaron a plantarse aquí, podrá hablarse concretamente de que Baracoa vuelve a reinar como la capital cubana del cocotero.

Esto último puede suceder solo dentro de cinco años, según Alexis Toirac Perera, un experimentado directivo de esta rama en la provincia, la que tenía —en más de 6 000 hectáreas de esa región— el mayor patrimonio de cocoteros de la Isla, y que quedó casi completamente arruinado al paso del huracán Matthew a inicios de octubre pasado.

Tras una exhaustiva valoración de los daños, se concluyó que apenas 120 hectáreas pueden ser recuperadas; en el resto hay que empezar de cero.

A partir de esa realidad, se prevé tener plantada toda el área destruida en tres años; dentro de cinco, comenzaría a rendir frutos una parte, pero lograr altos niveles de producción tomará más tiempo, asegura Toirac Perera, director de la Empresa de Café, Cacao y Coco de Baracoa.

Los pasos por el camino de la recuperación, después de una intensa labor de saneamiento desarrollada por obreros de varias empresas agropecuarias del país, comenzaron por el fomento de casas de posturas, pues no basta con tener en esa región la cercanía de la costa y los vientos que trasladan a las plantaciones de coco parte del fertilizante nitrogenado y con potasio.

En tal sentido, ya germinan las primeras 400 000 simientes en nueve viveros estatales, y se constatan resultados en el plan intensivo que se acomete en las 90 formas productivas dedicadas a ese cultivo en Baracoa, para que tengan en breve plazo las semillas que les permitan restablecer las plantaciones perdidas.

Cuando esas labores se reviertan en producción de cocos, para que sean minoría quienes se consagren a su acopio mediante la recogida manual, se prevé en los planes de desarrollo la mecanización de la recolección, que será primordial dentro de siete o diez años, ante los pronosticados altos volúmenes del fruto, con creciente demanda en las industrias alimentarias nacional y foránea.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.